Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: Los ataques de Trump contra el 'Saturday Night Live' cruzaron la raya

¿Podría Trump estar sentando las bases para declarar otra emergencia nacional para silenciar al programa?, comenta Dean Obeidallah.

Nota del editor: Dean Obeidallah es presentador del programa "The Dean Obeidallah Show" de SiriusXM Radio y columnista de The Daily Beast. Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) - El viernes 15 de febrero el presidente de Estados Unidos Donald Trump declaró una emergencia nacional porque, según dijo, hay una "crisis en nuestra frontera" a causa de "una invasión de nuestro país con drogas, con traficantes de personas, con todo tipo de delincuentes y pandillas". Con tal catástrofe cayéndonos uno esperaría que Trump se hubiera enfocado exclusivamente en esa amenaza en los días que siguieron.

Pero este fin de semana, encontró tiempo para ver el programa Saturday Night Live de NBC, y luego se lanzó a Twitter no para criticarlo, sugerir que debe haber "represalias" y que el programa de comedia debería ser investigado. Fue la última escalada en su guerra contra la libertad de expresión.

Primero tuiteó la mañana del domingo: "¡No hay nada gracioso sobre el repetido Saturday Night Live en la cadena de noticias falsas NBC! La pregunta es ¿cómo las cadenas se salen con la suya con estos ataques a los republicanos sin represalias? ¿Cómo lo hacen muchos otros programas? Muy injusto y debe revisarse. ¡Esta es la verdadera colusión!".

OPINIÓN: Trump y sus mensajes sobre el socialismo

Publicidad

Cuatro minutos después, tuiteó en mayúsculas, dejándonos saber que al parecer ahora el icónico programa de comedia es parte de aquellos que amenazan a nuestra nación: "¡LOS MEDIOS AMAÑADOS Y CORRUPTOS SON EL ENEMIGO DEL PUEBLO!".

¿Podría Trump estar sentando las bases para declarar otra emergencia nacional para silenciar a Saturday Night Live? Aparte de lo absurdo de la idea también viola el derecho de la Primera Enmienda a la libertad de expresión, como lo señaló rápidamente la American Civil Liberties Union.

Pero antes de descartar la idea por completo, tengamos en cuenta dos cosas. Primero, una encuesta de Ipsos en agosto pasado reveló que el 44% de los republicanos cree que Trump debería poder cerrar medios informativos por "mal comportamiento". ¿Dudamos que si Trump pidiera que los programas de comedia fueran más "justos y equilibrados" en sus críticas a los republicanos, su base no lo apoyaría? Incluso veríamos que la mayoría de los seguidores de Trump apoyaría la censura a SNL, en especial porque desde hace tiempo que la derecha percibe a Hollywood y a la industria del entretenimiento como anti republicanos. (Por supuesto, Trump y su base nunca apoyarían forzar a Fox News a ser verdaderamente "justa y equilibrada").

OPINIÓN: Trump tiene que pensar antes de hablar

Y, en segundo lugar, esta no sería la primera vez que un presidente del Partido Republicano usa sus poderes para silenciar la crítica cómica. En 1969, el programa de comedia de tendencia liberal The Smothers Brothers Comedy Hour se burló del entonces presidente Richard Nixon hasta el punto en que el dúo de comediantes figuró en la "lista de enemigos" del presidente. Este usó a sus aliados en las filas directivas de la cadena CBS, incluido el jefe de programación, Robert D. Wood, para cancelar el programa.

Entonces, ¿qué fue lo que pasó el sábado en SNL que molestó tanto a Trump? Tal vez fue porque el programa abrió con la declaración de emergencia de Trump, burlándose abiertamente de ella. Alec Baldwin, interpretando a Trump, dijo: "Estoy aquí para declarar una emergencia nacional muy urgente e importante. Es una grande, así que no quiero perder el tiempo. Por eso primero quiero presumir un poco, ¿de acuerdo?" El diálogo refleja lo que vimos durante la conferencia de prensa del viernes cuando Trump comenzó el encuentro presumiendo sobre el excelente trabajo que ha hecho en materia de comercio y economía antes de llegar a la supuesta emergencia.

Y luego Baldwin cerró con una frase que pudo haber irritado al irritable Trump, porque se parecía mucho a su propia vida: "En conclusión, esto es una emergencia total, un incendio de cinco alarmas, lo que significa que tengo que ir a Mar-a-Lago y jugar golf". Trump estuvo, efectivamente, en Mar-A-Lago el fin de semana.

Lee: Alec Baldwin teme por su seguridad tras tuit de Donald Trump

Mi esperanza es que los miembros de los medios que entrevisten a los republicanos del Congreso en los próximos días les pregunten a bocajarro si apoyarían la "represalia" de Trump y las posibles investigaciones sobre cómo SNL y otros programas de comedia crean sus espectáculos. Es importante que los republicanos dejen en claro que la guerra de Trump contra la libertad de expresión está mal.

Pero apuesto a que muchos republicanos evitarán el tema, respondiendo "sin comentarios" o diciendo que Hollywood siempre ha sido parcial e injusto con la derecha. En cualquier caso, alentarán los ataques de Trump contra los medios de comunicación en general.

Trabajé en el equipo de producción de Saturday Night Live durante ocho temporadas, en una época en que el programa parodiaba a Bill Clinton y George W. Bush. Pero nunca ninguno de los dos se quejó públicamente de que la comedia fuera injusta. Entendían que la comedia política es parte de esta nación, incluso cuando eran el blanco de las bromas.

Aunque Trump solo se limite a usar Twitter para atacar a SNL por sus bromas sobre él, estos ataques aún deben ser denunciados. ¿Por qué? Porque no solo están mal, son anti-estadounidenses.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad