Publicidad
Publicidad

OPINIÓN. La nueva bravuconada de Trump: los soldados detrás del muro

Trump tomó la iniciativa de enviar efectivos de la Guardia Nacional a la frontera con tal de generar la percepción de que avanza en sus promesas de campaña y agendas de gobierno, señala Horacio Vives.

Nota del editor: Horacio Vives Segl es Licenciado en Ciencia Política por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y doctor en Ciencia Política por la Universidad de Belgrano (Argentina). Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

(Expansión) — La ocurrencia de la temporada de Donald Trump ha sido el anuncio de envío de efectivos de la Guardia Nacional a la frontera sur del país. ¿Qué representa ello? Algunos comentarios al respecto.

Lee: Trump ordena desplegar a la Guardia Nacional en la frontera

1. Una raya más al tigre

En primer lugar, hay que poner en contexto que se trata de una más de las acciones de Trump para conseguir dos de sus propuestas más obcecadas y erráticas de la agenda de campaña: la construcción del muro fronterizo y la renegociación –en el extremo, terminación- del Tratado de Libre Comercio. Los avances en estos temas más bien son limitados.

Publicidad

nullDel paquete presupuestario aprobado hace unas semanas de 1.3 billones de dólares, apenas logró una partida insuficiente de 1,200 millones para el muro. Esto es, apenas para un lento reforzamiento de partes del muro existentes, pero no para terminarlo a lo largo de la frontera, y menos para que México pague por él.

Lee: El presupuesto para el muro, menor al que requiere Trump

En la parte comercial, en el caso del TLC, las negociaciones siguen y las medidas sobre la imposición de aranceles han afectado más a otros países que a México. No se ha logrado, pues, ninguna de las dos promesas de campaña, con muy pobres resultados para la contabilidad política del presidente estadounidense, por lo que su impaciencia sigue en aumento.

2. Acciones y contextos

Bajo la supuesta justificación de impedir la entrada a Estados Unidos del llamado Viacrusis Migrante de este año, el objetivo es desincentivar el ingreso de inmigrantes, principalmente centroamericanos, y de paso, seguir fustigando a México.

Publicidad

Lee: El 'Viacrucis Migrante' acabará recorrido en la CDMX y no en la frontera con EU

Por otro lado, hay que poner en contexto las acciones y reacciones. No es la primera vez en tiempos recientes que presidentes estadounidenses mandan tropas del lado sur de la frontera con México: ahí están los recientes casos de Operation Jump Start, entre 2006 y 2008 bajo la era de George Bush, y Operation Phalanx, en 2010 en la presidencia de Barack Obama.

3. Trump jugando a comandante del IDF

Por la manera mediática y dramática en la que acompañó el anuncio, da la sensación de que Trump está jugando a ser una suerte de comandante del Israel Defense Force (IDF), como si el lado sur de la frontera con Estados Unidos fuera la multiplicación del territorio de Gaza. Por la historia política y situación geográfica, Israel es un país que invierte importantes de fuerzas armadas, de seguridad e inteligencia militar para proteger su territorio.

Publicidad

nullPara el caso de la frontera estadounidense, desplegar un cuerpo de seguridad fronterizo antimotines –como es el caso del IDF- con el propósito de frenar una caravana de migrantes, es francamente excesivo y ridículo.

4. Las fobias y lo electoral

En ambos casos de la frontera, lo que hay que entender es que estamos en un clima electoral. Trump tomó esa iniciativa –como pudo haber sido otra, y seguramente vendrá algún despropósito más- con tal de generar la percepción que avanza en sus promesas de campaña y agendas de gobierno. Ello, a pesar de que la terca realidad insiste en no ajustarse a su visión del mundo. Pero eso no quita que genere la percepción entre sus votantes que está haciendo algo para cumplir con la agenda antimexicana.

De este lado de la frontera, también se reparten reacciones atendiendo a estrategias electorales. Como consigna nuestro Himno Nacional, para algunos desde la oposición, es como si una bota de algún militar estadounidense ya hubiera profanado con su planta nuestro suelo, por lo que salieron a condenar enfáticamente una vez más la tibieza y la reacción cautelosa del gobierno, quien, por su parte, no se caracteriza precisamente por los buenos reflejos y se ha limitado a esperar los alcances de la medida.

Lee: Empresarios respaldan la exigencia de Peña Nieto a Trump

Publicidad

Sin embargo, lo que de ninguna manera puede soslayarse, es que se trata de una acción que cualitativamente cruza un nuevo umbral en la ya de por sí larga serie de agresiones y hechos abyectos contra México: no es lo mismo enviar un tuit, que enviar tropas a la frontera.

Lee: Así reaccionaron los candidatos al mensaje de Peña a Trump

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad