Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: Un escenario complejo que pone en jaque a la economía

Las tensiones comerciales y los niveles de endeudamiento podrían poner en peligro la economía mundial, opina Francisco Coll Morales.

Nota del editor: Francisco Coll Morales es Deputy CEO de HAC L&M School. Es economista y analista económico para el Foro Económico Mundial, Secretariado de Transparencia Internacional, Forbes, Huffpost, Economipedia, entre otros. Analista de Mercados en el NASDAQ en Nueva York. Top 10 Blogger mas influyentes en “Economía y Negocios” de España por el periódico 20Minutos. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) – Ante el complejo escenario político que se vive en, prácticamente, todo el mundo, las previsiones del organismo presidido por la Ex Ministra de Economía Francesa, el Fondo Monetario Internacional (FMI), sufren un reajuste que las vuelve a acercar a crecimientos más moderados. Pese a las optimistas previsiones que anunciaba la dirección del organismo a principios de año, la dificultad por alcanzar un acuerdo que devuelva la estabilidad al comercio mundial ha lastrado estas previsiones, llevándolas a un reajuste de 0.2% y disminuyendo el crecimiento del 3.9% al 3.7%.

OPINIÓN: ¿Se avecinan nuevas recesiones en la economía global?

La directora del organismo, Christine Lagarde, ya ha anunciado que esta rebaja en las previsiones no han sido más que el comienzo de una rebaja gradual, impulsada por las tensiones comerciales en el comercio global entre China y Estados Unidos, así como por el elevado nivel de endeudamiento que tienen los países. Además, las tensiones que hemos vivido en las últimos semanas entre Bruselas e Italia, así como la consecuente agitación en los mercados y Bolsas europeas, no han ayudado.

Y es que para el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, las tensiones con China siguen siendo un tema prioritario en la agenda de la Casa Blanca, pues para el magnate inmobiliario, el déficit comercial que posee Estados Unidos y que, como vimos en los últimos registros, sigue aumentando su negatividad, es un tema prioritario a solucionar para el mandatario. Como él mismo dijo en la reunión de la ONU, el punto de entendimiento entre China y Estados Unidos llegará cuando el organismo regulador del comercio internacional, la Organización Mundial del Comercio (OMC), acabe con la supremacía de China en los mercados internacionales.

Cabe destacar la gran apuesta que ha realizado el gigante asiático por hacerse con el liderazgo de este comercio global, pues en los últimos años hemos visto una fuerte apuesta del país por los mercados internacionales, así como por la apertura comercial a nuevos mercados; tal vez la capacidad del país al vislumbrar el poder del comercio internacional en el crecimiento de la economía global sea la explicación, pero para el presidente estadounidense, su liderazgo viene dado por ayudas, nada leales, del organismo regulador hacia el país asiático.

Publicidad

Lee: ¿Se gesta una nueva crisis global?

Estas declaraciones impactaron con fuerza en el FMI, pues para Lagarde, así como para los analistas del mismo organismo, el crecimiento de la economía global para los próximos años iba a ir muy ligado y sustentado por el crecimiento del comercio internacional, el cual estaba siendo amenazado por Trump y su ejecutiva, que amenazaba con abandonar la OMC si no se ponía remedio a sus condiciones con China. Más grave aún las declaraciones que hizo posteriormente, donde amenazaba al mundo, nuevamente, con la guerra comercial.

Unas declaraciones que ponen los pelos de punta, pues estamos hablando de la potencia económica más fuerte del mundo y de una guerra comercial a vistas de un nueva recesión que amenaza a la vuelta de la esquina. Si se diera un contexto de guerra comercial, esta recesión podría suponer un gran lastre para la economía global, pues uno de los mayores motores de crecimiento de la economía se está viendo frenado por motivos sensacionalistas.

Esto ha dado mucho de qué hablar en los mercados, que llevan sufriendo la incertidumbre del comercio entre China y Estados Unidos bastantes meses. En el caso de Wall Street, pese a que vemos cómo la economía de los Estados Unidos no deja de romper récords históricos, como lo es la cifra de desempleo del 3.7%, así como su crecimiento del PIB del 4.2%, los mercados estadounidenses están sufriendo elevados índices de volatilidad que comienzan a preocupar a los inversores. Estamos ante unos mercados implacables, pues en los últimos años hemos visto una revalorización del 300%, pero que, debido a la incertidumbre, han incrementado sus índices de volatilidad, llegando a superar el 30% en cinco sesiones.

Lee: Tres efectos en México de la guerra arancelaria entre China y EU

A todos estos shocks que está recibiendo la economía, debemos añadirle los déficits que están sufriendo estos países a nivel de deuda y que, como indica el FMI, representan un gran riesgo para las economías ante la ralentización de la economía y futuras recesiones. Actualmente, los niveles de endeudamiento global ya superan el 300% en materia de PIB mundial, es decir, el endeudamiento global triplica la producción mundial. Una deuda global que ya se sitúa en los 182 billones de dólares (157 billones de euros) y que no cesa de crecer, llegando a incrementarse un 60% en 10 años.

Para el FMI, esta deuda puede representar otro de los grandes problemas a los que se deba enfrentar la economía en los próximos años, y no se equivoca, ya que estos elevados niveles de endeudamiento podrían provocar grandes problemas de refinanciación en los países, así como la incapacidad de aplicar estímulos monetarios incrementando nuevamente la deuda en caso de futuras recesiones, dejándolos completamente inmunes y vulnerables ante futuros shocks económicos.

OPINIÓN: China y EU, líderes en crecimiento y en deuda

Por esto, el organismo, así como los analistas, siendo mi caso, advierten y, a su vez, animan a que los países aprovechen la situación de expansión económica que están experimentando para realizar nuevos reajustes de deuda que limiten los riesgos de estas economías ante futuras recesiones económicas. Además, esta fase de expansión económica debería tratar de hacerla lo más longeva posible, por lo que devolver la estabilidad al comercio global podría extender el plazo de expansión económica y posponer, en la medida de lo posible, la nueva recesión económica que se pronostica para el 2020.

De no ser así, de continuar en una firme postura de guerra comercial, la economía podría verse lastrada de una forma muy severa, adelantando el inicio de una recesión a la que los países no están preparados para afrontar. Una nueva recesión que dejaría a la economía global, una vez más, contra las cuerdas, impasible ante una nueva depresión que frustraría todo el trabajo realizado hasta el día de hoy. Por ello debemos eliminar esas tensiones y relajar estos déficits de deuda, ya que como he dicho, serán los mejores planes de contingencia ante nuevas depresiones.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad