Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

PEF 2021: La economía poco importa, viva la política

El panorama es poco alentador, se ve muy complicado que haya condiciones para pensar en una relación que promueva más gasto a inversión y menos a gasto corriente, opina Jonathán Torres.
mié 04 noviembre 2020 12:01 AM

(Expansión) – Hay batallas que están pérdidas de antemano. Y ésta, desafortunadamente, es una de ellas. La decisión está tomada y punto. El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2021, que en próximos días será aprobado por el Congreso, puede describirse bajo los siguientes términos: electorero, dispendioso, sin incentivos para contribuir a la reactivación económica.

La encendida crítica de los opositores a la llamada cuarta transformación se la llevará el viento y no habrá margen para realizar ajustes notables a la propuesta enviada por el Ejecutivo Federal en materia de gasto para el próximo año. 2020, que será recordado por la pesadilla llamada COVID-19, dará paso a 12 meses en los que Andrés Manuel López Obrador pretenderá consolidar su plan político mediante sus proyectos de infraestructura y cargando los dados en las elecciones del 6 de junio. La pandemia seguirá desafiando a la economía, no a la política.

Publicidad

El PEF 2021 está prácticamente planchado. Ya pueden darse por descontadas las partidas millonarias para Pemex, CFE, el Tren Maya, el aeropuerto Felipe Ángeles y la Refinería de Dos Bocas. También, el financiamiento destinado a las elecciones intermedias. La vacuna contra el COVID-19 presionará las finanzas públicas, pero entre las múltiples preguntas por resolver está la suerte que seguirán los sistemas de salud y educación considerando que la pandemia seguirá con nosotros, al menos, hasta el primer trimestre del próximo año.

La batalla alrededor de los recursos públicos está pérdida. Pero el gran problema está en las consecuencias que podrían registrarse ante las decisiones tomadas en estos días. Al tiempo que el presidente se empeña en su estilo de gobierno, no es posible descartar que el caos en las finanzas públicas se intensificará, lo que nos puede llevar a una crisis de gobierno muy delicada, en la que perdamos todos. La relación ingreso-gasto puede no cuadrar.

Los Criterios de Política Económica 2021 proyectan un crecimiento de 4.6%, un precio promedio del petróleo de 42.1 dólares por barril, una inflación de 3%, un tipo de cambio de 22.1 pesos por dólar y un balance presupuestario (endeudamiento) de 718,193.4 mdp (mayor en 171,000 mdp al aprobado para 2020 y el más alto como proporción de PIB de los últimos 8 años). La falta de claridad y certidumbre hacia la inversión privada, así como el entorno recesivo mundial y el rebrote de la pandemia, ponen en duda estas proyecciones.

Se prevé un gasto total por 6,257,140 billones de pesos (bdp), cifra mayor en casi 200,000 mdp respecto a 2020. Pero algo llama la atención, algo incongruente con la narrativa oficial alrededor de la austeridad. Según cifras proporcionadas por Mario Di Constanzo, economista y ex presidente de la Condusef, el gasto en servicios personales será de 1.37 bdp, es decir 55,145 mdp mayor al PEF 2020 y el más alto en la historia. “Si a lo anterior se añade el resto del gasto de operación, se obtiene que el gasto corriente del gobierno será de 2.7 bdp, 59% del gasto programable; si incluimos el gasto en pensiones, aumenta hasta 80%”.

El panorama es poco alentador, se ve muy complicado que haya condiciones para pensar en una relación que promueva más gasto a inversión y menos a gasto corriente. La relación ha sido al revés y lo seguirá siendo.

Publicidad

El paquete presupuestal que se aproxima no tiene señales que contribuyan al crecimiento económico, al tiempo que no hay ninguna garantía de que se puedan alcanzar los montos de recaudación esperados. La política volverá a imponerse. Por lo visto, la consigna ha sido, es y seguirá siendo manejar los recursos públicos para comprar conciencias y preservar una visión de país de muy corto plazo.

**********

La Auditoría Superior de la Federación apenas emitió las primeras observaciones alrededor de la Cuenta Pública 2019, correspondiente al primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Del monto total observado por 25,748 mdp, los fondos y programas en Salud y Educación representaron 82.47% con un monto por 21,236 mdp.

El Sector Salud concentra la mayor cantidad de observaciones, específicamente, el Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (Fassa) que manejó 9,536.6 mdp, así como el Seguro Popular que dispuso de 8,499.6 mdp. La auditoría no incluye información sobre los megaproyectos del actual régimen (Tren Maya, Dos Bocas y el Aeropuerto Felipe Ángeles).

Nota del editor: Jonathán Torres es periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad