Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

OPINIÓN: Liderazgo femenino, decisión de negocios

Un elemento clave para la competitividad de México es atender el rezago que existe en participación femenina, en puestos de liderazgo y en carreras mejor remuneradas, comenta Ana López Mestre.
liderazgo
En muchas organizaciones, una serie de prejuicios y falta de flexibilidad y apertura, hacen más difícil un buen balance -vida trabajo- para que las mujeres puedan crecer profesionalmente.

Nota del editor: Ana López Mestre es vicepresidenta y directora general de la American Chamber/ México. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

(Expansión) - Promover proactivamente la participación femenina en espacios laborales, es una decisión estratégica que genera valor para negocios. Está comprobado que las empresas que favorecen la diversidad y la inclusión, y que tienen más mujeres en puestos de liderazgo, tienen mejores rendimientos y son más competitivas.

Si bien en 95 de 144 países hay más mujeres graduadas que hombres (ManpowerGroup), persisten barreras para el ascenso de las mujeres dentro de las organizaciones. En México, solamente 7% de los directivos son mujeres, y la participación de la mujer en los consejos directivos de asociaciones es muy bajo (Women Corporate Directors 2018).

Vivimos, además, cambios cada vez más veloces: se estima que la digitalización y la automatización reemplazarán, para 2020, 5% del total de los empleos del planeta y 45% de las actividades en los trabajos (McKinsey). Para poder adaptarnos y aprovechar nuevas oportunidades, necesitamos invertir en un mayor desarrollo profesional, particularmente de las nuevas habilidades que requiere el mercado.

OPINIÓN: Liderazgo femenino, impulsor de reputación organizacional

Principalmente, ha aumentado la demanda de profesionales en el campo de la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, es decir, educación en STEM.

Publicidad

En México, 8 de los 10 empleos mejor pagados son carreras STEM. Paradójicamente, el 50% de los egresados universitarios pertenecen a únicamente 9 carreras, de las cuales únicamente ingeniería industrial es STEM (IMCO); y sólo el 8% de las mujeres eligen carreras STEM, comparado con un 27% de los hombres (OCDE).

Estos rezagos son un fenómeno mundial que es urgente atender con una visión integral. Los datos muestran que a las niñas les gustan las matemáticas, e incluso superan a los hombres, sin embargo, conforme crecen pierden interés en esta disciplina por estereotipos o creencias. En muchas organizaciones, una serie de prejuicios y falta de flexibilidad y apertura, hacen más difícil un buen balance -vida trabajo- para que las mujeres puedan crecer profesionalmente, sin que ello implique sacrificar su bienestar familiar.

OPINIÓN: Liderazgo femenino para cambiar al mundo

Mientras las mujeres se encuentran subrepresentadas en las industrias en las que se espera mayor crecimiento del empleo, están sobre representadas en puestos de administración y oficina, los más vulnerables a ser sustituidos por la digitalización, la automatización y la robótica.

ManpowerGroup estima que, si la tendencia continúa, las mujeres podrían enfrentar la pérdida de 3 millones de empleos y solo medio millón de ganancias, es decir, más de cinco empleos perdidos por cada empleo ganado (Learnability Quotient).

En AmCham trabajamos para promover el crecimiento de los negocios, el empleo formal, la innovación, la inclusión, la diversidad y el desarrollo de talento, como detonadores de oportunidades de desarrollo y bienestar.

Lee: Países desarrollados sumarían 2 bdd a su economía si eliminaran brecha salarial

Sabemos que, para lograrlo, es fundamental (i) la equidad de género y desarrollo de habilidades de liderazgo para el talento femenino en nuestras empresas; y (ii) promover el sistema STEM y la vinculación entre los centros educativos y las necesidades del mercado laboral.

Queremos ver a más mujeres preparándose, tomando decisiones, involucrándose, creciendo, abriendo espacios y generando talento. Para hacerlo ofrecemos el programa de mentoría Executive Women Development Program (EWDP), esfuerzo de nuestro Comité de Diversidad e Inclusión, que hace unos días concluyó su tercera edición con 26 mentees y mentores de nuestras empresas socias.

En este intercambio de conocimiento y experiencias, todos crecemos. Quienes participamos, lo hacemos convencidos del valor de contribuir al ascenso de más mujeres con alto potencial; así como de sensibilizar, a todos los niveles de la empresa, la importancia de ser más inclusivas y creativas para desarrollar y aprovechar el talento femenino, en favor de la competitividad, el crecimiento y el valor de sus negocios.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad