Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: Un entorno global correlacionado

El mundo es el tablero de juego para todo un país y sus respectivas empresas, en donde si un jugador no es lo suficiente competitivo, es mucho más fácil reemplazarlo, opina Eduardo Yglesias.
peso

Nota del editor: Eduardo Yglesias es Licenciado en Administración de Empresas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y actualmente es Gerente de Estrategia de GBMfondos . Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor.

(Expansión) – ¿Recuerdan cómo hace unos años el término de globalización era uno de los principales temas a debatir? Pues la realidad es que hoy vivimos en mundo global donde cada vez existen menos fronteras para incrementar el flujo comercial entre distintos países o economías. Hoy por hoy un evento económicamente relevante no solo impacta en el epicentro, sino en todos los países con los que tal economía sostiene una relación comercial y, hasta en algunos casos, sin necesidad de tener alguna relación directa de esta naturaleza.

OPINIÓN: Un gremio centralizado

Esto se debe a que el mundo entero se ha vuelto el tablero de juego para todo un país y sus respectivas empresas, en donde si un jugador no es lo suficiente competitivo, es mucho más fácil reemplazarlo. Tan es así que hoy más que nunca el imponer nuevas tarifas arancelarias tal como lo ha hecho la actual administración de Estados Unidos en contra de China, la Unión Europa y Turquía, repercute en gran medida a los mercados accionarios globales por distintas razones: un encarecimiento de un producto impacta negativamente al consumo, por lo tanto, las ventas tienden a disminuir, restándole ingresos a la empresa y competitividad al país en cuestión.

Publicidad

Sin duda esta economía global ha ocasionado una alta y creciente correlación entre países, independientemente que sea positiva o negativa pero finalmente correlacionados. Basta con observar el desempeño de las divisas y los principales índices bursátiles de Estados Unidos y México los días que tales medidas arancelarias mencionadas fueron anunciadas.

OPINIÓN: Mexicanos con más riqueza

Quizás esta situación podría restarle atractivo a la diversificación, la cual es una práctica totalmente recomendada al momento de invertir con el objetivo de contrarrestar los altibajos de alguno de los componentes del portafolio. Sin embargo, hoy más que nunca cobra mucha más relevancia el diversificar ante una economía global por las siguientes razones:

1. El impacto nunca es idéntico entre similares u opuestos, es decir, una economía desarrollada generalmente no es fuertemente sacudida cuando un evento negativo ocurre en un país subdesarrollado. Sin embargo, al revés el resultado es muy distinto: un país desarrollado envuelto en una situación económicamente compleja impacta de manera más profunda a sus similares y subdesarrollados.

Publicidad

2. Los países desarrollados son los principales cedes de las empresas más trascendentes globalmente y su mismo contexto propicia la creación de nuevas empresas de esta magnitud. Ejemplo: haber dejado de invertir en Estados Unidos en los últimos años, es haber dejado atrás el boom del sector tecnológico y de sus empresas líderes como Apple, Google, Facebook y Netflix, entre otras.

3. El dinamismo económico de cada país es distinto, por lo tanto, su ciclo económico, es decir, la recuperación, desacelerón y cada etapa que lo compone se comporta igual en ningún otro país en términos de tiempo y resultados.

OPINIÓN: Una industria en crecimiento

Esto se evidencia cuando medimos la correlación entre el índice S&P500 de los Estados Unidos y el IPC de México. Durante el periodo de 2000 a 2008 (9 años) la correlación existente entre ambos era de aproximadamente .86, lo que implicaba que casi todo lo ocurrido en aquel país repercutía en el nuestro de manera positiva. Sin embargo, para los siguientes años ha disminuido, durante el periodo de 2009 a 2017 (9 años) la correlación es de .40, distanciando a ambos índices entre sí.

Publicidad

Los periodos mencionados están compuestos por 9 años cada uno, la única diferencia es que uno es postcrisis y el otro precrisis del 2008. Posterior a la crisis la economía de Estado Unidos ha demostrado una sólida recuperación distanciándose cada vez más de México. Así que siempre será una práctica recomendada diversificar en países distintos pese a que hoy existe una cierta correlación entre las economías y así, intentar obtener lo mejor de cada mercado y contrarrestar cualquier evento negativo.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad