Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Algunas reflexiones sobre el mercado de trabajo

No hay seguro de desempleo y cualquier patrón sabe lo complicado que es dar de baja/alta a un colaborador (...) tiene que ver con el impacto de la pandemia sobre el sector turismo, opina Sergio Luna.
mié 04 agosto 2021 12:09 AM

(Expansión) - Hablemos de empleo, que es lo esencial. Si no hay trabajo, lo demás que discutimos los economistas sale sobrando.

Hay muchas peculiaridades del mercado de trabajo en México. Destaca su dualismo, la coexistencia de empleo formal con prestaciones de ley y un gran sector informal, en donde laboran la mayor parte de los mexicanos. Me concentro en el primero, que generalmente asociamos a los registros del IMSS.

Publicidad

El número de puestos de trabajo afiliados al IMSS alcanza su máximo en noviembre de 2019, con 20.8 millones de personas. Al 31 de mayo de este año se reportan 20.1 millones. Obviamente en está pérdida de empleo formal influye la pandemia, pues en su punto más bajo el año pasado (junio) el registro bajó a 19.5 millones.

Hay dos cosas que vale la pena notar. Primero, el deterioro en el empleo precede a la pandemia; a tasa anual, la creación de empleo formal había fluctuado alrededor del 4% durante buena parte de la década pasada. Desde mediados del 2018 se ralentiza y ya en la segunda mitad del 2019 crece a tasas inferiores al 2% anual.

Segundo, el choque de la pandemia en el empleo fue frontal. Los economistas generalmente pensamos en ésta como una variable “rezagada”: primero se acusa debilidad en cosas como las exportaciones, la producción o el consumo y es hasta tiempo después que hay un efecto en el empleo. No en esta ocasión: el IGAE – que es un aproximado del PIB mensual – reporta variaciones anuales negativas a todo lo largo del 2020 pero en abril se desploma 20%. También en ese mes el empleo en el IMSS registra su primera caída a tasa anual y como ya comentamos, un par de meses mas tarde se desfonda.

Resalto lo anterior porque generalmente pensamos que la causa por la que el empleo formal es menos volátil que otras variables económicas es por los costos de contratación o despido. Sin embargo, el mercado de trabajo formal muestra una notable flexibilidad: 991,000 personas salen del registro en el primer semestre del 2021 y desde entonces y hasta abril de este año han regresado 575,000.

Es el tipo de comportamiento que se observa por ejemplo en Estados Unidos, donde al existir seguro de desempleo, las empresas despiden a la gente cuando las cosas no van bien y las recontratan en cuanto repuntan.

En nuestro país no hay seguro de desempleo y cualquier patrón sabe lo complicado que es dar de baja/alta a un colaborador. ¿Qué ocurrió entonces? Me parece que parte de la respuesta tiene que ver con el impacto de la pandemia sobre el sector turismo.

El estado de Quintana Roo pierde 113,000 registros en el primer semestre del año pasado: una de cada 10 personas que pierden su empleo en la primera mitad del 2021 trabajaba en esa entidad. Esta proporción es igual a la de la Ciudad de México, no obstante que es un mercado laboral siete y media veces mas grande. La nomina formal de Quintana Roo se redujo así en una cuarta parte. La segunda peor pérdida corresponde a Baja California Sur, otra entidad con vocación turística con un descenso de 10% en los registros del IMSS.

Publicidad
Google y Facebook exigirán a empleados en sus oficinas que se vacunen

¿Qué queda en la agenda? Varias cosas. Entender mejor las prácticas laborales del sector turístico es una. Los niveles de empleo en las entidades aludidas no se recuperan aun, pero la recontratación se aceleró un poco al aligerarse las restricciones sanitarias. Ello lleva a un segundo punto: el recrudecimiento de la pandemia es una amenaza directa a estas actividades y el diseño de políticas no lo debe ignorar.

Tercero, lo urgente no implica dejar de lado lo importante: pandemia o no, en empleo esta administración esta quedando a deber. Aclaro: los políticos no crean empleos. Sin embargo, eso es lo que nos prometen y la verdad, no veo muchos políticos desempleados.

Nota del editor: Sergio Luna estudió Economía en la UNAM y la Universidad de Londres. Fue economista en el Banco Nacional de México durante 33 años y continúa en dicha profesión, ahora de manera independiente. Síguelo en Twitter y/o en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad