Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: La debilidad de Theresa May imposibilita el 'brexit' aún más

Jane Merrick opina que en este momento, el verdadero poder en la política británica está en manos de Boris Johnson, el secretario del Exterior que está a favor del 'brexit'.
Theresa May
Vaivén El lunes 9 de octubre, Theresa May indicó a Bruselas que la pelota está en su cancha, refiriéndose al avance de las negociaciones finales del 'brexit'. (Foto: HANNAH MCKAY/REUTERS)

Nota del editor: Jane Merrick es periodista británica especialista en política y fue editora de la sección de Política de la edición dominical del diario The Independent. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(CNN) — Para medir qué tan débil está la primera ministra de Reino Unido , Theresa May, en este momento, piensa en esto: hasta el más atribulado de los líderes tuvo la opción de reafirmar su autoridad contratando y despidiendo ministros.

Hacer cambios en el gabinete es la forma en la que un primer ministro ejerce su máximo poder y ha sido un medio tradicional para fortalecerse rápidamente. Sin embargo, May está tan débil que ni siquiera puede despedir a ministros que minan su autoridad abiertamente.

Lee: El 'brexit' será un realidad (por lo menos) en 2022

Publicidad

En este escenario, el brexit se está volviendo un desastre, como señaló el primer ministro de Escocia, Nicola Sturgeon , el lunes 8 de octubre. Cada día, la posibilidad de que no haya acuerdo respecto a la salida de Reino Unido de la Unión Europea es más real.

Esta semana se llevará a cabo la quinta ronda de negociaciones entre Reino Unido y la Unión Europea en Bruselas. Sin embargo, no se han logrado avances significativos a menos de 18 meses de la fecha de salida de Reino Unido.

No se puede empezar a negociar un tratado comercial posterior al brexit hasta que Reino Unido y la Unión Europea lleguen a un acuerdo financiero. No obstante, Reino Unido se ha negado a ceder lo suficiente en los detalles. La Unión Europea también quiere que el gobierno de May dé información más sólida respecto a lo que pasará en la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda y sobre los futuros derechos de los ciudadanos de la Unión, pero ha habido poca apertura.

Lee: Reino Unido busca incrementar intercambio comercial con México ante el ‘brexit’

Publicidad

Esta incertidumbre es importante porque a pesar de que siguen las negociaciones, la falta de claridad implica que las empresas no saben qué les depara el futuro en Reino Unido.

Se reportó que BAE Systems, la empresa de defensa más grande de Reino Unido, anunció que recortaría mil empleos . Aunque se dijo que la empresa negó que esta decisión estuviera relacionada al brexit, la medida inevitablemente amplificará la impresión de que a la industria británica le está costando salir adelante sin un tratado comercial post-brexit con la Unión Europea.

Si May estuviera en una posición más fuerte, si hubiera ganado la mayoría en las elecciones a las que convocó en junio y si hubiera dado un discurso serio, sin crisis, en la conferencia de su partido, a principios de octubre, tendría más poder en las negociaciones con Bruselas.

Sin embargo, solo puede hacer lo que quiere un ala de su partido Conservador, anti-Unión Europea y partidaria de un brexit duro: ceder poco y negarse a dar detalles significativos sobre la propuesta de los términos del divorcio. El que le haya costado terminar su discurso a causa de una tos persistente solo amplificó la impresión de que se está quedando sin saber qué decir.

Publicidad

nullEn este momento, el verdadero poder en la política británica está en manos de Boris Johnson, el secretario del Exterior que está a favor del brexit y que desde hace un mes ha estado desafiando abiertamente la autoridad de May al trazar lo que para él sería un trato aceptable con la Unión Europea.

La primera ministra no ha podido despedirlo ni degradarlo a pesar de que mina su autoridad constantemente. El viernes 6 de octubre, se hizo un intento por impugnar el liderazgo de May , pero fracasó porque no contó con el respaldo de suficientes miembros del parlamento. Pese a todo, esto no significa que se haya salvado y se duda de que pueda permanecer en el cargo más allá de Navidad.

Con miras a las negociaciones finales del brexit antes de la cumbre de la Unión Europea que se llevará a cabo a finales de octubre, los negociadores europeos no confiarán en llegar a un acuerdo con una primera ministra cuyo futuro es incierto. May podría recibir consuelo gracias al apoyo de Kristian Jensen, ministro de Finanzas de Dinamarca, quien urgió a la Unión Europea a dejar de "jugar" y a comprometerse con Reino Unido.

OPINIÓN: La familia real británica, un arma secreta ante el 'brexit'

Publicidad

El lunes 9 de octubre, Theresa May indicó a Bruselas que la pelota está en su cancha, refiriéndose al avance de las negociaciones. Sin embargo, durante una junta informativa, antes de que May tuviera la oportunidad de dirigirse a su propio Parlamento, la Comisión Europea respondió que la pelota, de hecho, seguía firmemente en la cancha de Reino Unido y que era su turno de hacer concesiones.

Este estancamiento no augura nada bueno: lo más probable es que no haya trato o que, en el mejor de los casos, se llegue a un mal acuerdo. También ha servido para que se concentre aún más la atención de ambas partes del debate sobre el brexit en Reino Unido.

Los legisladores conservadores partidarios del brexit culpan a Bruselas y al Tesoro británico (encabezado por el ministro Philip Hammond, quien está a favor de la permanencia) de obstruir el avance del brexit. Con esta postura, se malinterpreta intencionalmente a la Unión Europea, que no quiere castigar a Reino Unido por salirse. Simplemente quiere llegar a un acuerdo bueno tanto para el bloque como para Reino Unido, pero que no incite a otros a buscar su propio acuerdo a la medida.

Lee: Londres permitirá que los ciudadanos de la UE se queden tras el 'brexit'

Publicidad

Sin embargo, a los legisladores partidarios de la salida les conviene decir que las cosas van mal para pintar a Bruselas como enemigo del progreso; así pueden evadir la culpa y achacársela a las fuerzas que quieren que Reino Unido siga perteneciendo a la Unión Europea.

Por otro lado, los partidarios a ultranza de la permanencia usan la posibilidad de que no haya acuerdo para argumentar que Reino Unido puede encontrar una forma de regresar a la Unión Europea, tal vez a través de una membresía como la que propone el exvice primer ministro, Nick Clegg.

OPINIÓN: ¿Reino Unido está listo para el 'brexit'?

Y en medio de todo esto está Theresa May, primera ministra de Reino Unido solo de nombre, ya que es incapaz de ejercer poder alguno sobre su propio gabinete o sobre la Unión Europea.

Publicidad

A menos que el gobierno británico encuentre una forma de estabilizar a su dirigencia y a darle a entender a Bruselas que en Londres los adultos están a cargo, me temo que la inestabilidad de Reino Unido continuará por varios meses. El tiempo corre y esta inestabilidad podría llevar a una situación muy mala en poco tiempo… y a que Reino Unido se precipite a salirse de la Unión Europea en la forma más dañina que se pueda imaginar.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad