Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un nuevo concepto de trabajo: más flexible, más humano y más inteligente

La premisa principal del smart working es llevar la oficina a cualquier lugar, y aunque su origen parte del home office, va mucho más allá, apunta Nima Pourshasb.
sáb 30 abril 2022 12:00 AM
Un nuevo concepto de trabajo: más flexible, más humano y más inteligente
Más allá del smart working, la tendencia en el mundo es incorporar prácticas flexibles que se adapten a las necesidades de cada empresa y las de sus colaboradores, señala Nima Pourshasb.

(Expansión) - Los retos globales nos invitan a rediseñar entornos y equipos de trabajo más inteligentes para lograr un sistema de trabajo ágil y eficiente, que mejore la productividad, la satisfacción, el compromiso y el rendimiento de nuestros colaboradores.

En este sentido, muchas organizaciones se han dado cuenta que la inclusión de conceptos más flexibles en las jornadas laborales posibilita el acercamiento a los empleados y a sus necesidades, pero también han visto que la tecnología puede ser una gran aliada para lograr mayor efectividad en la gestión de talento.

Publicidad

Por ello, y para dar respuesta a los nuevos tiempos, y aprovechando las oportunidades que abre la tecnología para potenciar la creatividad y el bienestar del equipo, surgen alternativas inteligentes como el smart working, una nueva forma de enfocar el trabajo que abandona prácticas rígidas y patrones predeterminados para poner el foco en lo relevante: las ideas, los proyectos y las personas.

La premisa principal del smart working es llevar la oficina a cualquier lugar, y aunque su origen parte del home office, va mucho más allá, pues se centra en la flexibilidad y en proporcionar a cada uno de los colaboradores los recursos tecnológicos necesarios para llevar a cabo su labor sin importar dónde se encuentren.

Esta filosofía de trabajo se basa puramente en los resultados, dejando atrás el presentismo que caracteriza a los puestos de trabajo tradicionales, por lo que al ser el colaborador quien diseña sus propios horarios y no la empresa, los beneficios para el empleado son obvios, ya que permite la conciliación entre su vida personal y laboral, algo muy apreciado por los colaboradores hoy en día, lo cual también es benéfico para la empresa al conseguir profesionales más satisfechos con su trabajo, repercutiendo en una mayor productividad y una plantilla más motivada.

Sin embargo, aplicar este esquema de trabajo supone retos importantes para muchas empresas, ya que no todos los puestos laborales son factibles de realizarse a distancia, además de que un esquema así supone de una estrecha relación de confianza y comunicación entre la empresa y sus colaboradores, lo cual requiere de la oportuna intervención y eficiencia del área de Recursos Humanos.

La flexibilidad y la posibilidad de trabajar de forma remota convierte al smart working en una tendencia en auge, ya que los profesionales a nivel global sitúan estos elementos entre los requisitos más importantes a la hora de aceptar un puesto de trabajo, según el informe de Manpower en 2021. Asimismo, en México, la más reciente edición del Termómetro Laboral de OCC revela que más de la mitad de los colaboradores cambiaría de trabajo si se elimina el trabajo desde casa o la posibilidad de alternar el trabajo presencial con el trabajo a distancia.

Publicidad

Pero, más allá del smart working, la tendencia en el mundo es incorporar prácticas flexibles que se adapten a las necesidades de cada empresa y las de sus colaboradores, ya sea en cuanto a horarios, prestaciones, paquetes de beneficios, capacitación, etcétera, apoyados en herramientas tecnológicas innovadoras.

Cabe señalar que para convivir en estos nuevos entornos inteligentes de forma satisfactoria, también es importante que desde las empresas se fortalezcan ciertas habilidades para tener “colaboradores inteligentes”, desde el uso de plataformas tecnológicas para el mejor desempeño de sus labores y el trabajo en equipo, pasando por el uso de herramientas que les permitan una mejor organización y manejo de su tiempo, hasta alternativas que les procuren un mayor bienestar físico, mental y financiero que disminuyan sus preocupaciones para permitirles mayor concentración y productividad.

En definitiva, la apuesta por la flexibilidad es prioritaria para asegurar la satisfacción de los trabajadores y, en esta ecuación, las nuevas tecnologías no pueden faltar. Está en manos de las organizaciones adaptarse a este nuevo mundo para crear las fórmulas que mejor se ajusten a sus circunstancias y que permitan a los equipos desarrollar todo su potencial.

Nota del editor: Nima Pourshasb es CEO y Co-Founder de minu . Cuenta con una extensa experiencia emprendedora creando y creciendo empresas tecnológicas en diferentes países. Creó su primera empresa para consumidores latinoamericanos, FormaFina, con oficinas en seis países de la región. En México colaboró en Banco Sabadell como responsable de la Banca de Personas. Nació en Irán, creció en España y realizó sus estudios de posgrado tanto en Londres como en EU. Síguelo en LinkedIn y/o Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad