Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El T-MEC y la eliminación de la discriminación en el empleo

Nuestro país está comprometido, sí o sí, a impulsar políticas que protejan a las trabajadoras contra la discriminación, lo cual representa un enorme desafío, opina María Elena Zuria.
mié 25 noviembre 2020 12:01 AM

(Expansión) – En los últimos años hemos visto que el tema de la brecha de género ha ocupado mayor visibilidad en foros, convenciones, conferencias, webinars, etc., donde se ha logrado exponer y analizar las condiciones de desventajas que aún tienen las mujeres en el ámbito laboral. Sin duda, actualmente, podríamos decir que muchas más se han incorporado a la fuerza de trabajo, sin embargo, estos han sido pequeños pasos dado que la participación económica de éstas respecto a los hombres continúa siendo menor.

Asimismo, no podemos dejar de lado que ellas suelen insertarse en el mercado laboral en condiciones desfavorables, dado que la mayoría asumen cargas de trabajo doméstico o cuidados no remunerados y que, en ocasiones, esta circunstancia, las orilla a buscar empleos más flexibles o, en definitiva, a interrumpir su carrera profesional para poder atender este tipo de necesidades.

Publicidad

Como lo mencionaba, a pesar de que cada vez son más las que se han incorporado a la fuerza laboral en nuestro país, su participación económica continúa siendo menor. Datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT 2017), nos señalan que en 2016 la tasa de participación económica registrada para los hombres fue de un 77.6%, mientras que para ellas fue de 43.4%, lo cual queda por debajo del promedio de 52.7% en América Latina y el Caribe

Igualmente, datos del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres 2019) revelan que el 57.2% que trabajan lo hacen en el mercado informal, lo cual las deja a la deriva y con escasa o nula protección social.

Y, en este contexto, se presenta el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el cual viene a abrir oportunidades que incluyen disposiciones a favor de la equidad de género en el trabajo y contra la discriminación. Datos de la Secretaría de Economía (SE) indican que con el T-MEC, nuestro país fortalece su posición en un mercado de 492 millones de personas, un PIB de 25,9 billones de dólares y un intercambio comercial de 1,17 billones de dólares.

De esta manera, el T-MEC abre la oportunidad de discutir estrategias para reducir la brecha de género en el mercado laboral. Afortunadamente, se han incluido algunas disposiciones para la eliminación de la discriminación en el sector empresarial, no obstante, el reto aún es grande en temas de gobierno y empresas, donde es necesario realizar cambios profundos a nivel institucional.

Es importante señalar que el T-MEC no cuenta con un capítulo de equidad de género, empero, incluye de manera transversal varios apartados que buscan fortalecer la participación económica de las mujeres como los capítulos 15 sobre el comercio transfronterizo de servicios, el 25 de pequeñas y medianas empresas, así como el 26 de competitividad.

Destaca también el artículo 23, que habla sobre los derechos laborales y temas de cooperación para eliminar discriminación basada en sexo, así como en promover mejores prácticas y políticas relacionadas con maternidad, prevención de violencia, acoso en el lugar de trabajo y medidas de corresponsabilidad entre la vida laboral, familiar y personal.

De esta manera, nuestro país está comprometido, sí o sí, a impulsar políticas que protejan a las trabajadoras contra la discriminación, lo cual representa un enorme desafío no solo en temas de gobierno sino en las diversas industrias que componen nuestra economía.

Publicidad
La pandemia podría aumentar la brecha entre hombres y mujeres, según el FMI

Sectores como el automotriz, eléctrico y metalúrgico deben dar un paso al frente en esta materia. El índice de discriminación salarial en el año de 2019 de la industria eléctrica fue de -13.4% (Inmujeres, 2019), así como algunos índices de baja participación de las mujeres en la actividad económica. Por su parte, la Cámara Minera de México reportó en 2019 que, de acuerdo con información de la Coordinación de Afiliación y Vigencia del IMSS, al cierre de 2018, el 15% de la plantilla laboral en la industria minero-metalúrgica pertenece al sexo femenino.

Asimismo, para alcanzar este objetivo, se vuelve relevante el cumplimiento de la norma mexicana NMX-R-025-SCFI-2015, en igualdad laboral y no discriminación, al igual que aprovechar esta coyuntura para sumarnos a las tendencias globales que reconocen el aporte de las mujeres a la economía y a la productividad, así como seguir impulsando y planteando medidas en el sector privado y gobierno que nos ayuden a generar condiciones para fortalecer la diversidad y la inclusión al interior de las organizaciones.

Las oportunidades que nos presenta el T-MEC son muy amplias, es responsabilidad de todos hacer un autodiagnóstico para conocer en dónde estamos parados en materia de equidad de género, así como comparar prácticas de gobierno, desarrollo de carrera, pagos, bienestar financiero para ellas, entre otras muchas acciones que nos permitirán cosechar los beneficios de la diversidad.

No olvidemos que las mujeres prosperan cuando todos estamos comprometidos con la equidad y lo vemos como un ganar-ganar.

Nota del editor: María Elena Zuria es subdirectora Wealth de Mercer México. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad