Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Nos falta empatía, nos sobra política

¿Qué nos ha pasado como sociedad? ¿En qué momento perdimos el corazón? Y esto me parece aún más grave cuando viene de otras mujeres, reflexiona Jimena Cándano.
mar 06 octubre 2020 11:57 PM

(Expansión) – En semanas pasadas vimos a un grupo de mujeres incluso con niñas y niños tomando las instalaciones de la CNDH, para convertirlas en “Okupa, Casa de Refugio Ni una Menos”.

Durante estas semanas hemos escuchado testimonios desgarradores, madres que buscan a sus hijas e hijos desaparecidos, buscando justicia para quienes perdieron la vida a manos de feminicidas, madres de niñas que fueron violadas incluso por “maestras” y no han tenido acceso a justicia.

Publicidad

Esto no pasa solo en la Ciudad de México, han sido mujeres en diferentes estados que han alzado la voz, por todas, tomando diferentes sedes estatales. Algunas, incluso, como fue el caso de Ecatepec, fueron violentadas y detenidas con violencia, sin protocolos para garantizar sus derechos humanos.

La realidad es muy elocuente, México es un país en el que asesinan a 11 mujeres al día, por el simple hecho de serlo, donde la violencia intrafamiliar durante la pandemia ha alcanzado cifras escalofriantes, donde las personas desaparecen y nadie las busca; pero en el que realmente no pasa nada, según lo que se dice en la máxima tribuna del presidente (las mañaneras).

A algunos les sorprende que madres, hermanas, tías, sobrinas, amigas levanten la voz. Les irrita que con “violencia” se exija justicia. A otras nos sorprende la poca indignación por parte de las autoridades y de la sociedad después de escuchar a una madre contando como unas “profesoras” violaron a su pequeña hija en la escuela, ese espacio que debiera ser un lugar seguro. Sin olvidar a quienes buscan a sus hijas o que las han enterrado, víctimas de feminicidios, son tantos y tantos testimonios que no debemos desechar o convertirlos en “una noticia más”.

Definitivamente como sociedad nos falta empatía, esa habilidad para sentir lo que siente el otro, para ponernos en sus zapatos y entender lo que está viviendo. Simplemente pensar que perdimos esta capacidad es gravísimo, porque es lo que nos hace ser humanos, sin ella hemos perdido casi todo.

Lo que sí nos sobra, sin duda, es la política, no nos detenemos a pensar en lo que siente esa madre, nos preocupamos más por el daño y desgaste a la reputación de la corriente que defendemos. Incluso se llega al extremo de acusar a las víctimas de querer dañar la imagen política de “alguien.”

Nos hemos convertido en una sociedad a la que le preocupan más los monumentos que las personas, les angustia más un cuadro pintado que las mujeres levantadas en Ecatepec por la autoridad.

Publicidad
La pandemia causó una crisis de salud mental y violencia doméstica, según OPS

¿Qué nos ha pasado como sociedad? ¿En qué momento perdimos el corazón? Y esto me parece aún más grave cuando viene de otras mujeres. Les preguntaría yo ¿si fuera tu hija?; ¿si fuera tu hermana? ¿qué harías?

Solo me queda decir GRACIAS a aquellas que tienen el valor de alzar la voz, de pintar cuadros, rayar monumentos y de ser necesario hacer arder la ciudad, hoy es por ellas, mañana podría ser por las nuestras.

Nota del editor: Jimena Cándano estudió la licenciatura de Derecho en la Universidad Iberoamericana. Obtuvo el grado de Maestría en Administración Pública con enfoque en Desarrollo Comunitario y Transformación Social en la Universidad de Nueva York. Actualmente es la Directora Ejecutiva de la Fundación Reintegra. Síguela en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad