Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Más allá del crecimiento

La lenta aplicación del gasto público y la caída en la inversión rompieron con el crecimiento económico que al país le urge retomar, dice Alejandro J. Saldaña Brito.
mié 05 febrero 2020 06:57 PM
Negative business chart with a businessman
La incertidumbre puede ocasionar que se modere la inversión en el país, lo que traería consigo bajos niveles de empleo, dice Alejandro J. Saldaña Brito.

(Expansión) - Al cierre de enero en nuestro país se conoció el dato preliminar del PIB al 4T19, variable que engloba el valor de todos los bienes y servicios que se produjeron durante un periodo y al interior del territorio nacional. Al respecto, es importante reconocer que, aunque el crecimiento en la producción de bienes y servicios por sí sólo no es suficiente para mejorar la calidad de vida de todas las personas, sí es una condición necesaria.

La cifra oportuna del PIB para México en el último trimestre del año pasado arrojó una contracción de 0.3% anual real, de lo que se deriva que la actividad económica se contrajo 0.1% en todo 2019. Con ello, se rompe una tendencia de diez años de crecimiento económico después de la crisis mundial de 2008-2009. Entre las causas encontramos: la lenta aplicación del gasto público, que generalmente tiene lugar durante el inicio de una nueva administración; la caída en la inversión, que se derivó de un alto grado de incertidumbre local e internacional y elevadas tasas de interés; un menor dinamismo en el gasto de los hogares, también afectado por la incertidumbre, aunque también respondió al detrimento en el mercado laboral; y, hacia el final del año, la desaceleración en las exportaciones en función de un menor ritmo en la actividad industrial estadounidense.

Publicidad

Buscando ir más allá de las cifras, es importante recordar que el crecimiento económico no queda solamente en el registro de la contabilidad nacional, ni en la discusión académica o pública. La actividad económica tiende a incidir en varias esferas del entorno nacional.

Una de ellas es la esfera del bienestar de la sociedad, la cual es alcanzada a través de varios caminos. Por un lado, en un entorno de bajo crecimiento económico e incertidumbre, las expectativas de los empresarios pueden contaminarse, lo que podría derivar en una moderación en la inversión en el país. Esto traería consigo bajos niveles de empleo y en un plazo más largo, detrimentos en la productividad.

Naturalmente, la menor generación de empleo afecta directamente el bienestar de las familias, al reducir el número de fuentes de ingreso con las que se cuenta en caso de que algún miembro pierda su trabajo; además, si la productividad de la mano de obra presenta retrocesos, es muy difícil que los salarios crezcan de forma sostenida.

Lee: Es enero y el panorama económico para México en 2020 ya se complica

Por otro lado, un menor nivel de crecimiento y empleo podría producir un incremento en el riesgo de repago de los créditos, lo que limitaría el otorgamiento de financiamiento de las instituciones financieras a dichos consumidores, los cuales contarían con menor probabilidad de incrementar su consumo, en especial de bienes durables.

Aunque de forma menos directa que en los caminos anteriores, la ausencia de crecimiento económico impacta a los hogares a través de una posible dificultad que se tendría para poder ejecutar algunos de los programas sociales que actualmente tenemos, ya que la recaudación de impuestos asociados a la actividad, como lo son el IVA y el ISR, se retraería, si se quiere mantener la estabilidad en las finanzas públicas, el Estado podría acotar su gasto.

Los mencionados arriba son ejemplos de cómo el crecimiento económico tiene, tanto directa como indirectamente, efectos en el bienestar de los hogares. Consecuentemente, se considera que esta es condición necesaria, aunque no suficiente, para lograr el desarrollo económico y social de la población. En este sentido, es importante que la actividad económica en nuestro país cambie la tendencia que ha mostrado desde finales de 2018, se recupere y retome la senda del crecimiento, para poder generar un entorno que favorezca el bienestar de los hogares mexicanos.

Nota del editor: Alejandro J. Saldaña Brito es Economista en Jefe de Grupo Financiero Ve Por Más. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad