Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Londres suspende la ley de competencia para facilitar el suministro de gasolina

BP asegura que casi un tercio de sus gasolineras en Reino Unido se han quedado sin combustible y otros centros de suministro registran largas colas de vehículos.
dom 26 septiembre 2021 06:10 PM
Un letrero muestra racionamiento de combiustible en una estación de gasolina de Esso en Stroke-on-Trent, Gran Bretaña.
Algunos operadores de combustible han tenido que racionar los suministros y otros han tenido que cerrar gasolineras.

El gobierno de Reino Unido anunció este domingo una suspensión temporal de la aplicación de leyes sobre competencia a la industria de los combustibles para facilitar que las compañías pueden "compartir información" y "optimizar" el suministro de combustible a las gasolineras.

El ministro de Empresas, Energía y Estrategia Industrial, Kwasi Kwarteng, se reunió hoy con representantes del sector para abordar el cierre de estaciones de servicio en el Reino Unido en los últimos días ante la escasez de transportistas y el incremento de la demanda por miedo al desabastecimiento.

Publicidad

El gobierno ha decidido poner en marcha "planes de contingencia establecidos desde hace tiempo" para asegurar que "los suministros de combustible pueden mantenerse en caso de interrupciones graves", indicó el ministro en un comunicado.

"A pesar de que siempre ha habido y continúa habiendo suficiente combustible en las refinerías y las terminales, somos conscientes de que ha habido algunos problemas con las cadenas de suministro", afirmó este domingo el ministro de Empresas y Energía.

El gobierno también ha dejado abierta la puerta esta semana a que el Ejército colabore con la distribución de combustible.

El pánico por el combustible se produce en un momento en que Reino Unido enfrenta varias crisis: un alza del precio internacional del gas que está obligando al cierre de empresas energéticas, una escasez relacionada de dióxido de carbono que amenaza con afectar a la producción de carne y una falta de conductores de camiones que está causando estragos entre los minoristas y dejando algunos anaqueles vacíos.

Sin embargo, el ministro de Transporte, Grant Shapps, hizo un llamado a la calma, diciendo que la escasez se debe únicamente a la compra por pánico y que la situación se acabará resolviendo por sí misma, ya que el combustible no puede ser almacenado.

"Hay mucho combustible, no hay escasez de combustible en el país", dijo Shapps a Sky News. "Lo más importante es que la gente continúe como lo haría normalmente y llene sus autos cuando lo haría normalmente, entonces no habrá colas y tampoco habrá escasez en el surtidor".

Publicidad

Shapps dejó que la carencia de camioneros se debe a que el COVID-19 interrumpió el proceso de calificación, impidiendo el ingreso de más trabajadores al mercado. Otros culparon al brexit y a las malas condiciones de trabajo, que hicieron que los conductores extranjeros se fueran.

Este fin de semana se han anunciado 5,000 visados temporales para que conductores extranjeros cubran vacantes en el Reino Unido en los próximos tres meses, pero las patronales del transporte han tachado la medida de insuficiente y han recalcado que se necesitan cerca de 100,000 trabajadores adicionales.

Shapps calificó el pánico por el combustible como una "situación fabricada" y culpó a una asociación de transportistas. "Están desesperados por tener más conductores europeos que rebajen los salarios británicos", afirmó.

Las empresas se quejan de falta de suministro

BP dijo que casi un tercio de sus estaciones de servicio británicas se habían quedado sin los dos tipos principales de combustible el domingo, mientras el pánico continuaba entre pedidos del gobierno a los conductores para que se comporten normalmente, insistiendo en que no hay una escasez fundamental.

Frente a las gasolineras había largas filas de autos por tercer día consecutivo, mientras los automovilistas esperaban —algunos durante horas— para repostar combustible después de que las compañías petroleras informaran que la falta de conductores estaba causando problemas de transporte desde las refinerías.

Publicidad

Algunos operadores han tenido que racionar los suministros y otros han tenido que cerrar gasolineras.

"Ante la intensa demanda observada en los últimos dos días, estimamos que cerca del 30% de los sitios en esta red no tiene actualmente ninguno de los principales grados de combustible", dijo en un comunicado BP, que opera 1,200 puntos de repostaje en Reino Unido. "Estamos trabajando para reabastecernos lo más rápido posible”.

Representantes de compañías como Shell, ExxonMobil, Greenergy, Wincanton y Certas resaltaron por su parte, en un comunicado conjunto divulgado por le gobierno, que trabajarán "en colaboración cercana durante este periodo" con las autoridades locales y nacionales.

"Queremos trasladar a los ciudadanos la tranquilidad de que los problemas se deben a picos temporales en la demanda y no a una escasez nacional de combustible", señalan los representantes de la industria.

El grupo petrolero angloholandés Shell dijo que dijo que vio un aumento de la demanda en sus estaciones de servicio británicas desde el viernes, provocando una escasez de suministro de algunos grados de combustible. "Los estamos reponiendo rápidamente, generalmente dentro de las 24 horas", dijo en un comunicado.

Con información de EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad