Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Donald Trump tiene posibilidades de volver a la Casa Blanca?

El expresidente republicano puede aprovechar los bajos índices de aprobación de su sucesor, Joe Biden, para regresar al poder en las elecciones de 2024.
mié 20 abril 2022 05:04 AM
El expresidente Donald Trump habla durante su mitin en Selma, Carolina del Norte.
Lo que suceda en las elecciones de noviembre de este año será clave para las aspiraciones del expresidente Donald Trump para regresar a la Oficina Oval.

La luna de miel de los estadounidenses con Joe Biden terminó.

La opinión estadounidense se ha vuelto pesimista sobre el mandato del presidente Biden, por el temor del regreso de una gran recesión y porque algunas de sus actitudes están encaminadas al descontento que produce la inflación, problemas económicos y conflictos políticos exteriores, según sondeos y la encuesta económica de CNBC.

Publicidad

“Actualmente el índice de aprobación de Joe Biden es alrededor del 38%, lo cual es muy bajo”, afirmó Rodrigo Aguilar Benignos, estratega internacional basado en Washington, miembro del consejo de relaciones exteriores de los EU (Council on Foreign Relations), en entrevista con Expansión.

En medio de una inflación acelerada que no se veía en más de 40 años; el 47% del público afirma que la economía es “pobre”, la cifra más alta dentro de esta categoría desde 2012. Solo el 17% califica a la economía como excelente o buena, la cifra más baja desde 2014.

Uno de cada cinco estadounidenses describe su situación económica personal como “avanzada”, la peor en ocho años. La mayoría comenta que “permanece en su lugar” y uno de cada 10 que “está retrocediendo”. Por otro lado, el 56% asegura que espera una recesión el próximo año, un nivel que solo se alcanza en la encuesta durante una recesión real.

“En el caso de la guerra, según algunos sondeos, el 39% de los estadounidenses aprueba el manejo de Biden de la guerra. No hay buena aprobación del manejo de Rusia-Ucrania. Además, que tienes el antecedente de la crisis humanitaria que se generó por la salida de las tropas estadounidenses de Afganistán, todo el desastre que se generó en el aeropuerto de Kabul”, afirma Aguilar.

De Santis, un rival dentro del Partido Republicano

En este momento hay una competencia entre el gobernador Ron DeSantis que es probablemente el mayor rival de Trump por la candidatura interna del partido republicano.

 

Al igual que Trump, la postura de DeSantis en contra de inmigrantes indocumentados, ideología de raza, ideología de género “Don´t say Gay bill” , las politicas anti transgénero y sus medidas contra el uso de cubrebocas y las vacunas obligatorias en cuanto a la pandemia son sumamente populares entre la base republicana en general.

“DeSantis le hace mucha sombra a Trump, además de que es gobernador de Florida y es una piedra en el camino de Trump para consolidarse como presidente”, asegura Aguilar.

De Santis además es graduado de Harvard y veterano de la guerra de Irak, a pesar de tener posturas radicales populares entre la base de Trump, a diferencia de éste, no es percibido por el ala moderada del partido republicano ni por la mayoría de los electores estadounidenses como una amenaza para la transición democrática en el país, lo cual lo hace un candidato viable para ganar la elección primaria y para contender seriamente en la elección general.

Sin embargo, dentro del partido republicano Trump sigue a la cabeza. En la encuesta extraoficial de CPAC, realizada en Orlando (estado que gobierna DeSantis) , el 59% de quienes asistieron al evento se manifestaron a favor de Trump, en tanto que 28% se pronunciaron a favor de DeSantis.

Por su parte 61% de los asistentes dijeron que de no contender Trump votarían por DeSantis.

 

“Es muy probable que los sucesos del 6 de enero y la aprobación de Trump entre republicanos moderados y electores independientes presionen a la dirigencia del partido republicano a apoyar a DeSantis o al senador afroamericano Tim Scott de Carolina del Sur para la presidencia con el fin de vencer a Biden”, afirma Aguilar.

Trump aún es un personaje polémico y visto por estrategas republicanos como un candidato de alto riesgo. Sin embargo, su incidencia en la elección intermedia y en el partido republicano seguirá vigente en el futuro cercano.

Si bien faltan dos años para la elección presidencial, Trump sigue manteniendo altos niveles de popularidad con la base republicana, sobre todo en los campos de batalla (estados) que definen las elecciones presidenciales.

“Por ejemplo Georgia, Trump tiene muy buena popularidad con la base republicana de casi el 86%, Carolina del Norte trae 87%, en Ohio 80% y en estados como Pensilvania (que son estados importantes) tiene 77%”, explicó Aguilar.

Todo pasa por las elecciones intermedias de noviembre.

“Si los candidatos ayudados por Trump ganan tanto en el Senado de Estados Unidos como en la gobernatura de Georgia, esto sí le ayudaría a Trump a reivindicar su postura como supuesta víctima de fraude electoral.

Le ayudaría a cambiar el equilibrio de poder en el senado particularmente con su candidato Herschel Walker, inclinando la balanza a favor de los republicanos”, afirma Aguilar.

 

Y otro factor determinante sería la victoria de David Perdue, tendría un gobernador aliado más propenso a cooperar con él en el proceso electoral.

Georgia, el estado clave

En algunas ocasiones los análisis político-electorales se olvidan de la importancia de los estados en las elecciones presidenciales.

Georgia se destaca debido a que el contendiente afroamericano Raphael Warnock, el demócrata que está contendiendo en contra de Herschel Walker, quien es apoyado por Donald Trump y lleva la delantera en la pre-candidatura republicana.

“Por su parte, Trump acaba de anunciar que va a invertir una gran cantidad de dinero en la campaña de Walker para que quede como el representante republicano. Hay que recordar que Warnock ganó su contienda con una tenue mayoría en la elección especial del 2021, asegurando la mayoría demócrata en el Senado. Con esto ayudó a Biden a sacar la mayoría de sus propuestas”, explicó Aguilar.

Si bien Trump perdió la elección, el trumpismo avanzó, los demócratas perdieron 8 escaños en el congreso y Trump obtuvo cerca de 4 millones más de votos y algunos candidatos trumpistas reafirmaron entonces que no perdió, avanzó.

Trump perdió los 16 votos electorales de Georgia, los cuales le pudieron haber ayudado a llegar al camino de la presidencia. Por ello es relevante este estado y debemos permanecer atentos en la evolución de la popularidad de los candidatos en el mismo.

¿Obstáculos judiciales?

Liz Cheney, republicana y miembro del comité de investigación de los disturbios del capitolio del 6 de enero, ha mandado señales a la opinión pública en el sentido de que hay crecientes pruebas acerca de actos criminales que culminaron en el ataque al Capitolio.

Si bien el comité no ha remitido el asunto al procurador general para iniciar una causa penal, de salir a la luz pública más documentos que impliquen a Trump o a sus colaboradores cercanos con dichos sucesos ello podría afectar las aspiraciones presidenciales de Trump en 2024.

Las opciones demócratas

“Lo más importante es llamarle a sus bases y fortalecer la agenda de cambio que prometió Biden que no tiene tan fácil. Deben seguir apuntando hacia la recuperación económica, ya que la inflación es uno de los principales factores que han afectado al gobierno de Biden”, asegura Aguilar.

La migración siempre va a ser un tema central en las elecciones de EU, por eso le interesa mucho a la administración Biden tener una relación tersa con México, al igual que México ya entendió que es importante la relación binacional.

“De manera estratégica mientras no tengan una crisis fuerte como en la frontera Sur, va afectar menos hacia la elección intermedia”.

Publicidad
Publicidad