Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: La importancia de las mujeres en la alta dirección

Para atraer y retener el talento, sin importar si es hombre o mujer, es importante desarrollar una cultura que permita cambiar algunas creencias limitativas, apunta Ivette de Jacobis.
Mujeres en alta dirección
Mejorar la comunicación Cuando abordamos con apertura y responsabilidad las diferencias entre la naturaleza de la mujer y del hombre, logramos complementarnos, señalan expertos. (Foto: ASDF_MEDIA/Shutterstock / ASDF_MEDIA)

Nota del editor: Ivette de Jacobis es experta en resultados con Bienestar Personal. Síguela en su cuenta de Facebook ivettedejacobisv y Twitter @IvettedeJV . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(Expansión) – Este es un tema que por obvias razones me apasiona, me encanta profundizar en él y hoy quiero compartir contigo mis reflexiones, aprendizajes y experiencias.

En mi opinión, cuando abordamos con apertura y responsabilidad las diferencias entre la naturaleza de la mujer y del hombre, logramos complementarnos, enriquecer la comunicación por los diferentes puntos de vista y así reducir el riesgo de la homogeneidad de pensamiento.

Lee: ¿Cómo pueden las mujeres alcanzar altos mandos?

Por lo menos en los últimos 20 años, por diversos temas como la responsabilidad social y la creciente globalización, las mujeres hemos tenido una mayor participación en la vida empresarial, política y social. En América Latina, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2016 nuestra participación en el ámbito empresarial abarcó un 49.7%, sin embargo en México, solo un tercio de las empresas tiene mujeres en la alta dirección; el 70% se está perdiendo las fortalezas que las mujeres tenemos para sumar.

A continuación, te comparto algunas de los beneficios que he observado y experimentado al contar con mujeres en la alta dirección:

Publicidad
  • Sentido de responsabilidad y compromiso mayor, valoran lo que tienen y lo cuidan.
  • Forman redes sociales más fuertes ya que les gusta trabajar en grupo, motivando y apoyando, lo cual apunta más hacia lograr la colaboración, mientras que los hombres tienden a ser más dictatoriales.
  • Les es más fácil ser sensibles y empáticas frente a las necesidades y sentimientos, generando interacciones más cercanas, confiables y de auténtico interés por los demás.
  • Ejercen un liderazgo con más competencias comunicativas que crea unión y confianza en el equipo.
  • Muestran más dedicación y enfoque en detalles que los hombres no perciben.
  • Por naturaleza son más intuitivas, lo cual las hace comprender o percibir situaciones de manera más clara e inmediata.

Nada de lo anterior es más bueno o malo, lo importante es entender que la mezcla es lo que nos hace ser mejores y crecer.

Lee: 1 de cada 5 mujeres habla con su jefe de crecimiento laboral

Competencias a desarrollar por las mujeres para alcanzar más puestos de alta dirección:

1. No solo te centres en cumplir con tu trabajo, complementa tu desarrollo invirtiendo más tiempo en crear relaciones dentro y fuera del espacio laboral.
2. Aprende a ser más proactiva para solicitar aumentos, cambios de puesto, dar ideas, etc.
3. Enriquécete tomando cursos que te permitan tener mayor enfoque en los números y análisis de información financiera.
4. Aprende técnicas de negociación.
5. Busca mentores hombres para entender la forma en que ven los negocios, analizan los números, realizan negociaciones, etc. No tienes que ser como ellos, solo enriquecer tu estilo de liderazgo y dirección.
6. Desarrolla una visión sistémica para crear estrategias que impacten positivamente y al mismo tiempo, generen bienestar emocional no solo en tu área, sino para toda la organización, así como para tus clientes, proveedores, y por qué no, para las familias de tus colaboradores.
7. Desarrolla tu inteligencia emocional para poder relacionarte mejor contigo misma y con los demás; así aprenderás a actuar por decisión y no por reacción. Ser reactivos siempre empeora las situaciones de por sí difíciles.
8. Equilibra tu vida profesional y personal. No vivas para trabajar. Para crear una vida plena y seguir creciendo necesitas disfrutar más tu vida personal.

Es un hecho que como mujeres y en términos de cultura organizacional hemos superado algunas barreras, pero aún nos falta mucho y sigue siendo nuestra responsabilidad, sobre todo de la alta dirección, apostar por la contratación y el desarrollo del mejor talento, sea hombre o mujer.

Publicidad

Lee: Mujeres ocupan sólo 18% de las cúpulas directivas en México

Como atraer más talento femenino

Para atraer y retener el talento, sin importar si es hombre o mujer (pero que definitivamente afecta más a las mujeres), es importante que desarrollemos una cultura que permita cambiar algunas de estas creencias limitativas:

a) Es necesario que el líder renuncie a la vida personal y familiar para llegar a la cima;
b) Hay que estar dispuestos a sacrificar todo lo que no sea trabajo.

Para empezar, recordemos que a los hombres y a las mujeres nos mueven intereses diferentes, y en el caso de las mujeres, aunque algunas aceptamos estas creencias durante algún tiempo, el dinero y el éxito profesional no son suficientes para mitigar la insatisfacción que genera sacrificar a nuestra familia y todo lo que no fuera trabajo. Tanto hombres como mujeres necesitamos un equilibrio en nuestro tiempo para repartirlo entre el trabajo, la pareja, la familia, los amigos, los hobbies, etc.

Publicidad

Lee: México está rezagado en equidad de género en las empresas

Bienvenidos a esta época de apertura, diversidad y flexibilidad.

Mujeres, sigamos desarrollando nuestras fortalezas y contribuyamos sin tratar de masculinizarnos, porque ahí radica nuestra verdadera aportación. Hombres, sigan desarrollando las suyas. No hay competencia, solo hay compleción.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad