Publicidad
Publicidad

OPINIÓN: Los grandes riesgos que enfrenta la economía global

Los altos niveles de deuda y las numerosas tensiones políticas y comerciales entre los países podrían mermar el crecimiento económico, comenta Francisco Coll.

Nota del editor: Francisco Coll Morales es Director de Desarrollo Global y Alianzas Estratégicas de HAC L&M School. Economista y Analista económico para el Foro Económico Mundial, Forbes, Huffpost, Economipedia, entre otros. Analista de Mercados en el NASDAQ en Nueva York. Top 10 Blogger mas influyentes en “Economía y Negocios” de España por el periódico 20Minutos. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(Expansión) - El complejo escenario político y económico que presenta el mundo actualmente ha puesto en jaque a la economía y su crecimiento. Pese a las perspectivas optimistas de muchos países todavía existen una serie de riesgos que -de no corregirse- podrían lastrar los avances logrados.

Si observamos la situación económica de algunos países podemos ver casos muy remarcados, como el de Estados Unidos, que avanza a un ritmosde crecimiento superior al 4% y cuenta con cifras de desempleo nunca vistas. Otros casos menos comentados -pero sí muy optimistas- son los de la mayoría de países de la zona euro, con ritmos de crecimiento superiores al 2% y tasas de desempleo moderadas; mientras que la previsión de crecimiento de la economía global pronosticada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), de 3.9%, relaja a los inversionistas.

Sin embargo, los altos riesgos a los que se enfrenta la economía actualmente hacen que estos avances se ensombrezcan. Como bien indican los analistas, los altos niveles de deuda y las numerosas tensiones políticas y comerciales entre los países podrían mermar el crecimiento económico; de hecho, ya han influido en las perspectivas, que han sufrido reajustes a la baja del 0.2% y que, de seguir impasibles ante los riesgos presentes, continuarían en decremento.

Publicidad

Lee: Los 5 sustos que aterraron al peso en octubre

Uno de los grandes riesgos a los que se enfrenta la economía está relacionado con las tensiones comerciales entre países. De acuerdo con el FMI, las previsiones de crecimiento económico en el mundo se situaban en 3.9% para los próximos años; sin embargo, este crecimiento iría de la mano con el avance del comercio internacional y los grados de apertura de los mismo al comercio global. China, por ejemplo, mantiene una fuerte apuesta por el comercio global que lo ha llevado a liderar el crecimiento en este ámbito con ritmo superior al 6%.

Vivimos en un mundo cada vez más globalizado, uno donde las barreras comerciales entre los países solo suponen una restricción al crecimiento económico. Las naciones que han presentado mayor crecimientos a lo largo de la historia son aquellas que más se han abierto al comercio mundial, como es el caso de China. Por ello las posturas proteccionistas de Estados Unidos hacia los chinos suponen un gran riesgo para el crecimiento de la economía global.

Por otro lado, los elevados niveles de deuda es otro de los grandes riesgos a los que se enfrenta la economía actual. Con un 318% sobre el PIB mundial, la deuda global ya supera por tres la producción mundial; además, la poca actividad de los países por buscar planes de contingencia sobre políticas monetarias que disminuyan esta deuda ya empieza a preocuparnos, pues esta no deja de incrementarse.

Publicidad

OPINIÓN: El camino hacia la competitividad en AL

No debemos dejar de lado el elevado agujero de deuda global, pues no veíamos unos ritmos de crecimiento semejantes desde la Segunda Guerra Mundial. Lo anterior nos advierte sobre una falta de responsabilidad presupuestaria que desemboca en grandes problemas de refinanciación y elevada vulnerabilidad ante posibles shocks económicos y nuevas recesiones.

La retirada de estímulos y el elevado nivel de deuda podría provocar que los países tengan serias dificultades para volver a reactivar la economía y aplicar nuevas medidas ante nuevas recesiones. Por eso resulta importante tratar de disminuir la deuda y aprovechar esta expansión económica en la preparación de ajustes más ambiciosos que lo logren.

No debemos seguir pensando que estos riesgos se reducirán sin la intervención de los países y sin la aplicación de nuevas políticas que aboguen por una mayor responsabilidad del crecimiento económico, menos aún en la situación que se nos presenta. Debemos tratar de prolongar los momentos de expansión económica limitando el impacto de futuras recesiones.

Publicidad

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad