Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: El rol del optimismo en la sinergia actual de las empresas

El optimismo realista es el resultado de la observación, la experiencia y los aprendizajes obtenidos de situaciones y contextos reales en nuestra empresa, apunta Ivette de Jacobis.
optimismo
Objetivo Una de las características del optimismo realista es que se enfoca en el establecimiento de metas, pero sus soportes principales son los puntos fuertes y a favor de una situación o de una persona. (Foto: aydinmutlu/Getty Images/iStockphoto)

Nota del editor: Ivette de Jacobis es experta en resultados con Bienestar Personal. Síguela en su cuenta de Facebook ivettedejacobisv y Twitter @IvettedeJV . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(Expansión) – He notado que en el ámbito empresarial existe cierta controversia en cuanto al optimismo. Esto tiene su origen en que no siempre entendemos el término como lo que realmente significa.

El optimismo significa ver las cosas desde el lado más positivo y más favorable. Lo que nos hace ruido, especialmente en el ámbito empresarial, es el término positivo, y te quiero compartir mi punto de vista.

Me tocó estar al frente de una empresa, desde que en las culturas empresariales era una práctica normal enfocarnos en analizar, analizar y analizar, los problemas o contratiempos de una situación, o enfocarnos, casi de manera exclusiva, en las deficiencias y debilidades de las personas. Aparentemente funcionaba, no obstante, a algunos también nos tocó experimentar dos cosas principalmente: irregularidad de los buenos resultados y desgaste personal y de nuestros equipos de trabajo.

Lee: El optimismo empresarial crece en 2017 pese al proteccionismo, revela un estudio

Desde hace unos años, y no solo en las organizaciones, aparecieron teorías que se iban completamente al otro lado y nos ofrecían frases como aquella que se quedó como una insignia: “únete a los optimistas”. Esta frase la decíamos cuando queríamos dar ánimos y esperanza, pero la verdad, no teníamos fundamento, era como echar porras y ya.

Publicidad

Claro está que con el significado que tenían para nosotros los optimistas, el optimismo, era lo último que queríamos en la empresa. Nos veíamos en riesgo de convertirnos en irresponsables, subjetivos, no eficientes, etc., pero eso sí, muy positivos.

Hoy, como resultado de una investigación seria por parte de la ciencia, Martin Seligman, Phd., y Director del Departamento de Psicología de la Universidad de Pensilvania, ha centrado gran parte de sus estudios en un optimismo al que él llama: optimismo realista.

Definitivamente, este es el tipo de optimismo que podemos incorporar sin problema en el contexto organizacional, porque se trata de un optimismo que no surge únicamente para darnos ánimos sin fundamento, sino que es el resultado de la observación, la experiencia y los aprendizajes obtenidos de situaciones y contextos reales en nuestra empresa.

Lee: La importancia de las mujeres en la alta dirección

Otras de las características del optimismo realista es que se enfoca en el establecimiento de metas, pero sus soportes principales son los puntos fuertes y a favor de una situación o de una persona, los cuales se aprovechan para el logro de las mismas.

Una característica más es que hay ocasiones en las que, definitivamente, no puede haber optimismo por tratarse de situaciones que implican un gran riesgo o la posibilidad de pérdidas considerables.

Publicidad

De modo que, si ampliamos nuestra comprensión, el optimismo se vuelve una herramienta muy útil, siempre y cuando haya lugar, para sin perder la objetividad o detenernos indefinidamente en analizar problemas, nos enfoquemos en las soluciones valiéndonos de lo que “nuestra” experiencia en determinado contexto nos dicta y del aprovechamiento de los puntos fuertes del mismo contexto.

Lee: ¿Qué tipo de cultura tienes en tu organización?

Te comparto que la incorporación de este optimismo en el desempeño de mis diferentes equipos de trabajo ha brindado una mayor sinergia; hemos logrado en conjunto incrementar considerablemente la posibilidad de tomar decisiones, elaborar planes de trabajo y llevar a cabo acciones en formas efectivas, inteligentes y constructivas.

Asimismo, cuando se han registrado situaciones adversas o reveses que enfrentar, los equipos de trabajo han tenido la capacidad de reaccionar asumiendo su capacidad, tanto personal, como de equipo; han sabido que se requiere de esfuerzo y que se necesitan ciertas habilidades para superarlas.

He de decirte también que muchas de estas habilidades han sido adquiridas de los mismos aprendizajes de situaciones y experiencias pasadas abordadas desde un optimismo, que, sin dejar de ser realista y objetivo, también se ha enfocado en lo que sí funciona para replicarlo y mejorarlo.

Lee: Por qué las empresas buscan colaboradores resilientes

Publicidad

Aquí te dejo algunas sencillas claves, con las cuales estarás incorporando el optimismo realista en tu organización y beneficiándote del mismo:

  • Conoce y comparte los puntos fuertes de tu estrategia, de una situación y de los propios equipos de trabajo y sus integrantes, de este modo, todos se sentirán más confiados.
  • Comparte experiencias enfocándote tanto en las buenas, como en los aprendizajes aportados por las experiencias difíciles.
  • Establece objetivos a través de metas medibles y alcanzables, revisando con el equipo cómo sí se pueden lograr.
  • Ajusta tus expectativas para que sean realistas y estén en proporción a las metas establecidas.
  • Desarrolla en tus equipos la capacidad de escuchar atentamente las diferentes opiniones.
  • Establece una forma de retroalimentación objetiva, enfocada en fortalezas, pero sin dejar de trabajar con las áreas de oportunidad.

Lee: Cómo generar (e identificar) verdaderos líderes

Estoy segura de que con lo anterior has ampliado tu visión en cuanto al optimismo y lo podrás incorporar con éxito para sumar acciones que beneficiarán a tu empresa y a tus colaboradores.

Hasta pronto.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad