Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué se puede aprender tras la crisis del cripto?

La industria cripto debe retomar algunas de las prácticas de comunicación que el sistema financiero tradicional perfeccionó en varias décadas, señala Evelyn Espinosa.
mié 28 diciembre 2022 04:52 PM
La caída de FTX y el mundo crypto
Las afectaciones provocadas por la declaración de bancarrota de FTX aún se resienten dentro y fuera del ecosistema cripto, apunta Evelyn Espinosa.

(Expansión) - Hasta hace unas semanas, las iniciales SBF y FTX representaban una de las historias de éxito más extraordinarias del ecosistema cripto. Antes de cumplir los 30, el estadounidense Sam Bankman-Fried (SBF) había fundado una compañía que se convertiría en el tercer exchange de criptomonedas más grande del mundo por volumen de operaciones y que alcanzaría una valuación de 32,000 millones de dólares en menos de tres años.

Todo parecía indicar que FTX, la empresa fundada por Bankman-Fried, se encontraba a la vanguardia de una transformación profunda en el sistema financiero global. Sin embargo, una combinación de malas prácticas financieras, una industria contenciosa y una pobre comunicación institucional llevaron a que SBF y FTX sean un par de iniciales asociadas al fracaso.

Publicidad

Las afectaciones provocadas por la declaración de bancarrota de FTX aún se resienten dentro y fuera del ecosistema cripto, que en medio de su autodenominado “invierno” ya experimentaba uno de sus momentos más complejos. En el año, Bitcoin ha perdido alrededor de 70% de su valor y la capitalización del mercado de criptomonedas se encuentra a poco más de un 25% de sus niveles máximos, alcanzados en noviembre de 2021.

De la crisis pueden aprenderse lecciones valiosas. El colapso de FTX supone lecciones fundamentales para el futuro de la comunicación en el sector financiero, cada vez más tecnológico, transparente e interconectado. A continuación, algunas de las que, a nuestro parecer, son los aprendizajes para un ecosistema que debe realizar un ejercicio de autocrítica y resiliencia:

Mantener una comunicación franca y directa con los inversionistas y el público. Si bien las malas prácticas financieras de FTX fueron lo que llevaron a su colapso, éstas se encuentran ligadas a una falta de transparencia y claridad en la comunicación. Ya sea que esto se logre a través de un cambio de cultura radical en la industria, de la exigencia de los consumidores o de la intervención regulatoria, el ecosistema cripto deberá regirse por una mayor transparencia futura.

Alinear sus mensajes en todos sus canales de comunicación. En cualquier situación de crisis, los involucrados deben cuidar sus mensajes oficiales y hacer una narrativa coherente. Ceder ante los tiempos de las redes sociales o de los medios de comunicación puede profundizar el riesgo para los trabajadores, inversionistas o la industria en general. En este sentido, mantener los mismos mensajes en todas las declaraciones a la prensa, comunicados oficiales y redes sociales parece sencillo, pero esta crisis —que tuvo en Twitter su principal canal de difusión y amplificación— demostró que es la base de una respuesta exitosa.

Trascender los protagonismos. La industria de las criptomonedas padece quizá uno de los mayores obstáculos para la reputación corporativa: el ego desbordado de sus figuras. Una comunicación madura implica que los directivos y fundadores den un paso atrás y dejen que las compañías adquieran voz propia.

Voltear a la custodia de los criptoactivos. Es momento de que las compañías hablen con claridad sobre cómo se almacenan y administran los activos digitales, así como qué productos o servicios existen para este fin. Y es que, dada la pobre administración y malas prácticas de seguridad de FTX, es en el sector de la custodia donde se encuentra la clave para recobrar la confianza pública.

 

Concentrarse en los mensajes a largo plazo. No hay que perder de vista que la industria tiene, en última instancia, el objetivo de revolucionar el orden financiero actual por un sistema monetario completamente nuevo. Pese a las críticas de muchos, existen innovaciones del sector de las cuales la banca, las empresas, los gobiernos y las personas podremos beneficiarnos en un futuro cada vez más cercano. Los debates alrededor de la descentralización, la tecnologización del sector financiero o la trazabilidad de activos son de enorme relevancia. De ello pocas veces se habla con sustancia y casi siempre el discurso de las compañías y los medios de comunicación se pierde en la coyuntura.

En suma, la industria cripto debe retomar algunas de las prácticas de comunicación que el sistema financiero tradicional perfeccionó en varias décadas. El camino recorrido por la banca, el venture capital o los fondos de inversión no se puede desdeñar.

Por el contrario, seguirlo resultará fundamental para restaurar la confianza de los inversionistas y retomar el crecimiento. De no hacerlo, como lo ha demostrado la caída en desgracia del alguna vez “niño prodigio de las criptomonedas'', las promesas de la industria serán solo eso: promesas.

Nota del editor: Evelyn Espinosa, Directora de Comunicación Financiera en LLYC, y Saúl Sánchez, consultor en LLYC. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna corresponden exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad