Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

México sí necesita una reforma fiscal, pero a fondo

Si se logra el crecimiento de la economía, la generación de empleos y la inversión en los estados más pobres, estos apoyos los necesitarán menos personas cada año, considera Mauricio Hubard.
sáb 13 marzo 2021 03:12 PM

(Expansinón) - “La visión gubernamental de la economía puede resumirse en unas cortas frases: si se mueve, póngasele un impuesto. Si se sigue moviendo, regúlese, y si no se mueve más, otórguesele un subsidio”: Ronal Reagan.

En los últimos días se anunció que el diputado de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, presidirá un grupo de trabajo para plantear una reforma fiscal, la que será discutida hasta la siguiente Legislatura, una vez pasadas las elecciones.

Según informó el diputado, el grupo estaría integrado por miembros de todos los partidos.

Publicidad

En México es necesario hacer una reforma fiscal a fondo, es una deuda histórica que ningun presidente, en las últimas décadas, ha logrado consensuar. Las que se han logrado han sido solo partes de lo que se debió hacer.

Pero una reforma fiscal bien pensada, que vaya a fondo y que vea a futuro, no solo el inmediato, no debe buscar únicamente llevar mayor dinero a las arcas del gobierno, proveer mayores recursos para los gastos y programas gubernamentales.

Si solo se busca cobrar más impuestos a la planta productiva actual -además de quitar competitividad a las empresas y, por lo mismo al país-, las consecuencias se verán en la reducción del tamaño de la economía, “matará a la gallina de los huevos de oro”, en la salida de inversiones, habrá desempleo y mayor informalidad.

Para lograr el México que proyecte la mejor versión de la economía al futuro, la reforma fiscal debe lograr varias vertientes:

1. Acabar con la informalidad, iniciando con metas de reducción bien analizadas por año y los medios para lograrlo.

2. Que todas las personas, físicas y morales, paguemos adecuadamente los impuestos que nos corresponden, facilitando su cálculo y sin terrorismo fiscal.

3. Fomentar la confianza de los inversionistas, a fin de que la economía crezca, que se genere mayor riqueza para que sea la fuente de mayor recaudación.

4. Un gasto del gobierno responsable y eficiente.

5. Dar prioridad al desarrollo de sistemas de salud y educación eficientes, de calidad y universales. Entendiendo que no se logra en pocos años, se debe empezar con miras al corto, mediano y largo plazo; metas medibles, revisables y ajustables.

Si todo eso se logra, las familias contarán, además, con recursos para otras necesidades, aumentando su nivel de vida y bienestar.

6. Aumentar el porcentaje de la inversión que realiza el gobierno en infraestructura, sumando a la iniciativa privada, lo que generará millones de empleos.

Publicidad
Recupera dinero en tu declaración anual | #QueAlguienMeExplique

7. Promover los empleos que las empresas van a requerir en el futuro, implementar sistemas de capacitación en esas áreas, lo que permitiría competir por la instalación de empresas en México.

8. Contar con un sistema financiero incluyente, que fomente empresas rentables del sector y que, por lo mismo, provean sus productos y servicios a toda la población; el control de comisiones o tasas evita esto, mata la oferta.

9. Aprovechar los beneficios del T-MEC y otros acuerdos de libre comercio con los que contamos, como el Trans Pacifico.

10. Elevar la competitividad de los estados más pobres del país.

11. La más importante: lograr la erradicación de la pobreza extrema y la movilización social de la clase socioeconómica baja a la media.

Hay elementos básicos que se pueden establecer, a fin de lograr de forma eficiente las metas antes mencionadas, por nombrar solo algunas:

A. Aumentar el IVA a niveles del 20%, quitando las excepciones y solo eximirlo a las zonas de mayor pobreza en el pais.

El IVA es un impuesto progresivo, paga más quien más consume, además de que prácticamente toda la población lo paga al consumir, aumentando los ingresos que el sector informal hoy no genera.

B. Reducir del 30% al 20 o 22% la tasa del ISR, lo que posiciona a México como un país muy atractivo para la generación de empresas nuevas; que las actuales aumenten su inversión; que llegue un importante flujo de inversión extranjera directa para generar empleos, mayor flujo de dinero en la economía, mayor consumo y por lo mismo, mayor recaudación.

C. Desarrollar entre el gobierno federal y la iniciativa privada programas que incentiven a empresas el instalarse en los estados más pobres de México, para permitirles realizar inversiones en capacitación y desarrollo de su personal y obtener apoyos fiscales, por un tiempo determinado.

D. Revisar y replantear los apoyos económicos que el gobierno actualmente otorga, a fin de que sean bien implementados, que llegue el dinero a quien realmente más lo necesita, sin fines electorales y entender que esos no son sustentables y sostenibles en el tiempo.

Si se logra el crecimiento de la economía, la generación de empleos y la inversión en los estados más pobres, estos apoyos los necesitarán menos personas cada año.

México sí necesita una reforma fiscal, pero a fondo, que sea elaborada por todos los sectores, en común acuerdo, empresarios, sindicatos y gobierno, con consensos.

Hay que sumar ideas a fin de lograr algo bueno, con visión de futuro.

¡México bien lo vale!

Nota del editor: Mauricio Hubard es Fundador y Presidente de Juntos Financiera , estudió Relaciones Industriales en la Universidad Anáhuac del Sur, graduado de la escuela de Negocios de Harvard (Harvard Business School) en la maestría ejecutiva “Owners, President Management Program, OPM “ en la generación 34, es miembro activo del Harvard Alumni Association, ha tomado diversos cursos en esta escuela relacionados con Microfinanzas, Gobierno Corporativo, entre otros; Desarrollo de Instituciones Financieras en el JFK School of Goverment de Harvard, también de Responsabilidad Social de las Empresas por la Universidad de Stanford y el ESADE de Barcelona. Escríbele a hubardm@gmail.com. Síguelo en su cuenta de Twitter . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad