Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Israel y Líbano alcanzan un acuerdo “histórico” sobre sus fronteras marítimas

Los dos países, que negocian desde octubre de 2020, esperan obtener recursos de los yacimientos de gas del mar Mediterráneo, donde comparten espacios.
mar 11 octubre 2022 04:17 PM
Un avión pasa volando mientras se ven carteles con nombres de ciudades en Naqura, cerca de la frontera entre Líbano e Israel, en el sur del Líbano
En las aguas del mar Mediterráneo, objeto de la disputa entre los dos países, Israel ha descubierto en la última década grandes bolsas de ga

Israel y Líbano alcanzaron un acuerdo "histórico" mediado por Estados Unidos para resolver una vieja disputa sobre sus fronteras marítimas que puede desbloquear la explotación de recursos gasísticos y abre una nueva etapa para dos países que técnicamente siguen en guerra.

La negociación sufrió varios reveses desde su lanzamiento en 2020, pero logró avances en las últimas semanas, ya que ambas partes esperan obtener ingresos de los yacimientos del mar Mediterráneo.

Publicidad

El primer ministro israelí, Yair Lapid, anunció el acuerdo, sin dar más detalles sobre el contenido. "Israel y Líbano alcanzaron un acuerdo histórico que resuelve la disputa marítima", dijo un comunicado de la oficina de Lapid, que lo definió como "un hito histórico que reforzará la seguridad de Israel".

El jefe de la delegación negociadora israelí, Eyal Hulata, había adelantado que todas las demandas israelíes habían sido “satisfechas". El acuerdo debe ser presentado el miércoles ante el consejo de seguridad de Israel y después al conjunto del gobierno y del Parlamento, que debe pronunciarse.

Esto es lo que sabemos sobre este acuerdo y su importancia para la estabilidad en Medio Oriente.

¿En qué consiste el acuerdo entre Israel y Líbano?

El 14 de octubre de 2020, y por primera vez en décadas, Líbano e Israel empezaron a negociar sobre una cuestión civil para tratar de delimitar sus fronteras marítimas, aunque no de forma directa sino bajo la mediación de la ONU y de Estados Unidos.

En las aguas del mar Mediterráneo, objeto de la disputa entre los dos países, Israel ha descubierto en la última década grandes bolsas de gas, cuya explotación le ha permitido ser prácticamente autosuficiente en el ámbito energético e incluso convertirse en país exportador, alcanzando acuerdos para suministrar combustible a países árabes como Egipto o Jordania.

 

Estados Unidos mediaba desde hacía dos años entre estos vecinos sin relaciones diplomáticas para resolver la disputa fronteriza en una zona del Mediterráneo rica en recursos gasísticos. Su enviado presentó una propuesta a principios de mes.

Aunque el pacto pareció quebrarse después de que Israel rechazara las enmiendas introducidas por Beirut, las negociaciones continuaron hasta alcanzarse el acuerdo final.

El acuerdo alcanzado hoy busca poner fin a un contencioso sobre unos 860 kilómetros cuadrados (330 millas cuadradas) del mar Mediterráneo, que cubre los campos de gas de Karish y Qana, de forma que la explotación del primero correspondería a Israel y la del segundo al Líbano.

Israel ya autorizó a la compañía británica Energean el sábado 8 de octubre a comenzar a sondear el gaseoducto de Karish tras subrayar que su explotación está fuera de toda disputa y ocurriría independientemente de que se lograra el acuerdo, pese a las amenazas de la milicia chií libanesa Hezbolá de atacar Israel si eso sucedía.

Sin embargo, Hezbolá ha asegurado este martes que respalda el acuerdo alcanzado por el gobierno libanés y ha asegurado que no interferirá en las negociaciones.

 

En julio pasado la guerrilla chií intentó atacar con drones una plataforma israelí para extraer gas en Kanish, pero el Ejército de Israel derribó los aparatos antes de que alcanzaran su objetivo.

El domingo, Energean empezó las pruebas para conectar este yacimiento mar adentro con Israel, una etapa clave para comenzar la actividad.

Consecuencias políticas en Líbano e Israel

La presidencia de Líbano consideró por su lado que la propuesta final enviada por el representante estadounidense Amos Hochstein era "satisfactoria" y que esperaba anunciar "lo antes posible" los límites marítimos acordados.

El anuncio se produce cuando faltan 20 días para el fin del mandato presidencial del presidente libanés, Michel Aoun.

Esa fecha coincide con las legislativas israelíes del 1º de noviembre, que podría implicar el retorno al poder de Benjamin Netanyahu con sus aliados ultraortodoxos y de extrema derecha.

"No se trata de un acuerdo histórico sino de una capitulación histórica", afirmó Netanyahu en una declaración en directo en Facebook.

El dirigente acusó a Lapid de haber cedido al movimiento armado libanés Hezbolá y su líder Hassan Nasrallah.

“Un avance histórico”, dice Biden

El presidente estadounidense, Joe Biden, definió el acuerdo alcanzado con la mediación de su país como "un avance histórico".

 

"Los gobiernos de Israel y Líbano acordaron poner fin formalmente a su disputa sobre la frontera marítima", dijo Biden en un comunicado. "Ahora es fundamental que todas las partes mantengan sus compromisos y trabajen para su implementación", agregó.

El ministro israelí de Defensa, Benny Gantz, saludó la decisión del Líbano de apoyar un acuerdo "positivo para ambas partes", pese a las amenazas de Hezbolá de torpedearlo.

"No lo hicimos ni vamos a ceder ni un milímetro que se considere crítico para nuestra seguridad", declaró.

Sin embargo, una parte de este yacimiento superará la línea fronteriza entre ambos países, con lo que Israel se llevaría parte de los beneficios de la explotación, indicaron estas fuentes.

En un contexto de escasez de gas en Europa por la invasión de Ucrania, Israel quiere empezar cuanto antes la explotación en Karish para exportar hacia el Viejo Continente.

Con información de AFP y EFE

Publicidad