Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué le depara a la economía mexicana en el 2021?

En el 2023 la inflación continuará su proceso de lento ajuste, influenciado por la política monetaria laxa de 2021, prevé Iván Franco.
vie 08 enero 2021 11:59 PM

(Expansión) – Es conocido que el rebote de la economía mexicana en 2021 será pequeño y al margen (menos de 4% real), por lo que llevará algunos años más recuperar el terreno perdido.

Sin embargo, en el camino de la recuperación la variable más sensible e importante será la inflación, por el descuento que esta toma sobre el crecimiento nominal y la magnitud en la que puede llegar a deteriorar el poder adquisitivo.

Publicidad

Aunque México no tiene problemas de inflación hoy, es un hecho que los tendrá en el 2022, debido a la política monetaria del periodo 2020, donde, podría presumirse un exceso de liquidez en el sistema, si consideramos la rápida tasa de monetización de la economía en todo el año, con incrementos anualizados de hasta 23% mensual en la cantidad de dinero inyectada al sistema.

Hablar de un exceso de monetización de la economía es fácilmente verificable si se considera la fuerte caída que tuvo la economía en el año 2020; además, por el hecho de que la inflación también se encuentra en niveles relativamente controlados. Es decir, hoy no existe una alta inflación que demande más efectivo para compensar las subidas de precios.

Entonces, ¿por qué sobre monetizar? ¿Está siendo productivo el exceso de efectivo? ¿Generará inflación futura? Las tres preguntas tienen respuestas precisas que dilucidaremos a continuación.

La razón para sobre monetizar a la economía viene simplemente de la dualidad (“precio del dinero” vs. cantidad de dinero) que requiere mantener el banco central sobre los saldos monetarios, a fin de que la tasa de interés objetivo sea alcanzada y seguida por las otras tasas de mercado, por ejemplo, por la tasa interbancaria. En términos muy generales, para alcanzar su tasa objetivo el banco central necesita modificar la cantidad de dinero en el sistema. Por ello, para conseguir tasas cada vez más bajas el sistema requiere ampliar su liquidez.

La política monetaria que vendrá en 2021 se torna interesante, porque el actual ciclo de baja de tasas de interés es largo y lleva casi año y medio de vigencia. Más aún, con base en el entendimiento histórico y utilizando modelos específicos, estimo que el periodo actual de relajamiento terminaría aproximadamente a la mitad de 2021; cuando la tasa objetivo llegue a su mínimo y la inflación mensual subyacente también.

¿Y cuál es ese mínimo? Independientemente de los criterios de neutralidad, de brecha del producto y otros razonamientos, como el spread, que señalan un piso, la tasa de interés objetivo continuaría bajando del 4% y se mantendría ahí por unos meses más. Esto, basado solamente en la trayectoria también bajista que presentaría la inflación subyacente durante todo el año 2021.

Sin embargo, a partir de ese momento (mediados de año), las condiciones monetarias comenzarían un nuevo ciclo alcista, previendo que la inflación remontará de forma relativamente acelerada durante todo el año 2022, para salirse de la meta de convergencia ese año.

Publicidad
¿Cómo pueden las empresas reactivar la economía mexicana? | #CómoReactivarMéxico

En el 2023 la inflación continuará su proceso de lento ajuste, influenciado por la política monetaria laxa de 2021. Si esperamos una tasa de interés objetivo de menos de 4% para este año, es un hecho que 2023 también será un año inflacionario (y más que el 2022).

¿Por qué habrá inflación hasta 2022?

Si algo aprendimos del pasado es que el proceso de ajuste de precios de la economía mexicana es lento, rezagado y largo. El ajuste anterior lo observamos desde el ciclo monetario 2014-2015 con inflaciones altas solo hasta el año 2017, cuando el aumento del precio de la gasolina desencadenó el ajuste de los demás precios.

El agregado que mide la cantidad de efectivo ofertada al sistema registró una rápida aceleración desde el mes de diciembre de 2019, que continuó ininterrumpidamente durante todo el año 2020. Aunque sistemáticamente es previsible que dicho ciclo de sobre monetización de efectivo se reduzca durante 2021, los impactos inflacionarios ya están implícitos y solo faltará su verificación durante el año 2022. De acuerdo con nuestro modelo alterno de rezagos distribuidos, en ese año la inflación subyacente alcanzaría máximos de 4.7% mensual (a tasa anual).

La razón para que el ajuste de precios venga tan tarde no es del todo clara, porque tiene que ver con cientos de miles de decisiones interdependientes de agentes económicos que participan en la producción y comercio. Cuando las condiciones financieras de las empresas ya no lo permiten, los productores tienen que subir sus precios en determinada proporción, asociada a la monetización que vivió la economía en periodos pasados.

Generalmente, las encuestas de expectativas de inflación no reconocen los impactos rezagados de la política monetaria sobre la inflación. Los analistas tampoco lo comentan, y el banco de México no lo tiene actualizado en sus documentos de investigación. Sin embargo, los rezagos se han ampliado hasta 2 años, de acuerdo con los modelos análisis que he usado.

Por otro lado, los analistas consultados en las encuestas de expectativas económicas más recientes prevén inflaciones bajas en el año 2022 (3.45% para la subyacente), algo que está muy lejos de la realidad.

Quizá, hay algo de positivo en este autoengaño, y es, que el banco central se guía en cierta medida por las expectativas de inflación, claramente sesgadas hacia la baja, para determinar sus decisiones de política monetaria.

El aprendizaje sigue…incluso entre los supuestos conocedores.

Nota del editor: Iván Franco es fundador y director de la consultora de inteligencia competitiva Triplethree International. Síguelo en Twitter y en LinkedIn . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad