Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Ineficiencia, el virus del gobierno (que sufrimos todos)

Un gobierno austero no significa que es el mejor gobierno y, mucho menos, el más eficiente, considera Jonathán Torres.
mar 28 julio 2020 12:35 AM

(Expansión) – “Quédense en casa”. Esa es la indicación girada hacia la burocracia y que responde principalmente al mandato del jefe máximo que exige austeridad a como dé lugar. Con ello, sin dejar de reconocer la pertinencia de preservar vidas a través del confinamiento por la pandemia, diversas áreas de la administración pública federal mantienen a sus elementos realizando home office, sobre todo para reducir sus gastos en servicios de luz, cómputo, papelería, gastos generales.

La ineficiencia es el virus que hoy se esparce en el servicio público y que, bajo el argumento de la austeridad, pasa por uno de sus peores momentos.

Publicidad

Por desgracia pocos son los estudios que hay en México sobre la eficiencia del sector público, pero medir dicha variable resulta fundamental para saber si el gasto público mejora la calidad de vida de los ciudadanos, ofrece buenos servicios, impulsa las actividades productivas, entre otras cosas. Si conociéramos la película completa de la vida real de esto tendríamos claro, por ejemplo, cuánto está costando y qué resultados está teniendo el gasto destinado al combate al COVID-19.

Pero no. El estado que guarda la eficiencia del gasto público no existe y, peor aún, los reajustes presupuestarios no se hacen con bisturí, sino con machete.

Algo que, también hay que decir, no es nuevo. Según el IMCO, al analizar la Cuenta Pública de 2018 (el último año de Enrique Peña Nieto y el primer mes de Andr´s Manuel López Obrador), de las 617 partidas de gasto en las secretarías, 296 tuvieron variaciones al alza o a la baja de más de 50%, en una clara señal de la mala planeación del gasto. Mientras que en la Cuenta Pública 2019 también hay un baile de cifras, ya que se recaudó más de lo esperado, pero se gastó más de lo programado, se destinó menos recurso en salarios y pago de servicios y materiales, pero se desplomó el gasto en inversión pública.

El ejercicio del gasto público significa oscurantismo y, por si esto no fuera suficiente, en el Congreso persiste la intención de dotar de facultades al presidente para reasignar recursos debido a las dificultades financieras que enfrenta la hacienda pública en plena emergencia sanitaria. El gran problema es que parece no entenderse que no hay recurso que alcance si no hay un gobierno eficiente.

Un gobierno austero no significa que es el mejor gobierno y, mucho menos, el más eficiente. Dicho esto, la mejor bandera que debería encabezar este gobierno es la eficiencia, pues con ella resolvería grandes problemas sociales y promovería la productividad, la generación de riqueza y el soñado crecimiento económico, que hoy nadie visibiliza.

¿Qué es mejor: un gobierno austero o uno que ejerza adecuadamente el gasto y resuelva? Más allá de ponerle color a las recetas económicas, lo importante es la generación de bienestar para la población.¿Qué pasaría con la ideología de AMLO si su gobierno fuera más eficiente y desplegara el bienestar? Muy probablemente pasaría como teflón en muchos escépticos. ¿Pero el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas, a los que se les dedican millones de recursos, son los proyectos de reactivación económica que hoy se necesitan? Definitivamente no.

Publicidad
Héctor Villareal: Se deben buscar pesos y contrapesos en la Ley de Presupuesto

Urge cambiar la perversa tradición mexicana en cuanto al manejo de los recursos públicos. Transitar hacia un gobierno que aproveche la tecnología es fundamental, así como disponer del mejor talento. La digitalización es crucial. La adopción de la tecnología permite mejorar servicios y simplificar procesos.

En tiempos en los que hay una caída en los ingresos, se espera agilidad y eficiencia en el gobierno, así como funcionarios con las suficientes competencias para enfrentar el momento (mayúsculo desafío cuando, según el IMCO, 57% de los funcionarios de la administración pública federal percibe, máximo, 10,000 pesos mensuales, lo que dificulta la consolidación del servicio civil de carrera).

Pero hay algo más: estamos llegando a un callejón sin salida y el gobierno debe impulsar las inversiones productivas; de no ser así, habrá muy pocos ingresos y, consecuentemente, el gobierno no tendrá para sus mega proyectos ni para sus programas sociales. A menos, claro, que el presidente piense que sí es posible sacar dinero debajo de las piedras.

**********

A nivel estatal, existe un desaprovechamiento de las facultades impositivas pues, de 18 impuestos que los gobernadores podrían cobrar, solo recaudan 6 y así generan únicamente 12% de sus ingresos. Por otro lado, 73% de los titulares de las dependencias municipales cuenta con menos de 3 años de experiencia. Una desgracia.

Nota del editor: Jonathán Torres es periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad