Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

ESG, a la búsqueda de su silla en los Consejos de Administración

Una condición necesaria para que los Consejos estén bien adaptados para abordar la supervisión de los temas ESG es la diversidad de su composición, considera Gabriel Cecchini.
vie 12 agosto 2022 06:06 AM
¿Por qué la confianza pública es esencial para las empresas?
Será de especial importancia en los Comités de Nominaciones y Compensaciones establecer criterios ESG de selección, así como también el diseño de sistemas de compensación atados a objetivos y metas ESG, considera Gabriel Cecchini.

(Expansión) - Existe creciente consenso en que los Consejos de Administración de las empresas (o los Boards, por su nombre en inglés) también tienen dentro del marco de su deber de diligencia (duty of care) la supervisión de los riesgos y oportunidades que se presentan con respecto a los temas ESG, es decir, los asuntos medioambientales, sociales y de gobierno corporativo.

Y se considera asimismo que estos riesgos y oportunidades deben ser supervisados por el Board no sólo desde el punto de vista interno con respecto a cómo afectan al negocio y desempeño financiero de la organización, sino también desde punto de vista externo, es decir, el impacto que las operaciones de la empresa tienen en su entorno y el medioambiente, potencialmente afectando a distintos tipos de grupos de interés como comunidades locales, clientes, actores de la cadena de valor, etc.

Publicidad

Lo que quizás no esté tan claro es cómo los Consejos de Administración deberían llevar adelante la supervisión de los temas ESG, qué prioridades considerar, qué herramientas elegir, dónde ubicar el lugar del tema en la estructura del Consejo, y qué capacidades crear para poder abordar la supervisión de estos temas de manera adecuada.

Antes que nada, será importante determinar cuáles son aquellos aspectos o temas ESG “materiales” para la organización, aquellos factores que tienen más impacto tanto interna como externamente, teniendo en cuenta los grupos de interés clave involucrados o afectados por los primeros. En el diseño de la estrategia ESG de la organización – a nivel de los Consejos y del Management – se deberá definir cuáles son aquellos temas prioritarios (mapa de materialidad) a supervisar (y gestionar).

Ciertamente asuntos como la gestión del agua, la salud y seguridad, o el impacto en comunidades locales serán temas materiales para una empresa de minería, de la misma manera que, a su vez, los temas de protección de datos y anti-lavado de dinero, los serán para un banco. Diversos frameworks y estándares internacionales brindan guías sobre temas materiales por sector e industria que orientan a las empresas a construir sus propios mapas de materialidad.

Para el tratamiento de los temas ESG dentro de los Consejos de Administración las mejores prácticas indican que lo más importante es contar con miembros que tengan un entendimiento general (y las respectivas capacitaciones regulares) sobre los temas ESG prioritarios para la organización, y cómo estos se enlazan con la estrategia de esta última. Mejor aún si algunos de los miembros seleccionados – en particular, consejeros independientes o externos – son especialistas en alguno o varios de los temas ESG materiales de la organización.

Una condición necesaria para que los Consejos estén bien adaptados para abordar la supervisión de los temas ESG es la diversidad de su composición: ¿de qué manera los Consejos reflejan la pluralidad de visiones de los distintos grupos de interés con los cuales la empresa interactúa, especialmente los clientes, consumidores y comunidades? ¿Cómo refleja su composición la diversidad en términos de género, origen étnico, por edad, etc., de todos estos grupos?

Numerosos estudios afirman que Consejos más diversos cumplen mejor su rol de supervisión, y son innovadores y resilientes a la hora de tomar en cuenta los temas emergentes ESG que más afectan (o pueden potencialmente afectar) a la organización, eliminando o reduciendo sesgos que pueden presentarse en Consejos conformados de manera más homogénea.

La fintech brasileña Nubank eligió recientemente a la joven artista pop Larissa de Macedo Machado, conocida como Anitta, como miembro del Board, justificándolo en la necesidad de contar con una voz en el Consejo que reflejara los puntos de vista de uno de los segmentos demográficos a los que apunta la estrategia de negocios del banco digital.

En otros casos, empresas que han sufrido casos graves de corrupción en el pasado, han decidido incorporar en sus Consejos destacados juristas anticorrupción, o empresas mineras que han sufrido incidentes con comunidades indígenas, integrar a expertos e incluso activistas en estos temas dentro de sus Boards.

Es verdad que muchas veces estas incorporaciones ocurren después de una controversia o escándalo corporativo que obliga a la empresa a “refrescar” sus Consejos. Lo ideal sería que los Consejos pudieran proactivamente anticiparse a estos potenciales riesgos ESG y actuar antes y no después de su materialización.

A la hora de elegir el lugar donde se abordarán los temas ESG a nivel del Consejo se pueden elegir diversos caminos y no existe una única solución predeterminada. Entre el rango de alternativas existentes, las empresas pueden crear un nuevo comité ESG específico a nivel del Consejo de Administración, asignar los temas ESG a un Comité preexistente (Riesgo, Auditoría Interna, Gobierno Corporativo, etc.), o asignar temas específicos ESG por Comité.

 

Será de especial importancia en los Comités de Nominaciones y Compensaciones establecer criterios ESG de selección, así como también el diseño de sistemas de compensación atados a objetivos y metas ESG.

Con respecto a las fuentes de información de la cuales los Consejos se nutren para supervisar la estrategia ESG, éstas deberían ir más allá del reporte e información brindados por el Management, y habilitar canales abiertos de comunicación e intercambio de información externos para poder obtener perspectivas y feedback directos de partes de grupos de interés, incluyendo a inversores, empleados, comunidades locales, etc.

Para este intercambio de información con grupos de interés, numerosas empresas a nivel global y regional han establecido Consejos Consultivos de Stakeholders con expertos y representantes de distintos grupos de interés relacionados con temas ESG en general o específicos – por ejemplo, cambio climático - que son clave para la empresa.

Los Boards pueden entonces dialogar y nutrirse de la información o reportes provistos de manera regular por estos Consejos Consultivos independientes compuestos por expertos.

También, por supuesto, los Boards pueden acceder a numerosas fuentes de datos y métricas ESG externas que miden y cuantifican de manera dinámica la exposición a riesgos ESG de empresas, sectores y proyectos. Otras actividades posibles para recolección de información de forma directa son las visitas de campo a los lugares donde la empresa tiene operaciones o actividades (por ejemplo, sitios de proyectos de minería, exploración de petróleo, etc.) y el diálogo directo con grupos de interés clave y sus respectivos integrantes y líderes.

Esta diversidad de fuentes de información les permitirá a los Consejos estar adecuadamente preparados para la supervisión de los riesgos ESG actuales y emergentes, con una estrategia corporativa alineada con estos desafíos, y también asegurarse de que la divulgación o reporte de información sobre el desempeño ESG de la organización esté asentada sobre bases firmes, y no existan brechas significativas entre lo que la empresa dice/reporta que hace y lo que efectivamente realiza (y sus impactos respectivos), evitando así el fenómeno del ESG/greenwashing, es decir, la exageración, tergiversación o directamente el reporte de información falsa sobre acciones y alcance de metas ESG.

Este es un punto especialmente sensible para las empresas sobre el cual han puesto su atención y foco las principales regulaciones ESG implementadas en los últimos años y otras nuevas que entrarán en vigor en el corto plazo, tanto a nivel global como regional.

Ante el tsunami ESG, los Consejos tienen a disposición una serie de herramientas que les permitirán abordar estos desafíos de manera proactiva, haciendo resilientes a sus organizaciones y a “prueba de futuro”, estando preparados para los nuevos desafíos que la empresa deberá enfrentar a nivel estratégico en el mediano y largo plazo, en especial en temas clave como la lucha contra el cambio climático, la transición hacia energías renovables, el respeto a los derechos humanos y sociales, y la transparencia e integridad.

Nota del editor: Gabriel Cecchini es consultor en Gobierno Corporativo, Integridad & ESG. Síguelo en LinkedIn y en Twitter . Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad