Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El costo de dejar de invertir en el sector hidrocarburos

La creación de “empleos verdes” debe estar al centro de la agenda climática que demande el dejar de invertir en combustibles fósiles, apunta José Luis Reséndiz.
mar 16 febrero 2021 12:04 AM

(Expansión) - Una economía sin petróleo es casi imposible de imaginar en un país como México, y dejar de invertir en una empresa como Pemex sería visto como traición a la patria por algunos. Sin embargo, suspender inversiones en la industria de combustibles fósiles es una idea que comienza a tener mayor eco en los pasillos de los principales centros financieros globales como Wall Street o la City de Londres.

Es cada vez más común ver cómo instituciones financieras o empresas petroleras anuncian acciones para movilizar su capital hacia energías renovables en lugar de infraestructura para hidrocarburos.

Publicidad

Si bien esta tendencia es favorable para evitar una catástrofe climática, también es una ruta con costos económicos y sociales que no se pueden ignorar. Por lo tanto, es urgente planearnos el reto impulsar una transición energética sustentable, pero planificar un abandono responsable de la industria de combustibles fósiles en México.

Empecemos por aceptar que la política energética federal actual no es sostenible más allá de uno o dos ciclos electorales. Las restricciones que hoy se quieren imponer a la transición energética serán revertidas por la competitividad de las renovables y las nuevas tecnologías de almacenamiento de energía.

Del lado político, es posible que las nuevas generaciones demanden una política climática cada vez más ambiciosa, como sucedió en Estados Unidos en 2020. Empresas como Pemex irán perdiendo el aprecio popular, a menos que dirijan sus inversiones a nuevas tecnologías renovables, como en el caso de las empresas petroleras estatales en China.

¿Cuál es el costo de dejar de invertir en el sector hidrocarburos de manera acelerada? En primer lugar, este cambio representa una pérdida de ganancias a corto plazo, dado que la demanda de combustibles fósiles será relevante durante varias décadas más.

La incertidumbre radica en que no sabemos qué tan acelerada será la caída de tal demanda y cuándo es el momento correcto para abandonar el sector. Otro costo asociado es el riesgo social por la destrucción de empleos en sectores contaminantes.

Para ello, la transición energética requiere pensarse bajo un enfoque de justicia social en la que se planifique la incorporación de tal capital humano en sectores alineados a una economía sustentable y circular. La creación de “empleos verdes” debe estar al centro de la agenda climática que demande el dejar de invertir en combustibles fósiles.

Publicidad
¿Sabes qué son las energías renovables? Mira este breve resumen

Dejar de usar combustibles fósiles no se será por falta de recursos o tecnologías para hacer más eficiente la extracción de petróleo o gas. La demanda social se generará a partir de los cambios de temperatura que provocarán fenómenos naturales cada vez más adversos.

En menos de 10 años se esperan cambios disruptivos en la gestión del agua, disponibilidad de alimentos por daños agrícolas, migración forzada por el clima, o afectaciones a activos físicos por desastres naturales.

Todos esto afectará principalmente a la base electoral del gobierno actual, la población con menos recursos. Por lo tanto, un movimiento político de “primero los pobres” sólo tendrá éxito a partir de una acción climática que abandone los combustibles fósiles de manera responsable.

Como señaló el exsecretario General de la ONU, Ban Ki-moon, no hay plan B porque no hay planeta B y cualquier intento por transformar a México será a partir de un movimiento climático. Cualquier otro discurso político será una condena hacia una crisis humanitaria irreversible.

Nota del editor: José Luis Reséndiz es Investigador de Doctorado en el Programa de Finanzas Sustentables de la Universidad de Oxford y Fundador de ESG Latam. Síguelo en Twitter como @jl_resendiz Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad