Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Uruguay, geografía y parentesco

El intelectual argentino Ezequiel Martínez decía que desde su independencia Uruguay ha sido el único país que ha tenido conciencia de la libertad política, dice Alfredo Kramarz.
mar 03 diciembre 2019 09:57 AM
uruguay-elecciones.JPG
El uruguayo es un pueblo que aceptaría de buen grado la incorporación al nuevo Ejecutivo de perfiles técnicos ligados al anterior gobierno, dice Alfredo Kramarz.

(Expansión) - Uruguay desdramatiza la alternancia en el poder y asume lo que anticipaban las encuestas: El relevo conservador de la izquierda institucional. La estrecha ventaja del partido Blanco (derecha tradicional) sobre el Frente Amplio (fuerza de carácter progresista) retrasó el reconocimiento de la derrota cuatro días, sin embargo, no fue necesario esperar a que la Corte Electoral anunciase los datos finales del escrutinio .

Algunos consideraron que era una demora excesiva dada la estadística de la votación y divulgaron que el presidente Tabaré Vázquez felicitó con antelación al ganador.

Publicidad

La perspectiva externa -en un continente acostumbrado a invocar los maleficios del fraude cuando los resultados no son los esperados- conduce a ver el tránsito del oficialismo a la oposición con talante positivo y a indagar, más bien, en las benditas anomalías de la Banda Oriental. Atender a las determinaciones geográficas o la transmisión de militancias por parentesco quizá ayude a sobreponerse al sentimiento de extrañeza.

Ezequiel Martínez Estrada -ilustre intelectual argentino y universal- pensó las diferencias entre los países de América Latina a partir de consideraciones que denominó antropogeográficas: Entendía que las cepas de la barbarie y de la civilización tenían como substrato la relación del ser humano con el paisaje. Estrada alejó los estudios regionales del lirismo y abrió horizontes prosaicos al tratar la influencia del relieve en lo psíquico, las materias primas en los sistemas de explotación o las condiciones meteorológicas en la vida social. Es destacable que al referirse a Uruguay su análisis adquiriese tono de admiración: “ha sido desde su independencia (1830) el único país de América que ha tenido conciencia de la libertad política”. Publicó su reflexión 11 años antes del golpe militar de 1973, pero tuvo razón al pensar que el trasfondo republicano-democrático del Uruguay siempre resistiría, aunque pagase por ello un alto precio.

La penillanura uruguaya explica múltiples cuestiones que van desde el desarrollo de la industria agropecuaria a los motivos tácticos que obligaron a su guerrilla de origen cañero a hacerse urbana. También tuvo traducción geopolítica directa: Uruguay como planicie organizada disuadía las ensoñaciones imperiales de porteños y brasileños (carta de estabilidad/neutralidad que supo jugar en la etapa contemporánea dentro de las estructuras de Mercosur). Para su invención como estado resultó determinante la diplomacia inglesa y el mejor narrador de esa historia conservada en los archivos del Foreign Office fue Luis Alberto de Herrera; sostuvo que el nacimiento de Uruguay respondía más al talento de Lord Ponsonby que al ejemplo del libertador Artigas.

Herrera acusado de nazi por sus adversarios desafió los límites de la comunidad imaginada y fue el teórico-caudillista más relevante del partido Blanco en la primera mitad del siglo XX. Jorge Abelardo Ramos -desde las antípodas ideológicas- recuerda que Herrera escribió la apología más asombrosa del Imperio Británico fuera de Inglaterra y que tomó decisiones arriesgadas: se opuso a la instalación de bases militares extranjeras en el Río de la Plata, se negó a enviar tropas a la guerra de Corea como le exigían los Estados Unidos y fue el único amigo declarado de Perón en el Uruguay liberal. Herrera tuvo un nieto que llegó a ser presidente y ahora su bisnieto, Luis Alberto Lacalle Pou, será el próximo presidente de la República.

Lee: "No necesariamente los cambios son progreso", dice José Mujica

Rastrear el árbol genealógico del poder permite dar cuenta de las herencias programáticas, evidencia discontinuidades generacionales y sitúa linajes de autoridad/legitimidad. La antropología del parentesco aplicada a la clase política fascina tanto a derecha como a izquierda (pienso en apellidos como Sendic, Arismendi o Michelini) e incorpora una doble dimensión edípica: Da sentido a la muerte del padre -metafórica o real- mientras resuelve en retrospectiva los enigmas de la historia. La desaparición familiar de la primera línea de acción tiene distintas causas que pueden ir desde la jubilación en las familias “patricias” a la voluntad de ocupar el espacio dejado por una ausencia forzada. Tomar el testigo favorece la percepción de formalidad en la nostalgia uruguaya y que las subjetividades nacidas de su ejercicio no dinamiten el proyecto compartido de nación.

Publicidad

Las claves biográficas y las descripciones paisajísticas son brújulas que ayudan a reorientarse por su orografía física-discursiva, pero son insuficientes. Cabe añadir que Uruguay es un país gozosamente atravesado por procesos de transculturación, marcado por el peso demográfico de la capital y que desvela gracias a su literatura las intimidades del hombre con el poder. Es un pueblo que valora la transversalidad y que aceptaría de buen grado la incorporación al nuevo Ejecutivo de perfiles técnicos ligados al anterior gobierno o que carteras como exteriores lleguen a manos “coloradas” -el partido Colorado ocupa el centro derecha del tablero político.

Nadie niega el tenor de los cambios que se avecinan en la esfera internacional (inclinar Mercosur hacia Brasil, apoyo a los planteamientos de la OEA, estrechar vínculos con la Alianza Pacífico y aproximación al llamado Grupo de Lima), pero tampoco debe menospreciarse la complejidad que entraña la administración leal del patrimonio de los difuntos y la mentalidad invicta de la meseta.

Nota del editor: Alfredo Kramarz es Doctor en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid. Es experto en Política y Relaciones Internacionales. Las opiniones expresadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad