Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Documentar la crisis para evitar otro “metrazo”

¿Por qué se cayó un tramo de vía? Quizá han faltado auditorías en cada área de operación del metro para identificar posible fallas en los sistemas humanos de operación, considera Mario Maraboto.
mar 15 junio 2021 12:00 AM

(Expansión) - Luego del derrumbe de una sección de la Línea 12 del metro de la Ciudad de México, alguien me preguntó cuántos tipos de crisis puede enfrentar una empresa. Fuera de las clasificaciones conocidas en los manuales, cualquier institución sólo enfrenta dos tipos de crisis: aquellas de las que se sale fortalecido y las que terminan en la quiebra, o al menos el desprestigio, de una institución.

Cada crisis es diferente al igual que sus orígenes, pero lo importante es aprender en cada una de ellas a partir de la revisión de todo lo que se hizo durante el tiempo que duró el evento. Lamentablemente no siempre se tiene presente la importancia de documentar el origen o causas de una crisis, la forma en que se gestionó ni lo que se aprendió para evitar futuros eventos similares.

Publicidad

Disponer de un documento que refleje puntualmente la gestión de la crisis es contar con una guía de reflexión y aprendizaje para, en un ejercicio de auto crítica, reconocer lo que se hizo mal y lo que se puede mejorar. Eso es parte de la prevención adicional a frecuentes auditorías para identificar escenarios y crisis potenciales en cada área de una institución, lo que incluye, entre otras, revisar manuales de producción y de servicios, realizar auditorías físicas de las instalaciones, estimar niveles de gravedad y efectos de una potencial crisis, revisar políticas y analizar el desempeño de los involucrados.

Una crisis puede surgir cuando se carece de un sistema de alerta o falla la comunicación hacia los niveles superiores de la organización; cuando se pasa por alto algún elemento que, por obvio, no fue considerado, o quizá porque nunca se hizo una planeación de escenarios ante posibles fallas de operación, entre múltiples factores más.

En el caso del metro, en días recientes se cumplió un mes del fatal accidente que dejó 26 muertes y heridas y lesiones en muchas otras personas, pero apenas están por darse a conocer los primeros resultados de la investigación sobre lo que ocasionó este accidente.

Lamentablemente no es la primera vez que este sistema de transporte sufre de graves accidentes. En sus poco más de 50 años de servicio del Metro de la Ciudad de México acumula cuatro accidentes graves, tres de ellos choques entre trenes, además de un incendio en una subestación eléctrica en 2021 con un muerto y varios intoxicados.

El primer choque de trenes, ocurrió en 1975, a dos años de su inauguración, en la estación Viaducto con 31 fallecidos; el segundo fue en 2015 en Metro Oceanía sin víctimas fatales; el tercero en Observatorio en 2020 con un muerto y 41 heridos y el reciente desplome en la Línea 12.

En los tres casos se culpó a los conductores atribuyéndoles un error: uno por no obedecer una instrucción, otro por mantener el piloto automático en zona de lluvia y el otro por omisiones en operación. La pregunta es ¿qué aprendieron los respectivos gobiernos y directivos del metro de cada uno de esos accidentes?

A fin de cuentas la generalidad de los accidentes se debe a errores humanos, no necesariamente de quienes operan los trenes sino que pueden ser de controladores, mantenimiento, supervisión, capacitación, recursos humanos, ingeniería, etcétera. La prevención no implica buscar culpables sino evitar que, en este caso, un choque de trenes se vuelva a repetir.

 

#EnFotos | Tras el accidente, inicia la revisión de la Línea 12 del Metro

Revisión estructural de la Línea 12 del Metro

Tras el desplome

Se espera que los primeros reportes sobre la revisión estructural de la Línea 12 del Metro se den a conocer el próximo lunes.
Mario Jasso / Cuartoscuro
Revisión estructural de la Línea 12 del Metro

Revisión

En los trabajos de revisión estructural participan el Instituto para la Seguridad de las Construcciones, el Colegio Civil de Ingenieros de México, las Sociedades Técnicas de Estructuras y Sismos y otras asociaciones.
Mario Jasso / Cuartoscuro
Revisión estructural de la Línea 12 del Metro

Vías dañadas

El Gobierno de la CDMX anunció que la empresa noruega DNV ya comenzó el peritaje externo por el colapso de la Línea 12 del Metro, ocurrido el pasado 3 de mayo.
Mario Jasso / Cuartoscuro
Revisión estructural de la Línea 12 del Metro

En la lupa

A la revisión estructural de la "Línea dorada" se integraron 12 brigadas conformadas por 24 personas, así como dos brigadas de topografía.
Mario Jasso / Cuartoscuro
Revisión estructural de la Línea 12 del Metro

Vista aérea

La secretaria de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil de la CDMX, Myriam Urzúa, detalló que personal de la empresa DNV ya se encuentra desde el martes en el lugar del accidente para el levantamiento de muestras.
Mario Jasso / Cuartoscuro
Revisión estructural de la Línea 12 del Metro

Trabajos

A lo largo de este miércoles, las brigadas llevarán a cabo levantamientos topográficos y la revisión en cada uno de los elementos estructurales de la zona afectada.
Mario Jasso / Cuartoscuro

¿Por qué le sucedió al metro en tres ocasiones y se le cayó un tramo de vía? Quizá han faltado auditorías frecuentes en cada área de operación del metro para identificar posible fallas en los sistemas humanos de operación; posiblemente poca atención a reportes sobre el estado de las vías, de los trenes, de las estructuras o de los centros de control; probablemente improvisación ante defectos localizados (recientemente se publicó que el sistema de telemetría tiene meses con una falla por lo que se calculan los recorridos y las distancias entre convoyes con fichas de dominó).

Es posible una falta una continua valoración del estado físico y emocional de los operadores, y, encima de todo, seguramente ha habido deficiente toma de decisiones por parte de la alta dirección del sistema para atender a tiempo cada reporte.

El derrumbe de una sección del metro y los accidentes anteriores confirman lo que muchos estudios han demostrado: Más del 70% de las crisis se originan por situaciones que no son debidamente atendidas en temas como mal mantenimiento de equipos o descuidos en la operación; y, contra lo que pudiera pensarse, 50% de las crisis son causadas por decisiones o indecisiones de los mandos gerenciales.

Ojalá que esta vez sí documente la crisis quien por ahora sigue siendo “sólo la directora del metro”. ¡Se trata de evitar muertes!

Nota del editor: Mario Maraboto Moreno es Licenciado en Periodismo por la UNAM. Investigador Asociado en la Universidad de Carolina del Norte. Autor del libro "Periodismo y Negocios. Cómo vincular empresas con periodistas". Consultor en Comunicación, Relaciones Públicas y situaciones especiales/crisis desde 1991. Escríbele a su correo mmarabotom@gmail.com y síguelo en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad