Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Precios. Pobres empresarios pobres

¿Quién perderá más con el precio de la tortilla? ¿La gran tienda de consumo de la colonia o la tortillería de la esquina? Pasará lo mismo con los demás productos del PACIC, apunta Jonathán Torres.
lun 09 mayo 2022 07:01 AM
carrito de super (istock)
Una de las tantas preguntas alrededor del PACIC radica en saber de dónde saldrán los recursos para cubrir los subsidios, considera Jonathán Torres.

(Expansión) - La estrategia para contrarrestar la inflación tendrá un impacto positivo que nadie debe escamotear: apoyar a las familias con menores ingresos. Pero alguien saldrá perdiendo. El gobierno administrará el difícil momento económico. Los grandes empresarios buscarán sostener sus márgenes de ganancia. Pero la distorsión acompañará a los más débiles.

El universo de los empresarios más pobres del país es multifacético.

Publicidad

Según el Censo Económico del Inegi, en el país hay más de 574,000 tiendas de abarrotes, que representan 25.5% de los establecimientos dedicados al comercio; la industria de elaboración de tortillas y nixtamal se encuentra entre las que tienen el mayor número de unidades económicas o negocios asociados; hay 4.2 millones de medianos y pequeños productores agropecuarios…

Ellos, y otros, pagarán el precio por ser los más débiles en la cadena empresarial.

Sin embargo, esta historia tiene sus matices. Los consumidores de menores ingresos serán beneficiados gracias al Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC) dado a conocer la semana pasada en Palacio Nacional. Los pequeños productores podrán enfrentar la medida, de alguna forma, gracias al otorgamiento de subsidios. Así, aunque el apoyo será insuficiente, el PACIC tiene su lado bueno.

El órgano de representación del sector terciario (que considera desde el turismo hasta los servicios financieros, y que en 2021 aportó 64.07% del PIB y 61.07% de la fuerza laboral del país) considera que el PACIC es una buena noticia.

José de Jesús Rodríguez, presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco) de la CDMX, celebra el plan impulsado desde la Presidencia de la República pues, dice, se trata de un acuerdo y no de una imposición, lo que permitirá determinar la contención de precios pero con un libre mercado.

“Seguramente estaremos sacrificando más allá del 50% de las utilidades en función de los productos que se incluyen en el PACIC y, en algunos casos, hasta no tener utilidades dependiendo del producto porque cada uno de ellos tiene distintos márgenes. Pero eso no importa porque estamos hablando de un solo producto y lo podemos compensar con algunos otros productos”, afirma.

El problema lo tienen otros.

“En el caso de las tortillerías, que hay cientos de miles en el país, es imposible que el PACIC aplique. Ajustar precios puede dañar a los pequeños productores porque los costos de ellos están subiendo”, sostiene el doctor Alejandro Castañeda, director del Centro de Estudios Económicos de El Colegio de México (Colmex). “Lo que yo esperaría en un esquema así es que aumente la participación en las ventas de grandes jugadores y caiga la participación de los pequeños”.

¿Quién perderá más con el precio de la tortilla? ¿La gran tienda de consumo de la colonia o la tortillería de la esquina? Pasará lo mismo con el resto de los productos contemplados en el PACIC. Los grandes empresarios pueden administrar sus márgenes de ganancia. Los pequeños no.

Incluso, aunque no necesariamente aplica, en esta historia hay elementos de lo que en la literatura económica se conoce como “margin squeeze” o “estrangulamiento de los márgenes”. Pero vale la pena analizarlo.

De acuerdo con el Centro de Competencia, un think tank sobre la materia, el estrangulamiento de márgenes es un tipo de abuso de posición dominante que surge cuando existe una empresa verticalmente integrada, que ofrece un insumo esencial y, a la vez, compite con empresas que no están integradas, que dependen del insumo esencial de la empresa integrada para su producción.

Según la OCDE, se dice que se produce un estrangulamiento de márgenes cuando la empresa integrada ofrece el insumo intermedio a un precio tal que a una empresa pequeña no le resulta rentable participar en el mercado. Así, cuando una empresa dominante utiliza su posición para “estrangular” los márgenes de sus rivales, termina por excluirlos del mercado.

Publicidad

En función a un análisis de botepronto, el PACIC no puede considerarse como un “margin squeeze” pues ninguna de las empresas involucradas originó esta medida, pero al final del día sí los favorece en el sentido de que les permite aumentar su participación de mercado, al margen del “sacrificio” que asumirán con el PACIC.

El PACIC huele más a un tema político aunque, sí, este tope de precios podría generar un efecto de estrechamiento de márgenes para algunas empresas competidoras. La Comisión Federal de Competencia Económica tendría que suponer que el PACIC fue una iniciativa de las empresas; algo que no fue así.

Sin embargo, lo que es un hecho es que viene un impacto negativo sobre los mercados. Y, durante el tiempo que éste dure, habrá quienes operen con mucha dificultad. Así, como en otras historias que suelen contarse de la realidad mexicana, aquí, no todos pierden; pierden los que menos tienen.

**********

Una de las tantas preguntas alrededor del PACIC radica en saber de dónde saldrán los recursos para cubrir los subsidios. Estos, dicen analistas, no estaban contemplados y, además, presionarán las ya de por sí estresadas finanzas públicas.

Nota del editor: Jonathán Torres es socio director de BeGood, Atelier de Reputación y Storydoing; periodista de negocios, consultor de medios, exdirector editorial de Forbes Media Latam. Síguelo en LinkedIn y en Twitter como @jtorresescobedo . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad
Publicidad
Publicidad