Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La prioridad de Biden en la Cumbre de los Tres Amigos es consolidar el T-MEC

Para Estados Unidos, es importante que Canadá y México estén en el mismo tenor para poder formar una plataforma reducción regional que pueda competir con China.
jue 18 noviembre 2021 05:04 AM
El presidente Joe Biden camina a Marine One para partir a Detroit, Michigan desde la Casa Blanca.
A principios de semana, Biden tuvo una reunión con el líder chno Xi Jinping.

Para Estados Unidos no hay un tema más importante en este momento que China. La rivalidad estratégica con el gigante asiático se coloca al fondo de las conversaciones que el presidente estadounidense Joe Biden sostendrá con su par mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau este miércoles.

La IX Cumbre de Líderes de América del Norte —conocida informalmente como la Cumbre de los Tres Amigos— se celebrará apenas tres días después de la primera reunión bilateral que Biden con el presidente chino Xi Jinping. Durante esa cumbre, el mejor cauce de esta rivalidad, que es clave para la economía global.

Publicidad

En este contexto, la consolidación de América del Norte como una plataforma de producción regional es clave para que Estados Unidos pueda ser competitivo ante China e impida que el país asiático se convierta en la principal economía del mundo antes del final de esta década.

“Para Estados Unidos es muy importante que Estados Unidos, México y Canadá estén en el mismo canal para generar una plataforma de producción regional que le permita competir von China durante los próximos 25 años”, dijo Jorge Molina, profesor del Tec de Monterrey y especialista en comercio exterior, en entrevista con Expansión.

El Plan de Desarrollo de la República Popular de China es claro al señalar que uno de sus objetivos es convertirse en la principal economía del mundo para 2035, con vista al centenario del Partido Comunista de China al poder, en 2049, cuando el país espera ser “un gran país socialista y moderno en todos los niveles”, según ha manifestado en varias ocasiones Xi Jinping.

Según el especialista, China puede convertirse en la economía más grande en la siguiente década, pero que un par de estudios señalan que estos puede suceder tan pronto como en 2027 o 2028, algo que el gobierno de Estados Unidos está tomando en serio y busca que no pase.

Por esta razón, para Estados Unidos es importante que Norteamérica se convierta en una región más integrada en términos económicos y mucho más competitiva, por lo cual el cumplimiento del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) es un tema prioritario para la administración Biden.

Publicidad

Canadá está dentro, ¿pero México?

El gobierno estadounidense, a pesar de algunas fricciones comerciales, sabe que cuenta con el apoyo de Canadá, un país con una economía mucho más dependiente de su relación con Estados Unidos que México, de acuerdo con el especialista.

“La relación entre Trudeau y Biden, aunque hay problemas comercial y hay problemas en la relación bilateral, es buena en lo personal, porque se conocen desde hace muchísimo tiempo, desde que Biden era vicepresidente de Barack Obama (2009-2017). Sin embargo, con López Obrador no es así”, dijo Molina.

Desde que llegó al poder, el 20 de enero pasado, Joe Biden ya ha sostenido una reunión virtual con Justin Trudeau, así como cuatro llamadas telefónicas oficiales. Además, han coincidido en varios eventos internacionales, como la Cumbre de los países del G7 —celebrada en julio en Reino Unido—- y la conferencia sobre cambio climático COP26.

En cambio, López Obrador solo ha sostenido una reunión virtual con Biden, en marzo, y otra llamada telefónica oficial. Sus contactos con Trudeau también han sido escasos.

El presidente mexicano no asistió a la Asamblea General de Naciones Unidas —celebrada en septiembre—, la cumbre del G20 —que se llevó acabo en Roma el 30 y el 31 de octubre—, ni asistió al encuentro de líderes de la COP26, espacios en los que pudo coincidir con el presidente estadounidense y el primer ministro canadiense.

Publicidad

“Para Trudeau y para Biden la cumbre será la oportunidad para conocer mejor a López Obrador y cuál es su plan de gobierno”, explicó el especialista en comercio exterior.

Molina recordó que el gobierno estadounidense ha dado varias señales de su preocupacón acerca del manejo de la economía de México. Por ejemplo, recordó que en el Reporte de Barreras al Comercio Exterior, publicado por la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos el 31 de marzo de 2021, México es el segundo país con más barreras al comercio con Estados Unidos, solo después de China.

Otro ejemplo de estas preocupaciones es el Reporte de políticas macroeconómicas y cambiarias de los principales socios comerciales de los Estados Unidos del Departamento del Tesoro, publicado en abril. El documento señala que el clima de inversión en deterioro y la austeridad fiscal probablemente afectarán las fuentes internas de crecimiento de México.

El apoyo del gobierno de López Obrador a la Comisión Federal de electricidad (CFE) y a la petrolera estatal Pemex también es una causa de alarma para el gobierno estadounidense.

“El costoso apoyo de México para aumentar el dominio del mercado de las empresas estatales deficitarias agota los recursos públicos para gastos esenciales y margina la inversión en energía renovable que reduciría los costos de usuario y liberaría espacio fiscal para inversiones más productivas y protección social”, indica el documento.

Publicidad

A estos reportes, se suman las cartas que legisladores estadounidenses han enviado a la Casa Blanca para manifestar su preocupación ante las políticas energéticas del gobierno mexicano.

“El que México esté generando estas señales de que su economía un día va por aquí y otro día va por allá es lo que más preocupa a Estados Unidos, sobre todo entendiendo que México es uno de los tres principales proveedores de la economía de Estados Unidos”, explicó Molina.

Tags

Publicidad
Publicidad