Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

KM25: 3 tips para cambiar de posición mental ante tus retos profesionales

Puedes usar preguntas y en general el lenguaje para mover tu mente, es cosa de empezar a estar consciente de cómo hablas contigo mismo, apunta Jorge Cuevas.
jue 21 julio 2022 05:58 AM
3 tips para cambiar de posición mental
Si estás corriendo un maratón deportivo o profesional, sé el dueño de las preguntas que hay en tu cabeza, recomienda Jorge Cuevas.

(Expansión) - Piensa en el reto que hoy tienes en lo profesional o si te llega más rápido la idea, usa el desafío personal más importante que tienes. Tráelo a la mente y hazte las siguientes preguntas.

¿Estoy caliente o frío al enfrentar este reto?

Hablamos de caliente cuando estás apasionado, enojado, visceral, con miedo o entusiasmado. Puede que te estén ofreciendo otro trabajo o que debas decidir si aceptas o no un negocio, tomar una decisión financiera, un crédito para tu negocio o uno para tu casa.

Publicidad

Si estás muy caliente, son tus emociones las que te están moviendo. Y no estoy diciendo de ninguna manera que esto sea algo malo ni bueno, sin calentura no sucederían muchos logros increíbles, aunque también nos ahorraríamos algunas tragedias. Pero lo que te pido es que simplemente te preguntes: ¿estás decidiendo con las vísceras o con la cabeza? y que decidas qué te conviene en este momento.

Entrenamiento mental se refiere a cómo hago para transformar mi estado frente a un reto y desde el momento en que te estás planteando la pregunta, ya estás influyendo en tu condición. Estarás de acuerdo conmigo en que hay personas que deciden sin preguntarse nada y otras que ni siquiera se dieron cuenta que acaban de tomar una decisión trascendental.

Puedes usar preguntas y en general el lenguaje para mover tu mente, es cosa de empezar a estar consciente de cómo hablas contigo mismo.

Si lo que quieres es ser más emocional hazte estás preguntas: ¿qué dice mi cuerpo?, ¿de qué es mi impulso?, ¿mi intuición hacia dónde me quiere llevar?, ¿cuál es la decisión a la que mis sentimientos me están arrastrando?, ¿qué es lo que me motiva o emociona en este desafío?, ¿mi calentura a qué apunta?

Pero si por el contrario lo que quieres es ser más frío ante este reto, mejor pregúntate: ¿cuál será una buena decisión si lo veo desde lejos? Alejarse es la clave para enfriarse y hay muchas formas de alejarse de una situación. Lo puedes ver desde el futuro, imaginando que han pasado 10 años o desde los ojos de alguien más.

También puedes alejarte dándote tiempo, conversando con una persona que sabes que lo verá de forma desapasionada o plasmándolo en un pizarrón, porque al plasmar lo que está pasando en un objeto externo, lo despersonalizas. El alejamiento y acercamiento son mentales.

En el maratón de la vida profesional hay que entrenar constantemente y sin duda una de las prácticas más trascendentes es el entrenamiento mental. Aprender a alejarte y acercarte emocionalmente de un reto es una forma. Pero existen más habilidades mentales que puedes aplicar en diferentes momentos. ¿No es el mismo estado el que nos ayuda a tomar mejores decisiones, que el que nos facilita contagiar a otros de un proyecto o el que nos permite generar una idea fuera de la caja?

Así como un edificio para resistir un temblor requiere una cimentación flexible que sea plástica y se adapte en un movimiento telúrico, un profesional requiere una mente que sepa cuándo callar, cuándo hablar, cuándo presionar, cuándo calentarse o cuándo enfriarse.

 

Es cierto que alguien puede decirnos “mi temperamento es caliente por naturaleza o frío de nacimiento”, pero que tengamos un temperamento no nos impide moderarlo, ajustarlo y manejar nuestra mente para usarlo a favor.

La segunda pregunta que te recomiendo hacerte es:

¿En este reto es momento de ir al ataque o defender?

Por inercia las personas tendemos a ser proactivas o reactivas, según nuestro temperamento, cultura, educación y lo que hemos aprendido. Pero justo lo que no ayuda es lo que hagamos por inercia, porque no es que sea mejor atacar o defender, sino que hay momentos para cada cosa.

Por ejemplo, muchas veces cuando estás negociando y vas al ataque te juega en contra, capaz que te aceleraste lanzando una oferta, pero sí esperabas que te iban a proponer algo que te convenía más. La flexibilidad mental no radica en atacar o defender porque así eres, sino porque te preguntas: ¿qué es lo que conviene? Y tomas una decisión.

La tercera pregunta que te recomiendo hacerte es:

¿Es momento de ser creativo o de actuar?

Porque generar ideas e implementarlas son dos estados mentales muy diferentes. Generar las ideas implica buscar opciones, imaginarse escenarios, especular con qué pasaría si sucede una u otra cosa, mientras que implementar es decirte “ya tengo una idea y vamos a seguirla hasta el final”. Si por costumbre eres un generador de ideas, flexibilidad mental es cuando sacas a tu guerrero interior y tiras el carro para adelante.

Si lo tuyo es la acción, el trabajo y los resultados, habrá retos en los que debes aprender a no ir directo al resultado, explorar más ideas, dedicarle tiempo a cosas que no den resultados inmediatos, pero que te abran el panorama y que en un futuro muy cercano te permitirán lograr las cosas con menos esfuerzo.

 

El reto del reto es pensar, no casarse con la idea de que eres de determinada forma, mejor des-determínate y convéncete de que puedes manejar tu mente para a veces atacar y a veces defender, aunque se te facilite más una cosa que la otra. Puedes manejar tu mente para calentarte aunque lo tuyo sea ver las cosas con indiferencia, puedes dedicarle tiempo a generar opciones aunque lo que más te guste sea estar en el campo de batalla.

Como puedes ver el primer paso para entrenar nuestra mente es tomar conciencia de cómo hablamos con nosotros mismos y plantearnos preguntas que nos ayuden a cambiar la perspectiva.

Si estás corriendo un maratón deportivo o profesional, sé el dueño de las preguntas que hay en tu cabeza. Nos vemos en el próximo kilómetro.

Nota del editor: Jorge Cuevas Dávalos es corredor de fondo en la vida personal y profesional. En 20 años de carrera le han publicado 12 libros, entre ellos los Best Seller de Grijalbo “MARATÓN” y “El Kamasutra de la innovación”, su obra más reciente es “Maratones del Infierno”, una historia que invita al lector a enfrentar la adversidad. Se dedica a desarrollar ejecutivos y emprendedores en estrategia, liderazgo e innovación. Es un corredor amateur que ha participado en 12 maratones en diferentes lugares del mundo. Síguelo en sus cuentas de Twitter , Facebook e Instagram . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad