Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Biden perdona la deuda estudiantil a millones, ¿por qué importa?

La mayoría de los graduados universitarios de Estados Unidos, todos aquellos que perciban menos de 125,00 dólares anuales, podrán obtener un alivio de 10,000 en sus deudas.
jue 25 agosto 2022 07:14 PM
Los prestatarios de préstamos estudiantiles organizan una manifestación frente a la Casa Blanca para celebrar que el presidente Biden canceló la deuda estudiantil y comenzar la lucha para cancelar cualquier deuda restante el 25 de agosto de 2022 en Washington, DC.
Según estimaciones del gobierno, la deuda promedio de los estudiantes universitarios estadounidenses cuando se gradúan es de 25,000 dólares.

El presidente Joe Biden anunció el miércoles que la mayoría de los graduados universitarios de Estados Unidos que siguen con deudas estudiantiles obtendrán un alivio de 10,000 dólares.

"Manteniendo mi promesa de campaña, mi administración está anunciando un plan para dar un respiro a las familias trabajadoras y de clase media mientras se preparan para reanudar los pagos de préstamos estudiantiles federales en enero de 2023", dijo Biden en Twitter.

Publicidad

Esto es lo que sabemos sobre este programa, anunciado tres meses antes de las elecciones de medio mandato.

¿Cómo será el alivio a las deudas estudiantiles?

El alivio parcial de 10,000 dólares solo se aplica a aquellos que ganen menos de 125,000 dólares anuales.

Para aquellos que asistieron a la universidad con ayuda del gobierno a través de las becas Pell, el alivio será de 20,000 dólares.

Según un estudio de la universidad de Pensilvania, el alivio de los 10,000 dólares por sí solo le costaría al Estado alrededor de 300,000 millones de dólares.

Biden resaltó sin embargo que la moratoria sobre el reembolso de los préstamos estudiantiles instaurada durante la pandemia terminará a fin de año, y que habrá que comenzar a reembolsar la deuda tras la deducción de la condonación parcial decretada el miércoles.

¿Qué beneficios puede traer a Estados Unidos?

El gasto es necesario no solo por razones de justicia social, si no también para que "Estados Unidos gane la competencia económica del siglo XXI" gracias a la educación, justificó el mandatario de 79 años durante una alocución posterior.

"Obtener un título universitario o un certificado debería dar a cada persona en Estados Unidos una ventaja para asegurarse un futuro brillante. Pero para demasiadas personas, la deuda de los préstamos estudiantiles ha obstaculizado su capacidad para alcanzar sus sueños, incluyendo la compra de una casa, la creación de un negocio o el mantenimiento de su familia", dijo el secretario de Educación, Miguel Cardona, en un comunicado.

 

La cancelación de la deuda liberará cientos de miles de millones de dólares para nuevos gastos de los consumidores que podrían destinarse a la compra de viviendas, según economistas.

Sim embargo, la decisión también divide a los expertos, entre quienes consideran que el gesto financiero es arriesgado en un momento en que Estados Unidos enfrenta un alza de los precios.

Como Jason Furman, exconsejero económico del expresidente Barack Obama, quien advirtió en Twitter que es "inconsciente echar unos 500,000 millones de dólares de gasolina al fuego de la inflación”.

En tanto que el jefe economista de la agencia Moody's, Mark Zandi, estimó por su parte que su impacto sobre el crecimiento o la inflación sería “marginal”.

Nuevamente, el presidente demócrata apodado "Joe Clase Media" se presenta como el defensor de este grupo socioeconómico, en oposición a la baja de impuestos para empresas decretada por su predecesor, el republicano Donald Trump.

El debate sobre la deuda estudiantil fue de hecho intenso, como ocurre a cada vez que se propone en Estados Unidos transferir gastos privados a la esfera pública, en materia de salud o educación.

La decisión necesitó más de un año de trabajo de la Casa Blanca. Muchos demócratas habían presionado para que Biden perdonara hasta 50,000 dólares por prestatario, pero aplaudieron la medida.

Los senadores Chuck Schumer y Elizabeth Warren evocaron en un comunicado "un gigantesco paso dado hacia la resolución de la crisis de la deuda estudiantil”.

Mientras que para el líder republicano en el senado, Mitch McConnell, se trató de una reforma "profundamente injusta" y "una cachetada para todas las familias que hicieron sacrificios para ahorrar para la universidad" y lograron reembolsar por completo la deuda.

 

Un problema antiguo

El problema de la deuda educativa es un problema de décadas en Estados Unidos.

Las universidades a menudo pueden costar entre 10,000 y 70,000 dólares al año, lo que deja a los graduados con una deuda abrumadora cuando ingresan a la fuerza laboral.

Según estimaciones del gobierno, la deuda promedio de los estudiantes universitarios estadounidenses cuando se gradúan es de 25,000 dólares, una suma que muchos tardan años o incluso décadas en pagar.

La Casa Blanca dijo que la "deuda acumulada de préstamos estudiantiles federales del país, que asciende a 1.6 billones de dólares y va en aumento para más de 45 millones de prestatarios, es una carga significativa para la clase media de Estados Unidos”.

¿Qué opinan los estudiantes?

En la prestigiosa Universidad Howard de Washington, históricamente ligada a la comunidad afroamericana, los estudiantes también con beneplácito el plan del gobierno pero esperan más.

La promesa de aligerar la deuda estudiantil "es la razón por la que muchas personas de mi edad y de mi generación votaron por él (Joe Biden), porque es algo que nos afecta fuertemente", señaló Amarie Betancourt, de 20 años.

"Ya es una bendición que una parte (de la deuda) sea anulada", agregó Vivian Santo-Smith, estudiante de ciencias políticas en la misma universidad privada.

 

"Pienso que los estudios superiores deberían ser gratuitos”, agregó Betancourt.

A su lado, Vivian Santos-Smith asiente. "La deuda es algo que estresa a muchos estudiantes. Es como una carga que algún día caerá sobre nosotros", afirma esta joven de 20 años, estudiante de ciencias políticas.

A Vivian le gustaría hacer un doctorado, pero debe considerar "el costo". "Genera ansiedad, dudas", lamenta.

En el campus de Howard, la deuda es "un tema recurrente de conversación", apunta a su vez Betancourt.

"Muchos de nosotros estamos luchando para pagar la matrícula. La gente comienza a recaudar fondos en GoFundMe, otros tienen que abandonar, suspender sus estudios durante algunos semestres”.

Sin beca, un año de estudios en esta universidad cuesta más de 40,000 dólares.

Con información de AFP y Reuters

Publicidad
Publicidad