Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: La credibilidad de Donald Trump en el mundo está por los suelos

Las palabras y los actos del republicano atraviesan largas distancias. Entre más gente sepa que hay un presidente que promueve la discordia y distorsiona la verdad, menos respetan y confían en EU.
Trump
Trump El anuncio que hizo Trump el miércoles, sobre que Estados Unidos reconocería a Jerusalén como capital de Israel, probablemente no sirva para mejorar sus índices de aprobación. (Foto: THOMAS COEX/AFP)

Nota del editor: Frida Ghitis fue productora y corresponsal de CNN y escribe sobre asuntos internacionales. Colabora frecuentemente en la sección de Opinión de CNN, en el Washington Post y en World Politics Review. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

(CNN) — No, no todo el mundo está obsesionado con Donald Trump, pero hay que viajar muy lejos para encontrar un lugar en el que la gente no esté muy atenta (y muy preocupada) por lo que está pasando en Washington.

Viajé más de 16,000 kilómetros, sobre continentes y océanos, para llegar a Sri Lanka. Allí, conduje ocho horas más desde la capital, Colombo, entre arrozales y palmares, para llegar a la Provincia Norte, un lugar asolado por la guerra en donde encontré personas a las que les interesa muy poco el presidente inusual de Estados Unidos y sus políticas.

Debo reconocer que después de varios meses de llevar una dieta rica en noticias de Trump, fue desconcertante ver que en la primera plana del diario matutino no había ni una sola mención de la palabra "Trump".

Antes de partir hacia las provincias, eché un vistazo por la bulliciosa ciudad de Colombo, con sus muchos y muy ambiciosos proyectos, en gran medida construidos y financiados por China, que considera que este país es un punto estratégico para la expansión de su influencia en el mundo. Es difícil evitar quedarse con la impresión de que mientras los estadounidenses están comprensiblemente centrados en lo que pasa en casa, el resto del mundo avanza a pasos agigantados para aprovechar que la superpotencia está distraída.

Pese a todo, no solo los estadounidenses están fascinados con la política de su país. Hace un año, en una encuesta informal sobre las elecciones en Estados Unidos, que hice con personas de varios países, Sri Lanka fue el único lugar en el que encontré partidarios de Trump.

Publicidad

Pero ¿ahora?

En mi viaje al norte, Suranga Fernando, quien vive en la ciudad de Negombo, cerca de Colombo, me comentó: "¿Trump está loco, no?".

Fernando no es el único que piensa así. El fenómeno preocupante llega muy lejos. El centro de investigaciones Pew hizo un estudio en 37 países y determinó que la confianza en el presidente de Estados Unidos y en ese país ha colapsado en general. Un promedio del 22% de los encuestados dijeron que confiaban en que Trump haría lo correcto en política internacional, lo cual representa un descenso sorprendente respecto al 64% que confiaba en el presidente de Estados Unidos al final del mandato de Obama.

Un asombroso 74% dijo que confiaba poco o nada en Trump, a diferencia del 23% que dijo que no confiaba en Obama. La desconfianza en el líder de Estados Unidos se extendió hacia el país; las opiniones favorables sobre Estados Unidos se desplomaron en todo el mundo, de un 64 a un 49%, desde que Trump asumió la presidencia.

El anuncio que hizo Trump el miércoles, sobre que Estados Unidos reconocería a Jerusalén como capital de Israel, probablemente no sirva para mejorar sus índices de aprobación. Sus aliados en Europa y Medio Oriente (como Reino Unido y Arabia Saudita) le advirtieron que no lo hiciera. No obstante, Trump los ignoró y decidió hacer un anuncio que, según ellos, resultaría perjudicial.

Lee: Así reaccionó el mundo a la medida de Trump sobre Jerusalén

Publicidad

Pese a que Sri Lanka no formó parte del estudio de Pew, encontré muchos esrilanqueses que piensan igual que Fernando. En Jaffna, la capital de la Provincia Norte, un empresario de nombre Jathu Jathurshan me dijo que no ha decidido qué opina sobre Trump, pero que le preocupa, particularmente lo relacionado con Corea del Norte. "La forma en la que está hablando no es la adecuada", dijo. "Creo que quiere una guerra".

En un país dividido por cuestiones étnicas y religiosas, algunas personas valoran las palabras duras de Trump contra los musulmanes y su compromiso de derrotar a los terroristas. Rukshan Kasthuri, experto en mercadotecnia, admira las proezas publicitarias de Trump que lo llevaron a la victoria electoral y le gusta que su objetivo sea "erradicar del mundo a los terroristas musulmanes". Sin embargo, reconoce que no ha oído hablar de la investigación sobre Rusia ni de los tuits polémicos que ha hecho después de las elecciones. Pero otras personas sí se han enterado.

Lee: El equipo de Trump está perdiendo la batalla en el caso ruso

El que Trump retuiteara unos videos racistas antimusulmanes, a principios de diciembre, dejó una honda impresión en un país que soportó casi tres décadas de guerra civil entre el grupo separatista terrorista conocido como los Tigres Tamiles (compuesto principalmente de hinduistas y tamiles) y las fuerzas del gobierno central, en su mayoría budistas y cingaleses. La cifra total de muertos que dejó ese conflicto tal vez nunca se dé a conocer. Según algunos recuentos detallados, hubo más de 100,000 muertos antes de la ofensiva final del gobierno, que, según Naciones Unidas, dejó 40,000 muertos más.

En un artículo para el prominente diario Daily Mirror de Sri Lanka, el activista e investigador Ahilan Kadirgamar escribió que "las diatribas lunáticas de Trump" y el auge del nacionalismo en Europa, así como los proyectos poderosos de China, son señales de advertencia. "El nacionalismo exige un enemigo", señaló. Como lo saben bien los esrilanqueses, esto tiene "consecuencias desastrosas".

Gehan Gunatilleke, abogado especialista en derechos humanos y director de investigaciones de Verité Research, un grupo de estudios esrilanqués, me dijo que el que Trump retuiteara los videos racistas "equivale a la promoción del odio racial y religioso"; agregó que "la presidencia de Trump ha deslegitimado a Estados Unidos entre los esrilanqueses de una forma sin precedentes".

Publicidad

En Sri Lanka, los observadores están midiendo el efecto de las palabras de Trump. Harinda Vidanage, director de un grupo de estudios local, dijo que Trump está "deshaciendo sistemáticamente" los logros de un mundo liberal. Su rencilla con Reino Unido, luego de haber publicado los videos viles, mina la hasta ahora inexpugnable "relación especial" entre Estados Unidos y Reino Unido. Como resultado, dijo, los países que confiaban en Estados Unidos "lo pensarán de nuevo o incluso recalibrarán sus posturas". El "ataque feroz [de Trump] contra su máximo amigo —señaló— afecta a Estados Unidos y a su posición en el mundo".

Además, las noticias sobre los tuits con información falsa de Trump están dando la vuelta al mundo.

Los holandeses rápidamente rechazaron el tuit de Trump sobre un video en el que supuestamente se ve a un musulmán atacando a un niño holandés en muletas. "Los hechos sí importan", señaló la embajada holandesa en Estados Unidos . El atacante no es musulmán. Nació y creció en Holanda y lo arrestaron por el ataque.

El diario brasileño O Globo ha señalado, en varios artículos, que el presidente de Estados Unidos tuiteó videos con información falsa "para incitar los prejuicios contra los musulmanes". Un mensaje similar se propagó en el resto del continente y más allá.

Lee: ¿Por qué declarar a Jerusalén capital de Israel es tan controversial?

En India, al norte de Sri Lanka, la tormenta mediática en Twitter, incluida la respuesta agresiva de Trump a los comentarios de la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, recibieron atención generalizada. Según el diario Hindustan Times, Trump avivó los mismos sentimientos antiislam que acicateó durante la campaña y dio la espalda a cuestiones más importantes de su agenda (como Corea del Norte) para promover los videos de un británico dispuesto a sembrar el odio.

Publicidad

¿Qué importancia tiene que países tan lejanos estén atentos al presidente de Estados Unidos y que noten sus agresiones contra la verdad, contra los medios, contra sus aliados… y contra la tolerancia y la coexistencia?

Sin duda es importante. Es importante que las naciones-Estado ahora consideren que Estados Unidos es cada vez menos confiable y que tiene un presidente indigno de confianza. Esa imagen de Estados Unidos que comienza a surgir afectará la influencia de Estados Unidos en el mundo, erosionará su posición estratégica y disminuirá la fuerza de los valores estadounidenses, lo que a su vez debilitará a quienes pelean por crear sociedades más democráticas en donde viven y fortalecerá a los rivales autoritarios de Estados Unidos.

Pensemos en Nigeria, país que evalúa si debe aliarse económica, estratégica y políticamente con una China en auge o con Estados Unidos.

Las palabras y los actos del presidente de Estados Unidos atraviesan largas distancias y permean lentamente en los océanos, las junglas, los idiomas y las culturas. Trump puede afirmar que en este momento, la gente respeta a Estados Unidos, pero la verdad es muy diferente. Entre más gente sepa que hay un presidente que promueve la discordia y distorsiona la verdad, menos respetan y confían en Estados Unidos.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad