Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El contraataque del G10 ante el COVID-19

El coronavirus alteró el ambiente de negocios de Monterrey, la segunda plaza más importante para la captación de capitales, apunta Jonathán Torres.
lun 04 mayo 2020 11:59 PM

(Expansión) – Su cara era de espanto. Guillermo Torre, Rector del TecSalud, se imaginaba lo peor. Su diagnóstico provocaba escalofrío: no existen las capacidades físicas y humanas para enfrentar el COVID-19. La alerta se encendió en Nuevo León ante los impactos potenciales de la pandemia: una estela de muerte, un desplome de hasta 12% en el PIB y la pérdida de 180,000 empleos.

Un flashback: semanas antes, cuando la pandemia empezaba a sentirse en México, José Antonio Fernández Carbajal, presidente ejecutivo de Femsa, le pidió al Dr. Torre que revisara las capacidades del sector salud del estado para atender la emergencia.

Publicidad

Ya con las fatídicas proyecciones en la mano, Guillermo Torre se reunió con los empresarios más poderosos del estado, que conforman el G10, y advirtió que no había tiempo qué perder. El plan de salvamento tenía que activarse ya.

Nuevo León, hoy, no está en la lista negra de las 10 entidades con el mayor número de muertes y contagios por el COVID-19. Pero acaricia el crac económico. Los empresarios de Monterrey, la capital del estado, están preocupados por la suerte de sus negocios y cuestionan las decisiones tomadas por el gobierno federal para contrarrestar los impactos en la actividad económica.

El coronavirus alteró el ambiente de negocios de Monterrey, la segunda plaza más importante para la captación de capitales. El G10 se ha convertido en un G17. La urgencia por contrarrestar la crisis orilló a los miembros de este selecto grupo a contratar los servicios de consultoría de McKinsey y a sumar a 7 corporativos para instrumentar tres líneas de acción que permitan dotar de equipo médico al sector salud, ayudar temporalmente a quienes han perdido su empleo y ganaban menos de 10,000 pesos mensuales, así como prepararse para la reactivación económica.

Antes de esta pesadilla, el G10 se reunía una vez al mes. Ahora, con nuevos miembros, las citas ocurren una por semana, virtuales, en las que conocen el estatus del modelo de gestión de crisis que diariamente trabaja McKinsey -con autoridades estatales (Economía, Salud, Trabajo)- que integra los dashboards con las curvas de contagios, el inventario de equipo médico, la reconversión hospitalaria.

También exploran lo que llaman reopening economy, donde reciben ejemplos de otros países en cuanto a sus estrategias de reactivación económica, aunque tienen presente que aún no se ve la luz al final del túnel por la incertidumbre que prevalece.

Publicidad

Y, en efecto, la incertidumbre ya está cobrando facturas. Las grandes industrias de la región están paradas, muchas pymes viven sus últimos días. Además, el reporte más reciente que obtuvo el G17 sobre los alcances de la ayuda económica que han otorgado decía que habían podido alcanzar solamente a 5,800 familias. “Todas ellas rayando en la desesperación”, dice uno de los miembros de este grupo. Con ello, el desbordamiento de la paz social es un escenario indeseable pero probable.

Otra historia se teje con el resto de los empresarios del estado, que ya no tienen la liquidez para sostener sus negocios; las empresas de logística, salud y desarrollo industrial, han aumentado sus ventas en estos funestos días pero, por ejemplo, las pequeñas y medianas empresas se encuentran en la absoluta vulnerabilidad.

Bajo este contexto, las preguntas resultan obligadas: ¿De qué han servido las reuniones del G10 con AMLO? ¿Qué papel juega Alfonso Romo? ¿Dónde demonios está el gobernador? ¿Y el final feliz de esta historia?

Sí, han tenido lugar varias reuniones con el presidente. Le han pedido simplificar el pago de impuestos y, claro, su devolución. La sincronización, ya, de cadenas productivas con Estados Unidos. El urgente rescate de las pymes. “Pero él tiene su propia óptica”, dice un empresario. “Nos dice que quiere tener más evidencia, que su modelo va a resultar y, si no, tal vez corrija”.

(Anécdota: en la última reunión en Palacio Nacional, el G10 decidió publicar un documento con sus demandas porque no quería dar lugar a malas interpretaciones y ser cuestionado, como ocurrió con los empresarios de la Ciudad de México, que también se habían reunido esos mismos días con AMLO)

Slim, Larrea y Bailléres apoyan al gobierno ante el impacto del #CoViD19: AMLO | #EnSegundos

En todos los encuentros ha estado el Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, quien genera filias y fobias entre sus paisanos. En esta coyuntura, la relación es constructiva, pero consideran que ya es tradición generar expectativas y nada más.

Publicidad

El gobernador, antes de la pandemia, vivía el peor momento de su gestión; hoy, las críticas arrecian por el caos generado debido a la restricción del transporte público y el ruido que ha generado alrededor del Pacto Fiscal es visto como un show; pero con la cabeza fría, hay quienes sostienen que el COVID-19 ha sido un paracetamol para su gestión, pues ha demostrado voluntad para dejarse ayudar y se cree que su nivel de simpatías subirá algunos puntos.

La inminente puesta en marcha del T-MEC (1 de julio) podría ser un propulsor de la actividad económica en el estado. La mejor estrategia para ocupar el lugar de China, de la que depende mucho Estados Unidos. Explotar el near shore, la integración de las cadenas de valor, la mano de obra. Ahí puede ocurrir el final feliz.

OPINIÓN. La carta de las trasnacionales: sacar utilidades, no reinvertir

Pero esta historia tiene un epílogo:

“El presidente trae su proyecto muy claro. No es el que quisiéramos los empresarios, porque nos ve como un coto de poder. En algunas cosas tiene razón. Hay empresarios que abusan del poder, que sobornan. El poder en sí no es bueno ni malo. Lo puedes usar para servir, pero no para servirte.

“AMLO es muy difícil de convencer. Nadie lo puede cambiar. Frente a eso hay que aplicar una máxima: saber lo que uno puede controlar, aceptar lo que no, y tener la sabiduría para distinguir entre las dos cosas”.

Palabras de un reconocido empresario de la región.

Nota del editor: Jonathán Torres es periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad