Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

¡Ahí vienen más impuestos!

La narrativa oficial rumbo a la Ley de Ingresos 2021 presumirá que es vital promover la inversión y el empleo, así como mejorar la recaudación, señala Jonathán Torres.
mar 21 julio 2020 12:01 AM

(Expansión) – Las finanzas públicas están en serios problemas. Ante la pérdida de ingresos, el gobierno intensificará la cacería. La pandemia, el desempleo, la caída del consumo y de los ingresos petroleros, entre otros factores, están sentando las bases de un escenario inevitable: aplicar más impuestos, eliminar exenciones fiscales, castigar a los contribuyentes cautivos, presionar a grandes empresas y a los más ricos del país.

La confección de la Ley de Ingresos 2021 contará con un ejercicio inédito. El intenso cabildeo de los grupos de interés, ahora, se manifestará a través de un Parlamento Abierto, lo que permitirá conocer las posturas de autoridades, fiscalistas, gobernadores, empresarios. ¿Viene una miscelánea fiscal más? ¿Una nueva mini reforma? Hay posturas encontradas en los detalles, pero todas llegan a un solo destino: la ecuación para contar con recursos implicará muchos sacrificios.

Publicidad

Alejandro Armenta, presidente de la Comisión de Hacienda del Senado, destaca tres puntos por considerar en la discusión que se aproxima: austeridad, justicia tributaria y combate a la corrupción. Hasta el momento, afirma, nadie de la SHCP le ha comentado sobre la posibilidad de aumentar impuestos, pero reconoce que eso no quiere decir que no se estén pensando. “Debemos asegurar que todos paguen impuestos, sobre todo quienes más ganan. Pensar en condonaciones, no. Hay evasión. Empresas grandes que ven en México un paraíso fiscal”.

La reciente colecta lanzada por el gobierno para que sus colaboradores de más alto rango contribuyan al financiamiento de la llamada cuarta transformación es un mal chiste frente a lo que se avecina. Este 20 de julio se sabrá la suerte de la intentona oficial por contar con la facultad de reajustar el Presupuesto 2020, dada la emergencia sanitaria. (Se espera que la iniciativa en cuestión sea parte del periodo extraordinario de sesiones e impulsada y votada por Morena).

Pero, en realidad, los ingresos vendrán de otro lado, de los bolsillos de los mismos de siempre. “Si tendremos menos ingresos, la fórmula no es sencilla. ¿De dónde vendrán? Si no hay nuevos impuestos, con tasas altas en ISR”, afirma Manuel Rico, socio de Impuestos de KPMG.

En la Ley de Ingresos 2020, en su Capítulo 1 (relativo a los ingresos y al endeudamiento público), la Federación ya contempla los Impuestos Sobre el Patrimonio. Para el actual ejercicio fiscal dichos impuestos aparecen en ceros, pero su aplicación para 2021 ya no parece descabellada dada la sequía que registra la hacienda pública. En pocas palabras, que nadie se sorprenda si toman forma los impuestos a las herencias y a las grandes fortunas.

La narrativa oficial rumbo a la Ley de Ingresos 2021 presumirá que es vital promover la inversión y el empleo, así como mejorar la recaudación (México ocupa el último lugar en recaudación de impuestos de los 37 países de la OCDE), por lo que anunciará incentivos para Pymes a través de la Banca de Desarrollo y empujará la discusión sobre la legalización de la marihuana. Pero, la estrategia -que ya está en marcha- radica en intensificar la batalla contra empresas factureras y, al mismo tiempo, ya hay en el Senado una iniciativa para incrementar el IEPS en alimentos procesados y con altos contenidos de grasas saturadas.

Publicidad
¿Perdiste tu empleo? Aplica estos primeros auxilios para tu economía

Las cuentas no alcanzan y, entonces, habrá necesidad de adquirir más deuda pública, así como crear o incrementar impuestos. Contexto: en 1986, después del terremoto, el gobierno de Carlos Salinas aplicó una tasa adicional sobre el ISR, bajo el argumento de la “reconstrucción”. ¿Para 2021 habrá quien piense en una “tasa de solidaridad o de esperanza”?

“Por ahí viene algo. Sí o sí, ya sea como modificación al ISR o a través de un nuevo impuesto”, asegura Manuel Tron, socio fundador del despacho Tron Abogados. “No me imagino que la Ley de Ingresos 2021 se lleve a cabo sin ninguna reforma fiscal”, sostiene Mariana Campos, coordinadora del programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa.

OPINIÓN: Dilemas fiscales

¿Hay otras salidas para detonar los ingresos fiscales? Sí, pero se necesitaría ser muy naíf para pensar que serán, siquiera, puestas sobre la mesa. 2021 será año electoral y el gobierno, ni de broma, propondrá alguna iniciativa para formalizar a la informalidad y, mucho menos, para considerar una tasa generalizada del IVA (y compensar a los deciles más bajos de otra manera) o la eliminación de la tasa cero. Imposible. Es más jugoso el rédito político.

**********

El único órgano institucional de contrapeso al SAT es la Procuraduría para la Defensa del Contribuyente, que hoy no cuenta con un titular. No solo eso. Sufrió una reducción de 75% en su presupuesto sin tomar en cuenta que defiende derechos fundamentales. Actualmente, el proceso de selección del nuevo procurador está suspendido por orden de un Juez de Amparo debido a que los candidatos no reúnen los requisitos señalados por la ley.

Nota del editor: Jonathán Torres es periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad