Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

#CómoReactivarMéxico_header desktop Home Expansión
#CómoReactivarMéxico

La carta de las trasnacionales: sacar utilidades, no reinvertir

La coyuntura mexicana es importante, sin duda, pero al final se mueven según las indicaciones de sus casas matrices, opina Jonathán Torres.
lun 20 abril 2020 11:59 PM

(Expansión) – Sus inversiones superan los 30,000 millones de dólares (mdd) anuales. Son más de 50 compañías. Miden riesgos, pero no determinan su futuro en función de coyunturas o caprichos políticos.

Sin embargo, ante la pandemia por el coronavirus ya están dibujando su mapa de impactos, lo que no significa buenas noticias para la economía: sacar utilidades, no reinvertirlas. Ésta es la opción que empiezan a considerar las empresas trasnacionales que operan en México.

Publicidad

Hoy, los directores de las trasnacionales tienen la comunicación abierta con sus oficinas centrales en Estados Unidos, Europa o Asia. Siguen, paso a paso, el avance de la pandemia en el mundo, pero sobre todo el curso de las decisiones tomadas por el gobierno de México. Y varias cosas no les gustan, de tal forma que sostienen que no hay país que se salve de esto, pero las medidas aplicadas en México obligarán a la salida de capitales.

Aclaración: no se está hablando de que haya empresas que ya tengan sus maletas listas y digan adiós. No. Eso no va a ocurrir. Pero sí que sus headquarters decidan reinvertir en otros mercados, donde los grados de riesgo sean tolerables.

No es tan fácil que una empresa trasnacional decida retirar sus capitales de un país. Las cosas se tienen que poner muy mal para que eso ocurra. Para entender la forma en la que operan, va una breve explicación:

Toda empresa que invierte en México toma en cuenta tres variables. La primera es tener claros los riesgos de corto y largo plazos, la segunda es la tasa de retorno y la última es el valor agregado que la empresa ofrece en el mercado. Todas estas variables se conjuntan y se genera un coeficiente de riesgo, donde se consideran factores como las políticas de seguridad social, la seguridad física, el ambiente de negocios.

Cuando el coeficiente de riesgo ya es muy alto, lo que ocurre es que la empresa saca utilidades, no reinvierte y explora otras alternativas con mejor coeficiente de riesgo para depositar sus inversiones.

Publicidad

Esa es la carta de las trasnacionales en México. Si no hay un cambio ya en las medidas implementadas por el gobierno de la llamada cuarta transformación para enfrentar el decrecimiento económico por los impactos del coronavirus, estas corporaciones no reinvertirán utilidades, pero no saldrán del país dado que, al margen de esta emergencia sanitaria, ya tenían calculado el factor de riesgo. Los productos y las máquinas están atornillados en suelo mexicano. Eso ya se invirtió, está aquí, no se lo van a llevar.

Directivos consultados para este espacio informan que están evaluando el comportamiento de México frente a la pandemia y coinciden en que no es momento de tirar la toalla, pero sí de mantener únicamente el capital que ya tienen en el país. Ni un dólar más, ni un dólar menos. Por ahora.

5 formas en las que puedes apoyar la economía local sin salir de casa

El horizonte que observan

La coyuntura mexicana es importante, sin duda, pero al final se mueven según las indicaciones de sus casas matrices. Por citar un caso, están observando lo que ocurre con la economía de Estados Unidos y tienen presente que el primer semestre del año será de pesadilla pero ya están realineando su estrategia para mejorar números a partir de junio.

Varios son los focos rojos que observan en México, pero destacan dos: la interrupción de las cadenas de suministro y que se evapore la paz social. Para la primera, mantienen la comunicación con los gobernadores bajo el objeto de mantener el flujo de bienes y servicios, mientras que de lo segundo prefieren ni siquiera imaginar lo que podría venir.

Por ello les urge que haya una redefinición, rectificación, de las llamadas “actividades esenciales”, ya que ahí se está perdiendo mucha inversión, principalmente en industrias como la automotriz, la electrónica, los sistemas de seguridad, entre otras.

Publicidad

Hay otro punto que les incomoda y en la que coincide toda la comunidad de negocios del país. El pasado jueves 16 de abril, el periódico Reforma publicó una nota que los enfureció; citaba una circular del IMSS que clasificaría como “enfermedad de trabajo” el covid-19, lo que implicaría aumentar el pago de primas de riesgo hacia las empresas. “No hay manera”, dice un CEO. “Esto es una pandemia. Si esto es cierto, subes el coeficiente de riesgo y eliminas la decisión de invertir en 5, 10 años”.

Hay condiciones para cambiar el desenlace de esta historia. Tarde o temprano, alguien tendrá que venderle a Estados Unidos lo que éste dejará de comprarle a China. Una ventana de oportunidad que México podría aprovechar.

OPINIÓN: La resiliencia corporativa trasciende una crisis

Por ello las trasnacionales piden a la Secretaría de Economía la localización por estado de los productos que México puede producir para su vecino del norte, que los chinos ya no podrán surtir. Es tiempo de sacarle más jugo a la frontera de más de 3,000 kilómetros.

Ahí hay una buena ventana de oportunidad. México tiene capacidad comparativa y competitiva. Comparativa porque tiene materias primas, productos agrícolas y generales. Competitiva por sus niveles de productividad y sus sistemas fiscales. Cuando ambas capacidades se juntan funcionan bien.

Sólo habría que reconocer y asumir que México no dejaría de ser el maquilador de Estados Unidos, para los próximos 10-15 años; el país sigue gozando de un atractivo costo de mano de obra, nadie le quitará la ubicación geográfica y hasta puede presumir de una cultura de trabajo como pocas.

Conclusiones

En este momento no hay país que esté tranquilo, tejiendo y cantando. Pero la indicación desde las oficinas centrales de las trasnacionales es no invertir más, hasta en tanto no haya un cambio en las medidas emprendidas por el gobierno de López Obrador para reactivar la economía. Los proyectos de expansión están paralizados.

Nota del editor: Jonathán Torres es periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad