Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

CEO, los pasos de un líder Desktop

OPINIÓN: La responsabilidad de los mandos intermedios ante las crisis

La acertada conjugación del binomio competencia-virtud es el mejor camino para optimizar la toma de decisiones tácticas y su instrumentación operativa, apunta Jaime López Aguilar.

Nota del editor: Jaime López Aguilar es director de Formación del Centro de Formación y Perfeccionamiento Directivo ICAMI. Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

(Expansión) – En los últimos días a los mexicanos nos ha tocado enfrentar situaciones inéditas que no se habían presentado desde la segunda mitad del siglo XX. El desabasto de combustible en varios Estados de la República y la Ciudad de México ha propiciado la presencia de muy diversos fenómenos, que van desde los claramente observables como las largas filas de vehículos y personas en las gasolineras, hasta los que apenas son perceptibles e incluso muy complejos de medir como el impacto en la productividad de empleados y trabajadores de las diversas empresas.

Lee: Cómo crear una cultura empresarial que funcione

Este impacto consecuencia de la incertidumbre, que se incrementa de manera exponencial con el incesante flujo de información, tanto en los medios tradicionales de comunicación masiva como en las redes sociales, provoca la necesidad de conservar el nivel de productividad de todas las organizaciones productoras de bienes o prestadoras de servicios, en un entorno de condiciones desfavorables o en su caso de crisis, ya sea este real o generado por falsas percepciones, fake news o rumores.

El tema por sí mismo resulta muy complejo, pero en mayor o menor medida se convierte en responsabilidad de los mandos intermedios de la empresa, dado que la Alta Dirección tiene como tarea inmediata decidir si las condiciones del entorno modifican o no la estrategia general de la organización, en tanto que los Gerentes deberán construir con el personal operativo un ambiente tal que permita la rápida implementación de las acciones definidas por los Directivos.

Llevar a cabo lo anterior de manera exitosa demanda que los mandos intermedios posean una gran capacidad de análisis de la información, para discernir y determinar cuáles son los hechos y las condiciones reales que se presentan en el entorno. Para ello se requiere de firmeza de criterio sustentada en la objetividad, pero no ajena a la flexibilidad que permita considerar y entender diferentes puntos de vista.

Publicidad

Lee: Lo que los jefes adictos al trabajo quieren que sepas

A partir de este análisis, se deberá sintetizar la información obtenida para identificar qué problemas están siendo provocados por la crisis en el interior de la empresa. La validez de este ejercicio es verificable en función de una clara relación causa-efecto entre los hechos y los problemas.

La siguiente etapa del proceso exige al Gerente el dominio de las competencias de Creatividad e Innovación dado que tiene que construir alternativas de respuesta para atender la situación crítica, que sean congruentes y consistentes con los lineamientos de actuación definidos por la Alta Dirección, pero además, factibles de implementar en el ámbito operativo.

Estas competencias adquieren singular importancia para la empresa, no solo en la construcción de respuestas a la problemática, sino también porque permiten, e incluso propician, la conceptualización de escenarios posibles de enfrentar al implementar tales acciones, lo que brinda la oportunidad de pronosticar las ventajas y desventajas de cada acción, pero sobre todo se pueden considerar fórmulas para minimizar los riesgos inherentes.

En este nivel del proceso ya se observa con claridad que la posición de Mando Intermedio no demanda únicamente el dominio de competencias como la capacidad de análisis, de síntesis, la creatividad y la innovación, sino que también se requiere del ejercicio y vivencia de algunas virtudes, específicamente la veracidad, la prudencia y la laboriosidad; el binomio competencia-virtud se verá acentuado en la siguiente etapa.

Lee: Estrategias para crear una cultura diversa e incluyente en tu empresa

Finalmente, habrá que transitar del trabajo teórico-intelectual a la acción de implementación de la respuesta seleccionada como la de mayor viabilidad y máximo beneficio para la empresa, lo que implica transformar las ideas en una realidad tangible para la organización, mediante la colaboración y pleno convencimiento de quienes ejecutan las tareas operativas. Esta es quizás la parte más compleja y difícil de la labor de un mando intermedio.

Para lograr el objetivo de preservar la productividad o en su caso incrementarla frente una situación de crisis, es imprescindible hacer acopio de las competencias gerenciales de liderazgo, trabajo en equipo, comunicación y conocimiento de la empresa, por mencionar solo algunas; pero a su vez tienen que estar complementadas con una actitud personal, producto de vivir de manera cotidiana la prudencia, la veracidad, la generosidad, la humildad y la magnanimidad, en el desempeño de la labor como mando intermedio.

La acertada conjugación del binomio competencia-virtud es el mejor camino para optimizar la toma de decisiones tácticas y su instrumentación operativa, lo que significa saber qué hacer en el aquí y en el ahora.

Ante los recientes sucesos, es importante para la Alta Dirección empresarial reflexionar acerca de la preparación de sus Gerentes para sostener los niveles de productividad en entornos de incertidumbre o de crisis, y tomar las medidas preventivas que correspondan.

OPINIÓN: Mandos intermedios, el segmento que penetra en toda una empresa

La realidad que se vive en la actualidad, con independencia del origen de los fenómenos específicos, se caracteriza por la incertidumbre derivada del cambio constante en las condiciones de los diferentes ámbitos de la existencia humana. Como muestra de ello basta observar lo que sucede en el campo de la tecnología y las manifestaciones políticas y sociales que han surgido en los últimos años a nivel global.

Por tal motivo, no prepararse -la alta dirección- y no preparar a los mandos intermedios para enfrentar escenarios de crisis, ya no es opción para las empresas que aspiran a permanecer en el mercado. Las señales son claras y no hay vuelta atrás, es el momento de maximizar los resultados mediante mejores personas.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad