Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: La inversión en el emprendimiento científico tecnológico en México

México y Latinoamérica cuentan con un excelente ecosistema para el emprendimiento tecnológico-científico, aunque aún es pequeño, opina Pedro López Sela.

Nota del editor: Pedro López Sela es Chief Imagination Officer de Canou, Plataforma de Innovación y Emprendimiento y ha sido mentor para instituciones como el acelerador de negocios MassChallenge, de Boston, Massachusetts; Village Capital (proveedora de capital de riesgo para emprendedores); y Fomento Geek (Incubadora de Talento). Es experimentado emprendedor con más de 20 años de experiencia en fundar y dar consultoría a start-ups, pymes, corporaciones globales, tanques de pensamiento, entre otros. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) – Es innegable que en la actualidad la mayoría de las empresas se dedican o están fuertemente respaldadas por lo que se conoce como hard tech, es decir, la tecnología y la ciencia en diferentes campos. De hecho, las compañías estrictamente tecnológicas representan una cuarta parte del S&P 500. Esa hard tech, es lo que mueve a los grandes proyectos tecnológicos y científicos globales.

Con este marco de referencia, en el mundo se empiezan a fortalecer ecosistemas basados en el emprendimiento científico-tecnológico. Sin embargo, algunos de ellos caen en dos errores: pretender convertir en emprendedor a quien creó un proyecto tecnológico o evaluar al equipo emprendedor desde una perspectiva de negocios.

OPINIÓN: Urge un rediseño en el financiamiento de la ciencia mexicana

Publicidad

En el primer caso se pierden recursos al forzar a que el biólogo o el físico se convierta en contador-abogado-vendedor-etc., con largas y costosas curvas de aprendizaje y la pérdida de oportunidades de innovación. En el segundo caso, se puede concluir erróneamente que si el médico o el biotecnólogo no tiene experiencia emprendiendo, entonces el proyecto no será exitoso.

Lo ideal para escalar estos emprendimientos es robustecer las fortalezas del científico, pero sumar a nuevos integrantes para cubrir los huecos en el equipo humano para no distraer al especialista; así por ejemplo, el biólogo sigue siendo biólogo pero para los demás temas de negocio se agregan cofundadores, empleados o consultores. Lo mismo aplica para procesos de evaluación en temas de financiamiento.

México y Latinoamérica cuentan con un excelente ecosistema para el emprendimiento tecnológico-científico, aunque aún es pequeño. El problema es que se carece de un verdadero ecosistema de capital de riesgo en donde los inversionistas piensen en el desarrollo del proyecto y valúen acorde.

OPINIÓN: Este año el Premio Nobel demostró ser más que ciencia

Publicidad

Aunque la región cuenta con investigación científica de calidad en materia de emprendimiento científico-tecnológico y con organizaciones grandes que comercializan productos tecnológicos, se ha convertido en una especie de fábrica de empresas que adaptan modelos de negocio o productos que, o han sido exitosos en otros mercados, o están relacionados a temas digitales o algoritmos sencillos. Ello se debe a la carencia de una infraestructura coordinada y colaborativa y de un sano ecosistema de financiamiento.

Esa infraestructura debe componerse de 3 distintos tipos de actores: negocio, tecnología e inversión. Negocio se refiere a incubadoras, aceleradoras, company builders, mentores y demás personas y organizaciones ocupadas en crear empresas. Tecnología significa todas aquellas instalaciones y especialistas que se encargan de madurar la tecnología y mejorarla. Finalmente, inversión se refiere a las plataformas, personas y fondos encargados de inyectar recursos para que dichas empresas generen tracción; es ahí donde hay mucho por hacer y ya se dan los primeros pasos.

Contar con un ecosistema con financiamiento para el emprendedor tecnológico que iguale los beneficios que se logran en otros países, permitiría retener talentos que, de otra forma emigran y el país pierde lo que puede –y de hecho generalmente lo es- un excelente emprendimiento tecnológico.

Google le tiende la mano a emprendedores de todo el mundo con este campamento
Publicidad

En este contexto y ante un escenario global y retador que demanda propiedad intelectual para resolver necesidades de mercado, y a partir de una oferta importante de invenciones que no cuentan con una ruta clara para llegar al mercado, surgió una plataforma que empieza a ser un puente efectivo entre los proyectos tecnológicos latinoamericanos y el ecosistemas asiático de financiamiento y de negocios.

Esta plataforma, identificada como HARD Tech Ventures (www.ht.ventures), que colabora con organizaciones como Red OTT México, Inadem, Conacyt, ADIAT, ANUIES, FCCyT, FUMEC, por mencionar algunas, logró reunir a cerca de 50 emprendedores, startups y scaleups de base científica-tecnológica para ser presentados ante más de 20 fondos de inversión asiáticos presentes en la reciente Semana Nacional del Emprendedor.

OPINIÓN: El atraso tecnológico en México, un lastre para su crecimiento

Publicidad

Por cuestión de tiempos no todos pudieron hacer la presentación de sus proyectos, y por ello ya se acordó una nueva ronda para el mes de noviembre, durante el Festival de Emprendimiento INC del Tecnológico de Monterrey; lo más probable es que antes de finalizar el año varios de los emprendedores viajen a Asia para presentar sus proyectos ante los corporativos de los fondos de inversión.

Estos fondos representan varios miles de millones de dólares que se buscan invertir en proyectos que estén en cualquier etapa de maduración tecnológica, desarrollados a partir de cualquier tecnología y que tengan aplicaciones para cualquier tipo de sector, industria o mercado.

Lee: AMLO sí convence al sector tecnológico

Entre dichos fondos figuran: Holley Group / Hofon Capital con capital de 56.5 millones de yuanes enfocados a alimentos saludables, ciencia y tecnología, y medicina; ICBC, División de Investment in Health Sciences, banco enfocado en innovación y transformación empresarial; Oriza Seed Fund Management con un capital de 51,400 millones de yuanes enfocado en ciencia y tecnología y Sage Microelectronique enfocada en semiconductores, almacenamiento digital y seguridad de datos, por citar sólo a algunos.

Publicidad

Es de esperar que el financiamiento de emprendimientos en ciencia y tecnología contribuya a fortalecer un nuevo paradigma sobre el que se fundamente el desarrollo de las próximas generaciones y se fortalezca la economía y la sociedad del conocimiento en México.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad