Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La derrota electoral desata una crisis al interior del gobierno de Argentina

La vicepresidenta y ex mandataria Cristina Fernández critica la gestión de Alberto Fernández y exige cambios en el gabinete, en una muestra de la fractura al interior de la alianza gobernante.
vie 17 septiembre 2021 02:27 PM
El presidente de Argentina, Alberto Fernández, lee un discurso. La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se abanica.
En 2008, Alberto Fernández, que llevaba cinco años como jefe de Gabinete de ministros de los Kirchner, dimitió en medio de fuertes discrepancias.

La tensión entre el presidente de Argentina, Alberto Fernández, y su vicepresidenta, la también peronista pero líder del ala kirchnerista Cristina Fernández de Kirchner, mantiene en vilo al país mientras se dirime si el jefe de Estado opta por renovar su gabinete después de que varios ministros kirchneristas presentaran el miércoles su renuncia.

Este viernes, en medio de la incertidumbre política, algunas fuentes dijeron a la agencia EFE que el presidente Fernández decidió suspender sus viajes al exterior, incluida su visita a México por la cumbre de jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se celebrará este sábado.

Publicidad

Cada vez que el presidente viaja fuera del país, corresponde al vicepresidente ejercer interinamente la jefatura de Estado. Cristina Fernández de Kirchner, que fue presidenta entre 2007 y 2015, ya ha sustituido al mandatario en varias ocasiones desde que ambos llegaron al poder en 2019, tras vencer en las urnas al principal enemigo político de ambos, el ex presidente conservador Mauricio Macri (2015-2019).

Pese a estar vacunado, el presidente argentino se contagia de COVID-19

El jueves, Fernández de Kirchner elevó la tensión política con duras críticas a la gestión de Fernández y pidió públicamente un cambio de gabinete, luego de la derrota electoral de la coalición gobernante en las limarías legislativas del gabinete.

"¿En serio creen que no es necesario, después de semejante derrota, presentar públicamente las renuncias y que se sepa la actitud de los funcionarios y funcionarias de facilitarle al Presidente la reorganización de su gobierno?", escribió Kirchner en una carta pública en la que criticó a jerarcas que "se atornillan a los sillones".

La vicepresidenta advirtió que fue ella la que eligió a Fernández como candidato a presidente de 2019. “Solo le pido al presidente que honre aquella decisión”, sentenció.

Estas declaraciones ocurren un día después de que cinco ministros considerados como cercanos a Kirchner ofrecieron su renuncia a Fernández, que por ahora no las ha aceptado.

Mauricio Macri, ex presidente de Argentina, comparece por supuesto espionaje

Publicidad

Sin embargo, el presidente Fernández seguí el viernes sin definir cambios en su gabinete tras la fuerte crisis política que generó en la alianza oficialista la derrota electoral del fin de semana.

El jueves, el presidente dijo en su cuenta de Twitter que será él quien determine l futuro de su gobierno.

"He oído a mi pueblo. La altisonancia y la prepotencia no anidan en mí. La gestión de gobierno seguirá desarrollándose del modo que yo estime conveniente. Para eso fui elegido. Lo haré llamando siempre al encuentro entre los argentinos", escribió

Mientras se esperan novedades acerca del futuro de los ministros, Fernández participo en la mañana del viernes de manera virtual del Foro de Principales economía sobre Energía y Clima (MEF), convocado por su par estadounidense, Joe Biden. Posteriormente ingresó a su oficina en la Casa Rosada.

Medios de prensa de Argentina dicen que habrá una reestructuración general de los ministerios y se que terminarán de definir los detalles menores durante este fin de semana. Oficialmente, nada se anunció.

El domingo el oficialismo perdió en las primarias en la mayoría de las provincias argentinas. De repetirse el resultado en los comicios de medio término de noviembre, el gobierno perdería el control del Congreso.

Entre la radicalización y la moderación

Tras el golpe electoral, el oficialismo ha comenzado a debatirse entre planes para ahondar las políticas populistas o un enfoque más moderado para atraer votantes de clase media que apoyaron a los conservadores de la oposición.

Publicidad

"Si el gobierno intentara expandir aún más el gasto público en el cuarto trimestre, se podría encontrar con más inflación y menos empleo privado, en lugar de los objetivos buscados", dijo Jorge Vasconcelos, de la Fundación Mediterránea.

Kirchner, líder del peronismo de centro-izquierda, señaló en su carta del jueves que en varias reuniones con el mandatario durante el último año le pidió un cambio de rumbo, sobre todo en política económica.

"Señalé que creía que se estaba llevando a cabo una política de ajuste fiscal equivocada que estaba impactando negativamente en la actividad económica y, por lo tanto, en el conjunto de la sociedad y que, indudablemente, esto iba a tener consecuencias electorales", dijo en la carta.

En recesión desde 2018, Argentina atraviesa una crisis económica que se vio agravada por la pandemia de COVID-19. Para amortiguar los efectos de la parálisis de la economía por las restricciones sanitarias, el gobierno realizó fuertes emisiones de dinero, especialmente en 2020.

Este jueves, en el centro de Buenos Aires grupos de izquierda movilizaron a manifestantes de los barrios populares que exigen mayores subsidios para comedores y alimentación, y que rechazan un eventual acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

A sus elevados índices de pobreza (42%) y desempleo (10%), Argentina suma una de las tasas de inflación más altas del mundo (32% de enero a agosto) y tiene pendiente una deuda de 44,000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional.

Publicidad

"No estoy ni a favor ni en contra del gobierno. Quiero que se hagan las cosas, que caminen el barrio. Queremos trabajar, queremos fábricas", declaró a la AFP en la manifestación Gisela, madre de tres niñas de 11, 10 y 9 años.

El próximo 22 de septiembre, Argentina debe pagar al FMI un vencimiento de capital por 1,900 millones de dólares y en diciembre otro por el mismo monto.

El gobierno de Fernández intenta lograr un acuerdo de facilidades ampliadas que reemplace al stand-by suscrito en 2018. Gerry Rice, vocero del FMI, ratificó este jueves en Washington que se continúa "el trabajo con las autoridades argentinas para profundizar las discusiones técnicas hacia un programa respaldado por el FMI”.

Una historia de discrepancias

En 2008, Alberto Fernández, que llevaba cinco años como jefe de Gabinete de ministros de los Kirchner, dimitió en medio de fuertes discrepancias, y durante una década fue uno de los mayores críticos de Cristina.

Hasta que en 2019 la entonces senadora —cuya imagen estaba marcada por las múltiples acusaciones de corrupción que aún hoy enfrenta— le propuso ser candidato a presidente con ella como segunda, jugada que fue un éxito en las urnas.

En declaraciones a la agencia EFE, el analista político Patricio Giusto consideró que esta "crisis institucional, quizás la peor desde 2001", tiene como telón de fondo el "pecado original" que a su juicio supuso que una candidata a vicepresidenta eligiera al postulante a presidente, aportándole sus votos para que gobernara en su nombre.

"Es una alianza que nace mal parida en un sistema presidencialista", agrega el experto, que también ve crucial la "mala gestión" económica y de la pandemia, con escándalos que degradaron la figura presidencial.

La derrota en las primarias fue "un golpe demoledor" para el peronismo, que según Giusto generó la "implosión definitiva" en la coalición, con una vicepresidenta que cree que "básicamente el problema es la gente por la que está rodeada Fernández".

El analista señala que Cristina buscó presionar al presidente para que reforme el gabinete eliminando figuras que a ella no le gustan. "Hay un divorcio que ya es irreconciliable", concluye, convencido de las dificultades de Alberto Fernández para completar su mandato, que acaba en 2023.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad