Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: Lo que ha sucedido y lo que ha dejado de suceder a un año de Trump

Cualquier predicción sobre el futuro del gobierno de Trump será distinta a lo que conocemos y con efectos que aún desconocemos; para México, esta incertidumbre será máxima, opina Marco A. Morales.

Nota del editor: Marco A. Morales es Investigador Afiliado al Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Su cuenta de Twitter es @marco_morales . Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

(Expansión) — Se cumple hoy un año de la toma de posesión de Trump como presidente de Estados Unidos. Cualquier análisis de estos 12 meses, por superficial que sea, necesita incluir tanto lo que ha sucedido, como lo que ha dejado de suceder.

OPINIÓN: 4 riesgos muy claros para la relación México-Estados Unidos en 2018

Se puede estar de acuerdo o no con la presidencia de Trump, pero es innegable que ha redefinido la forma en que tradicionalmente habíamos entendido al ejercicio del poder presidencial en Estados Unidos.

Durante décadas, los presidentes han temido a la opinión pública, han buscado polarizar solo en temas selectos, han buscado consolidar el poder global de Estados Unidos, y han optado por poner un halo de coherencia en las políticas que implementan. Nada de esto es cierto desde el 20 de enero de 2017.

Cinco aspectos que sintetizan el año.

Publicidad

Primero

La llegada de Trump se convirtió en una licencia de acción para el Estados Unidos “profundo”. El discurso político desde los 60s había silenciado voces contrarias a derechos humanos fundamentales. Aunque las actitudes xenófobas, homófobas o machistas se expresaban solamente a puerta cerrada, lo cierto es que continuaban existiendo en muchos lugares del país.

OPINIÓN: Trump y sus logros (involuntarios) en 2017

La llegada de Trump y su discurso se convirtió en la licencia para reincorporarlas al discurso político y a la actividad pública. Contenidos durante muchos años, estos sentimientos se vuelven cada vez más comunes en todo el país y han permeado inclusive en ciudades santuario, donde sería impensable hace unos meses que aparecieran.

Segundo

Publicidad

Una creciente polarización política. Desde hace décadas, Estados Unidos es un país en constante polarización. Tradicionalmente, la polarización aumenta un poco más en tiempo electoral y vuelve a su cauce normal unas semanas después de que concluye. Los últimos 12 meses, sin embargo, han mantenido los niveles vistos en la elección.

OPINIÓN: Después de un año, la pelota sigue en el terreno de Trump

Las visiones liberal y conservadora en el país hablan en términos tan opuestos que es casi imposible encontrar puntos de convergencia. La única manera de legislar es por mayoría partidista. De ahí que sea interesante la posibilidad de que el partido Republicano pierda la mayoría en el Senado. De lograrlo, los Demócratas en el Senado podrían ser un contrapeso interesante para el juego político en Estados Unidos.

null

Tercero

Publicidad

Una economía con un ánimo positivo. Como todo economista sabe, los presidentes no generan crecimiento económico ni empleos, pero influyen en el ánimo de los agentes económicos. Además del contexto de una economía heredada en pleno crecimiento, una cantidad suficiente de agentes económicos continúan confiando en el crecimiento de la economía manteniendo una tasa de crecimiento estable, una inflación moderada, un desempleo bajo y especulando con vigor en la Bolsa de Valores.

OPINIÓN: El choque de trenes entre México y Estados Unidos

Cuarto

Estados Unidos ha comenzado a perder hegemonía en el mundo. Tradicionalmente, los presidentes estadounidenses habían buscado reforzar el papel central del país en todas las regiones donde tuvieran intereses. Eso implicaba favorecer cambios graduales donde era necesario y mantener equilibrios precarios en la mayoría de los casos.

Publicidad

Las decisiones de Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, confrontar abiertamente a Corea del Norte, amenazar con salir del acuerdo con Irán, salir del Acuerdo de París, entre otros, han limitado radicalmente la capacidad del país de mantener estos equilibrios, abriendo espacios para otros nuevos donde Estados Unidos es cada vez menos relevante.

Estos espacios políticos, económicos y culturales están siendo llenados rápidamente por China sobre los demás países. Pero también por Rusia. La Unión Europea, que hace unos años aspiraba a cumplir este propósito, está imposibilitada en estos momentos. La salida del Reino Unido – el brexit – ha debilitado a las instituciones. El liderazgo bicéfalo franco-alemán está en pausa por la debilidad política de Merkel en Alemania y la incapacidad fáctica de Francia de tomar el papel completo y liderar a la Unión Europea.

OPINIÓN: Para los líderes del mundo, Trump es un lastre, no un líder

Quinto

Ausencia de una coalición que pueda derrotarlo. Posiblemente, el resultado más interesante es que a pesar de todos estos cambios, la figura de Trump es tan multidimensional que no parece motivar una coalición capaz de derrotarlo. Poniendo tantos temas sobre la mesa, que benefician a unos y perjudican a otros, parecería normal que se generase una coalición suficiente para derrotarlo. Hasta el momento, no parece haberla.

Publicidad

Posiblemente porque los temas que ha escogido benefician suficiente a una minoría, pero el perjuicio a otras mayorías no es suficiente para olvidar el beneficio que obtienen en otros temas. El país, pues, está dividido y polarizado.

OPINIÓN: El proteccionismo de Estados Unidos ya le pegó a México

Todos estos cambios y la actividad política del presidente Trump garantizan que cualquier predicción sobre los siguientes años esté equivocada. Sabemos, sin embargo, que será distinta a lo que conocemos y con efectos que aún desconocemos. Para México, esta incertidumbre será máxima hasta que se defina nuestro futuro político en la elección presidencial el julio. Aún así, nos quedan tres años más de Trump… por lo menos.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad