Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Potenciar las redes sociales

Una de las reglas en la comunicación en crisis es no hacer resonancia de las connotaciones negativas, asegura Mario Maraboto Moreno.
vie 01 octubre 2021 07:00 AM
Social networking service concept. Streaming video.
Un tuit o un video en YouTube que se conviertan en trending topic pueden lesionar, posicionar o fortalecer una reputación institucional o personal, señala Mario Maraboto Moreno.

(Expansión) - Recientemente el actual presidente de la República leyó, en su reunión matutina con medios de comunicación, un tuit muy ofensivo para él y para su esposa. Los insultos en las redes suelen darse y hablan de quien los escribe; el problema es que, en esos casos, por lo general quien escribe da una falsa identidad. El presidente “compró boleto” y erróneamente identificó al autor del tuit en cuestión como uno de los científicos a quien la Fiscalía General de la República quiere procesar.

El uso de las redes sociales, especialmente para la difusión de noticias y publicación de comentarios, es un tema inquietante en todo el mundo, dada la creciente cantidad de usuarios y sus preferencias de comunicación.

Publicidad

El pasado mes de mayo, un organismo especializado en temas de internet publicó un estudio sobre los hábitos de los usuarios en México, el cual revela que existen 84.1 millones de internautas en el país, cifra que, como consecuencia del confinamiento, alcanzó el mayor crecimiento observado en los últimos cinco años. El 86.8% de los usuarios utiliza las redes sociales, el 91.4% diariamente, atraídos por la dinámica de flujo de información de las mismas. El 81.9% usa Facebook; 47.5% emplea YouTube y el 15.65% prefiere Twitter.

No obstante su tercer lugar, un estudio realizado en Barcelona arroja que, en México, Twitter sigue siendo el canal para expresar las ideas, dar a conocer la noticia con inmediatez, e incluso entablar debates, y es el medio favorito por políticos y hasta del presidente para hacer anuncios.

La buena noticia, sin embargo, es que, a nivel mundial, los medios sociales están considerados como uno de los menos confiables para el consumo de noticias. La investigación realizada reveló que sólo el 11% de los encuestados confía en los medios sociales para el consumo de noticias; el 28% considera que dichos medios son sensacionalistas y el 26% cree que sus noticias son falsas.

Es decir, 54% de los usuarios desconfía de alguna manera de lo que se publica en las redes sociales, especialmente cuando se habla de noticias sensacionalistas o de comentarios ofensivos en contra de personas o instituciones que buscan afectar la reputación y prestigio de personas físicas y morales.

Un tuit o un video en YouTube que se conviertan en trending topic pueden lesionar, posicionar o fortalecer una reputación institucional o personal. De ahí la importancia de pensar muy bien la forma de, o no, de dichas noticias o comentarios a fin de evitar su magnificación.

No obstante los millones de usuarios de las redes sociales, potenciales generadores de una tendencia, ésta sólo lo es en el momento en que se produce y su tiempo promedio de vida es de un máximo de 15 minutos, aunque muchos no alcanzan los 5 minutos en la cima de los comentarios.

De cualquier forma, es tiempo más que suficiente para que los medios de comunicación habituales (radio, televisión, portales de noticias y medios impresos) se encarguen de prolongar su vida y sus efectos, positivos o negativos, en los públicos.

Publicidad

Una de las reglas en la comunicación en crisis es no hacer resonancia de las connotaciones negativas. El presidente lo hizo asumiendo que un texto sin nombres específicos hacía referencia a él y a su esposa. Repetirlos públicamente dejó ver que reconocía que era a ellos a quienes se referían las ofensas. Como consecuencia se generaron nuevos tuits que o repudiaban las ofensas personales o se sumaban a la burla y al “chacoteo”.

Un tuit ofensivo que no había tenido un gran impacto se potenció y escaló a otros medios de comunicación. Es decir, con la exhibición del tuit en la reunión matutina, el presidente logró multiplicar las visitas a la cuenta del autor del mensaje que de 1,140 seguidores pasó a 7,808 en pocas horas, generó nuevos comentarios en las redes sociales y además logró que en los días siguientes varios medios impresos comentaran el incidente en forma crítica por su decisión.

Un buen ejemplo de lo que no se debe hacer ante una potencial crisis en redes sociales a menos, claro, que eso haya sido la intención presidencial para desviar la atención de los temas de preocupación nacional.

Nota del editor: Mario Maraboto Moreno es Licenciado en Periodismo por la UNAM. Investigador Asociado en la Universidad de Carolina del Norte. Autor del libro "Periodismo y Negocios. Cómo vincular empresas con periodistas". Consultor en Comunicación, Relaciones Públicas y situaciones especiales/crisis desde 1991. Escríbele a su correo mmarabotom@gmail.com y síguelo en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad