Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Los bancos quieren competir con las fintech?

En la era de la banca digital, más allá de hablar de antagonismos, hay que hablar de colaboración, considera Sebastián Medrano.
mar 14 diciembre 2021 12:02 AM
Mano sosteniendo un celular, haciendo referencia al ecosistema digital en el sector financiero
Las fintech y la banca tradicional pueden y deben coexistir para tener un ecosistema financiero más fuerte y beneficiar a una mayor cantidad de usuarios, señala Sebastián Medrano.

(Expansión) - La explosión y el crecimiento de las fintech en el último par de años en México y Latinoamérica es innegable. La irrupción de estas plataformas ha cambiado el sistema financiero como lo conocíamos, pero también ha desatado varias preguntas sobre el papel que están tomando y tomarán en el futuro los nuevos jugadores disruptivos. Uno de estos cuestionamientos es qué tanto rivalizarán las fintech con los bancos y viceversa.

Para comprender esta cuestión es importante tomar en consideración dos aspectos fundamentales. El primero es que, en México, la inclusión financiera sigue siendo uno de los grandes pendientes y poco más de la mitad de la población tiene acceso a un producto financiero, aunque eso no necesariamente implica que tengan pleno conocimiento sobre su uso y alcance.

Publicidad

El segundo punto necesario para comprender este escenario es que las instituciones financieras, tanto de México como de Latinoamérica, están enfocadas en diseñar y ofertar productos para un segmento premium del mercado, es decir, personas con un nivel de ingresos de medio a alto y empleos con salarios fijos.

A diferencia de algunos países europeos o Estados Unidos, en nuestra región estas dos alternativas no están en competencia abierta, ya que están dirigidos a sectores muy distintos. En la era de la banca digital, más allá de hablar de antagonismos, hay que hablar de colaboración.

Las fintech y la banca tradicional pueden y deben coexistir para tener un ecosistema financiero más fuerte y beneficiar a una mayor cantidad de usuarios. Estas plataformas no son antibancos por naturaleza, simplemente están ocupando un vacío que no había sido capitalizado por las instituciones tradicionales. En estos momentos, las fintech son una gran alternativa para un mercado desatendido, como lo son las personas y empresas no bancarizadas.

Los beneficios de la alianza

La revolución de la banca digital no está en el futuro sino en el presente. Las fintech y los bancos pueden tejer alianzas para seguir creciendo, alcanzar nuevos objetivos y brindar mejores productos y servicios a los usuarios. En el corto plazo, la banca tradicional seguirá ofreciendo lo mismo que ahora, pero también dará pasos más sólidos en el camino de la digitalización.

De acuerdo con cifras de Statista Research Department, se estima que para 2022 habrá más de 74 millones usuarios fintech en México, la mayor parte de ellos en el segmento de pagos digitales, pero con una cantidad creciente en otros segmentos como préstamos y finanzas personales. En contraparte, las instituciones financieras también han tenido que modernizarse y entrar al juego.

Publicidad

Según cifras de Statista, Santander, con 12 servicios, lidera la lista de los bancos con más herramientas de banca digital hasta 2020 en México. Otras instituciones como Citibanamex, Banorte y BBVA se encuentran en el segundo lugar, con 11 servicios cada uno.

En este contexto las fintech, con su tecnología, innovación y experiencia, pueden ser los socios correctos para encaminar los esfuerzos a un mejor puerto. El proceso de transformación digital se ha acelerado de manera inusitada a causa de la pandemia y los bancos tradicionales que no se sumen a la vanguardia, perderán oportunidades para desarrollarse. El tándem que se puede conformar entre fintech y bancos tradicionales puede ser muy potente, aunque, claro también es un proceso complejo.

La conversación en estos momentos no debe versar sobre la competencia entre estos dos protagonistas del sector financiero. A la sombra de una pandemia que amenaza con cerrar nuevamente los mercados, las empresas financieras deben pensar cómo pueden colaborar entre ellas para tener ventajas mutuas y multiplicar sus beneficios y alcances. Al final del día, tienen más en común de lo que se imaginan.

Nota del editor: Sebastián Medrano Gallo es economista y especialista en temas fintech. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad