Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Amnistía y Human Rights Watch alertan de nuevos abusos en Etiopía

Estas organizaciones de defensa de los derechos humanos constataron conjuntamente en los dos últimos meses la detención, tortura y situaciones de hambruna forzada a civiles en la guerra civil.
jue 16 diciembre 2021 01:11 PM
Las fuerzas de seguridad patrullan en la calle después de que el ejército etíope tomó contra de la ciudad de Amhara de manos de los rebeldes del Ejército de Liberación del Pueblo del Tigray en Etiopia.
El conflicto en el norte de Etiopía comenzó en noviembre de 2020 después de que el primer ministro, Abiy Ahmed, envió al ejército para desalojar a los rebeldes del Frente de Liberación del Pueblo del Tigré.

Las organizaciones Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW) alertaron este jueves de nuevas violencias étnicas ligadas al conflicto en Etiopía, donde combatientes de la región de Amara, aliadas del ejército federal, detienen y matan a civiles tigrianos.

En concreto, las milicias y las fuerzas de seguridad atacaron con machetes y hachas a civiles que intentaban huir de esta zona en disputa desde hace meses, y personas obligadas a montar en camiones habían desaparecido.

Publicidad

"Sin una reacción internacional urgente (...) los tigrianos, sobre todo los detenidos, están en un gran peligro", afirmó en un comunicado Joanne Mariner, directora de respuesta a las crisis en Amnistía.

Este comunicado se conoce antes de la sesión especial el viernes del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU para estudiar el nombramaiento de investigadores sobre las posibles violaciones de derechos en esta guerra.

Gizachew Muluneh, portavoz del gobierno regional de Amhara, dijo a la AFP que las acusaciones que figuran ese informe son "totalmente infundadas e injustificadas".

"Sabemos que estas tergiversaciones son otra ola de falsedades", dijo, y acusó a las organizaciones de pasar por alto las atrocidades cometidas por los rebeldes.

El conflicto en el norte de Etiopía comenzó en noviembre de 2020 después de que el primer ministro, Abiy Ahmed, envió al ejército para desalojar a los rebeldes del Frente de Liberación del Pueblo del Tigré (TPLF), a quienes acusa de atacar bases militares.

En junio, los rebeldes recapturaron la mayor parte del Tigré y avanzaron hacia las regiones vecinas de Afar y Amhara.

El 25 de noviembre, el primer ministro anunció que lideraba una contraofensiva en persona y que retomaron varias localidades.

 

El conflicto dejó varios miles de muertos, más de dos millones de desplazados, y provocó que cientos de miles de etíopes se encuentren en riesgo de hambruna, según la ONU.

Las Naciones Unidas se mostraron preocupadas por los masivos desplazamientos de población. Estados Unidos habló de actos de "limpieza étnica".

Abiy Ahmed primer ministro de Etiopía recibe el Premio Nobel de la Paz 2019

Según estas dos organizaciones, estos abusos "van en contra de las leyes de la guerra" y sus responsables deberán rendir cuentas.

En diciembre, HRW acusó al TPLF de ejecutar a decenas de civiles en dos localidades amhara.

 
Publicidad
Publicidad