Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: Liderazgo femenino, impulsor de reputación organizacional

Empresas y organizaciones necesitan romper estereotipos que aún existen en cuanto a la capacidad y desempeño de la mujer en cargos de relevancia, opina Claudia Gioia.

Nota del editor: Claudia Gioia, presidente y CEO de Hill & Knowlton Strategies América Latina. Las opiniones en este artículo pertenecen a la autora.

(Expansión) – Es indiscutible el aporte del liderazgo femenino en las organizaciones y empresas. Como complemento a la visión masculina, las mujeres en altos cargos muestran habilidades como orientación a las personas, capacidad de conciliar, multitasking, liderazgo horizontal e inclusivo, enfoque en el logro de objetivos y desarrollo de proyectos, alto nivel de empatía y capacidad de encontrar soluciones.

OPINIÓN: Una revolución femenina para un México con mayor equidad

Publicidad

Un análisis de McKinsey & Company demuestra que las compañías cuya fuerza laboral es equilibrada en cuanto al género, son 15% más proclives a mostrar un mejor desempeño financiero; y aquellas con más mujeres en sus juntas directivas tienden a superar a otras compañías en un 53%.

Los beneficios se extienden a la construcción de la reputación de las organizaciones, ya que la igualdad de género es uno de los asuntos relevantes para la sociedad y las acciones concretas de las compañías en favor de la misma contribuyen a elevar y consolidar su reputación.

OPINIÓN: Liderazgo femenino para cambiar al mundo

Publicidad

Por ello, con más de 17 años estudiando inteligencia reputacional, Hill + Knowlton Strategies® Chile y GfK Adimark y su visión única respecto del desafío de saber escuchar a las diferentes audiencias y lograr así, que las organizaciones sean cada vez mejores, incorporaron en el Estudio de Reputación Corporativa 2018 nuevos atributos que miden la presencia de mujeres en altos cargos y la compatibilidad entre la vida personal y laboral.

De acuerdo con el Chile 3D 2018, más de un 75% de las mujeres percibe que una de las desigualdades más marcadas entre hombres y mujeres es la brecha salarial, y en un segundo lugar, la ocupación de cargos directivos (48%).

226 años tuvieron que pasar para que una mujer presidiera la Bolsa de NY
Publicidad

De hecho, la encuesta “Cuando las mujeres prosperan 2017 (When Women Thrive)”, llevada a cabo por la consultora global de recursos humanos Mercer, reveló que los salarios de las mujeres continúan siendo más bajos que los de los hombres en las mismas posiciones, manteniéndose de manera persistente una brecha salarial de genero del 17% en América Latina. Aún cuando el 64% de las organizaciones y empresas encuestadas reconocen la necesidad de una fuerza laboral más diversa, un porcentaje menor ha implementado programas de tiempo parcial, trabajos flexibles y programas de maternidad.

La representación de las mujeres en la fuerza laboral sigue siendo baja con un 39% según la mencionada encuesta, con un 31% ocupando cargos gerenciales y apenas un 16% en cargos ejecutivos.

Publicidad

OPINIÓN: Equidad salarial como mecanismo de inclusión

Cuando nos falta un largo camino por recorrer, es necesario reconocer que la región ha mostrado avances en la reducción de desigualdades de género en el ámbito laboral y de los negocios.

La presencia de mujeres en altos cargos es evidente en diversos sectores, incluyendo Gobierno. América Latina sobresale con seis Presidentas en ejercicio de manera simultánea y como segunda región con mayor presencia de parlamentarias.

Publicidad

OPINIÓN: La importancia de las mujeres en la alta dirección

Alianzas público–privadas de alto perfil muestran que hemos dado pasos firmes hacia la equidad de género. El Banco Interamericano de Desarrollo y el Foro Económico Mundial se unieron para promover el desarrollo profesional femenino, su liderazgo en la toma de decisiones y la disminución de las diferencias entre salarios. Desde que se lanzó la Iniciativa de Paridad de Género (IPG) en Chile, por ejemplo, se han adherido más de 100 entidades y otros países como Argentina, Panamá y Perú, ya han implementado el mismo modelo.

¿Los desafíos? Las empresas y organizaciones necesitan romper estereotipos que aún existen en cuanto a la capacidad y desempeño de la mujer en cargos de relevancia. En otro plano está el desafío de la incorporación de políticas que promuevan la presencia de mujeres en cargos de liderazgo de manera sustentable, es decir, a largo plazo en su desarrollo profesional y su calidad de vida.

Publicidad

ESPECIAL: Las 100 mujeres más poderosas de México

El llamado es a que las mujeres que están en altos cargos impulsen a las que vendrán, siendo generosas en sus aprendizajes y en la creación de ambientes de trabajo más inclusivos, y participando activamente de plataformas que empoderarlas para crecimiento profesional y personal; atributos que impactarán positivamente la percepción de los participantes interesados de las organizaciones y que finalmente son ganancia reputacional para todos.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad