Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: ¿Tratará Trump a Ivanka como lo hizo con Clinton?

Si no le explicaron las reglas adecuadamente a su hija, no debería haber estado tratando asuntos gubernamentales en nombre de su papá, opina Jill Filipovic.

Nota del editor: Jill Filipovic es periodista y trabaja en Nueva York y en Nairobi. Es autora del libro The H-Spot: The Feminist Pursuit of Happiness. Síguela en Twitter . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(CNN) — Cuando Donald Trump contendía con Hillary Clinton por la presidencia de Estados Unidos, el mayor escándalo de la campaña de Clinton fue sobre sus correos electrónicos, específicamente que Clinton había usado el servidor de su cuenta privada de correo y no su cuenta de correo gubernamental para enviar y recibir correos (incluso algunos que contenían información confidencial) mientras trabajó en el Departamento de Estado.

El hoy presidente y su partido transformaron un "descuido" ( según el FBI ) en un escándalo exagerado. El FBI investigó dos veces a Clinton y las dos veces determinó que no había habido cometido ningún delito, aunque el exdirector de la agencia, James Comey, le dio un sermón muy serio. También le dijo a un panel de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes que la investigación de la agencia no pudo establecer que ella "hubiera actuado con el dolo necesario" (aunque la decisión de publicar la investigación del FBI pudo haberle costado las elecciones a Clinton).

Lee: Ivanka Trump utilizó su mail personal para asuntos oficiales

Sin embargo, Donald Trump dijo que creía que el que Clinton hubiera usado su correo personal para asuntos oficiales era una violación tan importante que una de las consignas medulares de su campaña estridente e incansable fue "enciérrenla".

¿Va a hacer lo mismo con Ivanka?

Publicidad

Resulta que la hija del presidente de Estados Unidos, quien también es su asesora, ha estado usando su correo electrónico personal para asuntos oficiales.

Ups.

OPINIÓN: Ivanka Trump tiene mucho que aprender

Ivanka Trump alegó desconocimiento y dijo que no conocía las reglas sobre el uso de correos electrónicos personales, historia un poco difícil de creer dado que durante la campaña, su padre al parecer se consideraba experto en el mismísimo tema del uso de cuentas personales de correo en la Casa Blanca. (El abogado de Ivanka también niega que su clienta haya enviado o recibido material confidencial en su cuenta privada de correo).

Este es otro ejemplo de la preocupante adicción de Trump al nepotismo. Si no le explicaron las reglas adecuadamente a su hija, no debería haber estado tratando asuntos gubernamentales en nombre de su papá.

Un portavoz de la Casa Blanca trató de centrarse en los detalles y afirmó que Ivanka Trump no había usado un servidor personal alojado en su casa o en la empresa de Trump, como si con eso sus correos electrónicos fueran más seguros, no menos.

Además, sus justificaciones fueron casi idénticas a las de Clinton : dijo que había usado la cuenta "casi siempre para logística y programación relacionada con su familia", que los correos electrónicos relacionados con su trabajo con otros funcionarios estaban capturados en las cuentas oficiales de dichos funcionarios, y que después del hecho trabajó con un abogado para revisar los correos electrónicos y había enviado los correos relevantes a los archivos oficiales.

OPINIÓN: El atronador silencio de Ivanka Trump

Cuando Clinton dijo eso, no bastó. Pero al parecer, las reglas son diferentes para los Trump.

A esta Casa Blanca la ha caracterizado un grado de escándalo e hipocresía nunca antes visto en la política estadounidense. Las mentiras y el abuso de confianza han estado tan presentes que las historias al respecto apenas si duran en los titulares. Simplemente son demasiadas, demasiado frecuentes y nos estamos acostumbrando peligrosamente a ellas.

Trump sigue sacando provecho de su empresa , que trata con los mismos líderes que quieren que las leyes estadounidenses los favorezcan; esos mismos líderes se quedan en los hoteles de Trump cuando van a Estados Unidos. Es tan descaradamente antiético, tal sacado del repertorio de tretas del autoritario corrupto, que sería risible, si no fuera porque está desmantelando día a día las normas democráticas de Estados Unidos.

Y de tal palo, tal astilla. La hija del presidente también combinó negocios con política y usó su posición imprecisa en la Casa Blanca para darle prestigio a su negocio. Aunque en julio anunció que cerraría la empresa que llevaba su nombre, ya había pasado varios meses usando sus prendas (y promoviéndolas) y usando su posición como estrategia de mercadotecnia.

OPINIÓN: Todas las mujeres del presidente Trump son cómplices

Ahora, dice que entregó los correos electrónicos relacionados con el gobierno a los archivos pertinentes. Pero los correos que están bajo escrutinio son del mismo periodo en el que Ivanka Trump seguía beneficiándose de su línea de ropa y calzado .

Cuando su familia entera usa su situación política tan astutamente para obtener beneficios económicos y luego afirma que el negocio es aparte, ¿creemos que separó lo político de lo personal? ¿Siguiera es posible dirigir un negocio, sin influencias políticas, cuando trabajas en la Casa Blanca y cuando tu trabajo es tu marca profesional?

Si esta Casa Blanca tuviera algún sentido de responsabilidad ética, de justicia fundamental e incluso consciencia de sí, accedería (o exigiría) a una investigación del FBI para demostrar que su supuesto compromiso con el Estado de derecho no es nada más un arma que usa contra aquellos a quienes percibe como oponentes.

Pero claro, eso es exactamente de lo que se trataba la cruzada contra "Hillary la deshonesta": ejercer presión sobre un oponente odiado. En ese entonces, no había nada genuino en ello; era simplemente un ataque más de un aspirante a dictador contra un adversario. Nada deja esto más claro que la reacción a que Ivanka Trump usara su correo electrónico personal.

OPINIÓN: ¿Por qué Ivanka Trump representa a Estados Unidos en las cumbres internacionales?

También hay que tomar en cuenta que el Congreso republicano le abrió una investigación tras otra a Clinton: sobre sus correos, sobre Bengasi, etc., etc. Esos mismos legisladores republicanos deberían estar haciendo una de dos cosas: aplicarle el mismo estándar a la familia Trump y exigir una investigación del FBI, o disculparse de viva voz, reconociendo que actuaron por el puro interés cobarde de socavar a un oponente en vez de por el deseo de hacer cumplir la ley.

No harán nada de eso: la decencia y la honestidad huyeron del Partido Republicano hace mucho.

Los demócratas, que hoy tienen una mayoría en el Congreso, no deberían rebajarse a la altura del Partido Republicano y enzarzarse en una guerra política mezquina. Deberían implementar su agenda, que se centra en ayudar a la gente de verdad y no en nada más asegurar su poder y tratar de destruir a sus enemigos a toda costa.

Pero lo que sí deberían hacer con su poder recién adquirido, si es que quieren ser guardianes responsables del Estado de derecho, es hacer rendir cuentas a Trump y a su familia tramposa. Eso empieza con el presidente Trump… y con Ivanka la deshonesta.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad