Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Vivimos el entorno que creamos nosotros mismos

Creamos ambientes de trabajo donde la única prioridad son los resultados y luego nos preguntamos por qué los colaboradores ¡no se ponen la camiseta!, señala Blanya Correal.
lun 28 marzo 2022 06:58 AM
Vivimos el entorno que creamos nosotros mismos
La forma en que tratamos a las personas en las empresas es la misma en la que ellos tratan a sus tareas o a sus clientes, no le puedes pedir a alguien que dé una milla extra por tu negocio cuando tú no estás dispuesto a darla por esa persona, señala Blanya Correal.

(Expansión) - Hace unos años me disponía a entrar a un baño en un centro comercial; sin embargo, me encontré a una persona furiosa que estaba dañando la pintura de las paredes, se notaba que estaba realmente molesta tratando de “desquitarse con el baño”.

Más allá del susto, lo que me llamó la atención es que tenía una playera con un logo de una tienda cercana al baño, seguramente era empleada de ese lugar. Imaginé, por lo que alcance a entender de toda la situación, que esta persona estaba desahogándose de algún problema con su supervisor en la tienda.

Publicidad

Me puso a pensar, en lo que realmente estaba obteniendo de su comportamiento, probablemente enojada quería afectar a los demás; sin embargo, ella misma estaba dañando su entorno, pues como empleada de esa tienda seguramente ella misma usaría ese baño al menos un par de veces cada día.

Viendo esto desde una perspectiva más amplia, podríamos decir que lo mismo ocurre en nuestras empresas e incluso en nuestro país. Pensamos que saltarnos la fila, sacar provecho económico de alguna situación o incluso ahorrarme un trámite a través de un favor, es una muestra de viveza o de ser más listo, pero luego nos quejamos de que cada día tengamos más regulaciones y controles, creando más burocracia o simplemente “obligándonos” a dar mordida para todo.

Y al interior de las empresas pasa lo mismo; creamos ambientes de trabajo donde la única prioridad son los resultados y luego nos preguntamos por qué los colaboradores ¡no se ponen la camiseta! Por años hemos desarrollado una cultura de productividad, donde las eficiencias son premiadas; no obstante, cada vez se rompe más el equilibrio con lo humano.

¿Cómo funcionarían las empresas si lográramos (como algunas lo están haciendo) generar un equilibrio entre mejores condiciones para la gente y para el negocio?, ¿si lográramos que las personas conectadas auténticamente con lo que hacen encuentren en su trabajo una fuente de realización personal que los motivara a dar lo mejor? ¿Si esto no fuera solo un discurso sino una realidad?

Vivimos el entorno que creamos nosotros mismos.

La forma en que tratamos a las personas en las organizaciones es la misma en la que ellos tratan a sus tareas o a sus clientes, no le puedes pedir a alguien que dé una milla extra por tu negocio cuando tú no estás dispuesto a darla por esa persona.

Esto implica que muchas veces le pedimos al colaborador que “nos eche la mano”, que se quede más tiempo, que no salga de vacaciones, etc., pero cuando el trabajador tiene una situación personal que amerita apoyo le damos muchas vueltas o ¡queremos que nos traiga todas las evidencias! Y luego nos preguntamos ¿por qué las personas no confían en sus jefes y empresas?

 

Tenemos la oportunidad de crear lugares donde evolucionemos el concepto de empleo más allá de cualquier moda, o de los ranking de “mejor lugar para trabajar”, tenemos realmente la oportunidad de que las empresas seamos espacios donde las personas puedan crecer y encontrar una conexión con lo que hacen y con quién lo hacen; donde el aprendizaje sea incentivado como medio para lograr la mejora, sólo que una mejora más allá de los resultados, una mejora integral que piense siempre en el equilibrio entre las personas y el negocio.

Nota del editor: Blanya Correal es Ingeniera Industrial con más de 25 años de experiencia internacional en Recursos Humanos y estrategia laboral, en diversas compañías multinacionales como Coca Cola Femsa, Danone y Nissan. Ha sido reconocida por dos años consecutivos como una de las 30 mejores CHROs de México y está en el top 20 del ranking de las Mujeres más Poderosas de México, de acuerdo con la revista Expansión. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad