Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Las sanciones económicas alejan a EU de ser la superpotencia que algún día fue

Mientras más países “rebeldes” sean sancionados, menor será el apetito por dólares y mayor el deseo de comerciar con monedas nacionales, opina Iván Franco.
jue 09 enero 2020 10:16 AM

(Expansión) – Si escucharon el discurso de Donald Trump ayer donde habló sobre el conflicto con Irán, habrán notado a un presidente ofuscado, nervioso e hiperventilando.

¿Por qué? El asunto de Irán se le estaba saliendo de las manos. Antes de belicoso, Trump es un negociador. Así lo dijo en un video que circula en la red previo a ganar la presidencia. Al que menos le conviene un conflicto armado en este momento es a Estados Unidos.

Publicidad

La probabilidad de ocurrencia de una guerra mundial es sumamente baja porque en este escenario todos pierden, o, mejor dicho, los que sobrevivan.

Según algunas fuentes, la respuesta de Irán en la que atacó bases militares de Estados Unidos en Irak fue cuidadosamente planificada. Al parecer, Irán dio el pitazo a su enemigo con antelación para que se preparara y no hubiera víctimas mortales, evitando que el conflicto escalara hacia una verdadera guerra regional.

Gracias a la estrategia iraní se enfrió la disputa y por ello se minimiza la posibilidad de una guerra regional. No obstante, esto no significa que la tensión terminó.

En materia militar, Irán tiene todas las de perder contra Estados Unidos. Sin embargo, desde un punto de vista político, Estados Unidos sería el gran perdedor en caso de una posible guerra. Aunque la base electoral más ortodoxa apoya en todo a su presidente, la mayoría de los votantes de ese país no desean una guerra. Más aún, sus aliados del G7 le darían la espalda en caso de que ataque unilateral a Irán.

Sin embargo, Donald Trump dejó claro en su breve y titubeante discurso que implementará nuevos castigos a Irán en materia económica.

Publicidad

A pesar de que Medio Oriente es altamente estratégico para Estados Unidos e Israel y, para el bloque de aliados de Oriente -incluyendo al dueto China-Rusia-, los deseos de un enfrentamiento militar con Irán son sumamente contraproducentes para el enclave regional. Por esta razón, Estados Unidos opta por la sanción económica.

Las sanciones económicas se le han revertido a EU

Estados Unidos utiliza la sanción económica como medida alineadora hacia los países “rebeldes” o para aquellos que no cumplen con algún consenso geopolítico o económico dictado por Washington.

Sin embargo, el punto de inflexión sobre la efectividad de estos castigos y bloqueos vino con Rusia en el año 2014, cuando sucedió el conflicto con Ucrania.

Rusia es una potencia estratégica y militar, por lo que la sanción económica ha sido más contraproducente para Estados Unidos desde una perspectiva geopolítica. No es lo mismo aplicar castigos a Rusia que a Venezuela o a Irán.

Dado que la mayoría de los commodities energéticos y minerales se cotizan en dólares, y el mundo todavía utiliza al dólar como moneda de reserva, evidentemente, una prohibición económica genera una abrupta salida de capitales del país castigado.

El recuento de los ataques entre Irán y Estados Unidos

Publicidad

Sin embargo, desde hace casi una década, China ha pugnado por desdolarizar a su economía y a la global. Para ello ha requerido la asociación de otros países que son potencias energéticas. En este sentido, a China le cayó como anillo al dedo hacer una alianza estratégica con la castigada y desdeñada Rusia. El Kremlin ha firmado ya varios convenios bilaterales para comerciar en monedas locales, disociándose del dólar. Entre sus aliados más importantes están China e India, este último, por cierto, una potencia militar.

La desdolarización de la economía global le resta margen de maniobra a Estados Unidos. Mientras más países “rebeldes” sean sancionados, menor será el apetito por dólares y mayor el deseo de comerciar con monedas nacionales. Esta es la razón por la que Norteamérica ha perdido preponderancia no solo geopolítica, sino también financiera.

OPINIÓN: La tensa calma en el Golfo Pérsico

Incluso Venezuela, el país más sancionado en la actualidad, trata de integrar sin mucho éxito su moneda virtual petro a las operaciones internacionales, con el fin de evitar las sanciones económicas.

En este contexto, Estados Unidos ya no puede generar conflictos como los de hace 20 años: atacar y salir airoso. Las fuerzas geopolíticas están hoy mucho más equilibradas. Mejor dicho, este país está tendiendo al aislamiento, siendo su futuro el no operar más como una superpotencia mundial, sino solo como potencia regional. En este año, a Estados Unidos le conviene más enfocarse en su elección presidencial.

La dolarización de la economía global es uno de los más grandes errores históricos consensuados después de un conflicto bélico, porque es una medida sumamente asimétrica.

Por ello, parece positivo que este error originado en Breton Woods tenga una salida, ya que el dólar es una moneda que se goza, pero que también ha sido partícipe de las grandes crisis financieras del mundo.

OPINION: La crisis que el mundo temía cuando EU eligió a Trump como presidente ha llegado

Nota del editor: Iván Franco es fundador y director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad