Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La guerra por el talento de 2023 y el Rey de los Deportes

Habrá una guerra de talento para “jugadores” del supply chain que sepa ocupar varias posiciones y dejen ser “empleados” para convertiste en “empleables” expertos y con gran movilidad.
mié 15 marzo 2023 06:12 AM
La guerra por el talento en 2023 y el Rey de los Deportes
Se requieren de píchers que sepan entender el TODO, gente con visión sistémica y de interconexión (...) Quienes pueden elaborar un mensaje claro y sencillo que ayude a su equipo a conseguir las metas, apunta Daniel Razo.

(Expansión) - La próxima década será convulsiva para el entorno comercial mexicano, una suerte de río revuelto que puede llevar a significativas ganancias para los pescadores que estén preparados, técnica y correctamente relacionados.

Si bien es cierto que México ya se encontraba inmerso en uno de los tratados comerciales más grandes del planeta, también es cierto que la nueva firma del USMCA o T-MEC, facilita aún más la movilización de producciones desde México a sus dos vecinos del norte o a cualquier lugar del planeta. En este ambiente hay que agregar que llegarán nuevos jugadores en el sector automotriz como Tesla en la ya productiva “Sultana del Norte”, así como seis o siete marcas de autos chinos que ya están apuntando sus flechas hacia nuestro mercado. Todo esto sin menospreciar el rol tan importante y aun creciente del e-commerce, que desde sucedió la pandemia, sigue cubriendo más mercados y más necesidades a todo lo ancho del país.

Publicidad

Todo esto junto ha provocado una tendencia que hoy le conocemos como nearshorting, la cual busca relocalizar producción cercana a los mercados en donde haya costos de mano de obra competitivos y especializados; para ello México se “pinta solo” aun con los ajustes al salario mínimo y de periodos vacacionales que el gobierno recientemente ha implementado.

Muchos le llaman a todo esto un “happy problem” para el talento mexicano. En el año de 2017 el jugador de béisbol de los Leones de Detroit llamado Andrew Romine jugó las nueve posiciones posibles del llamado Rey de los Deportes. En las primeras tres entradas cubrió los tres jardines, en la cuarta jugó la tercera base, en la quinta se colocó en las paradas cortas, en la sexta correspondió ser jugador de segunda base para que para la séptima ocupara la receptoría, durante la octava entrada fue pitcher y en la novena cerró el partido como primera base del equipo.

Haciendo un símil habrá una guerra de talento para “jugadores” del supply chain que sepa ocupar varias posiciones y dejen ser “empleados” para convertiste en “empleables” expertos y con gran movilidad. Pero bueno, seguro te preguntas cuáles son las posiciones de este nuevo juego de béisbol al que México ha entrado desde hace un año:

Jardín izquierdo. Jugadores con profundo conocimientos en transporte y en particular en última milla y sus sistemas de costeo para hacer embarques flexibles, de bajo costo y de tiempo de respuesta de excelencia.

Jardín derecho. Expertos peloteros en beneficios y oportunidades que se ofrecen en la reciente firma del USMCA/ T-MEC. Saben de comercio internacional y cómo poder tener tiempos de exportación acelerados constantes y sin la necesidad de uso de documentos. Asegurando el cumplimiento normativo y de impuestos aplicable.

Jardín central. Profesionales con gran manejo y visión del campo abierto al que le solemos llamar S&OP que saben leer la demanda rápidamente; adaptar la cadena de valor de la noche a la mañana al viento que sople la demanda. El cliente siempre manda y usa muchos medios para hacerlo saber.

Primera base. Nuevos negociadores que entienden el comercio mundial. Personas que saben que para competir por un chip habrá que viajar a Asia o donde sea necesario para asegurar la continuidad de producción, tener al menos dos idiomas y, sin duda, una gran madurez emocional.

Segunda base. Estos jugadores son grandes entendedores de la tecnología y lo viven desde los huesos, quienes usan TODO lo disponible, Spotify, Airbnb, Amazon, inteligencia artificial, quienes tienen años que no van a una sucursal bancaria ni tienen pases de abordar en papel.

Publicidad

Short stop. Ellos van siempre un paso adelante, entienden el mercado como mercadólogos, gente del Supply que se da cuenta que hace sentido un centro de distribución en Laredo en vez de Ciudad Juárez por mejorar la experiencia del cliente. Personas que ya probaron hace años lo intermodal y que su sistema de rastreo es totalmente tecnológico.

Tercera base. Personas que tienen un ojo en el ambiente y de la constante necesidad de seguir reduciendo la huella de carbono al planeta. Quien está al tanto de las nuevas regulaciones en materia ambiental y saben cumplirlas sin menoscabo a las organizaciones.

Receptoría. Son ejecutivos que rápidamente entienden a su equipo de trabajo, saben mantenerlos motivados, quienes trabajan hombro con hombro con recursos humanos e implementan planes de retención, sistemas de reconocimientos y de ambiente laboral armónico.

Finalmente, se requieren de píchers que sepan entender el TODO, gente con visión sistémica y de interconexión. Aquellos que ven el bosque y hace tiempo dejaron de central en el árbol. Quienes desde la lomita de las responsabilidades sabe hacer que todo el equipo juegue con la misma misión y estrategia clara. Quienes pueden elaborar un mensaje claro y sencillo que ayude a su equipo a conseguir las metas.

Es de suma importancia que las empresas y sus líderes se alejen del pensamiento “fijo”. Hace unos años escuché decir a un líder de logística: “Contraté a este supervisor de almacén y no veo por qué moverlo en el tiempo si hace bien su trabajo”. Esta es una paradoja del pasado, debemos hacer que cada día los colaboradores puedan desarrollar nuevas habilidades, los compradores deben saber las complejidades del almacén; los que gestionan el transporte deben ser negociadores. Los que tienen en su responsabilidad el comercio deben de conocer de planeación estratégica. Nada hará crecer tu talento si no permites a la gente seguir aprendiendo.

Estimado lector si puedes jugar en cinco o más posiciones de este nuevo entorno, ¡felicidades! De otra mano estás a tiempo; esta década es de cambios, aprendizajes, desarrollo de habilidades no solo para las organizaciones sino también para los profesionales de esta nueva cadena de suministro que exige y no se detiene a esperar a quienes no estén preparados. ¡La suerte está echada!

Nota del editor: Daniel Razo es Director de Operaciones y Cadena de Suministro de Comerlat. Es Ingeniero Industrial por el Tecnológico de Monterrey. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad