Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Mark Zuckerberg y el reto de gustar a los legisladores de Estados Unidos

El CEO de Facebook comparece esta semana en medio de un escándalo de privacidad; un buen resultado depende de su capacidad de responder a los legisladores.
Audiencia
Audiencia El CEO de Facebook comparecerá por primera vez la siguiente semana. (Foto: Stephen Lam/REUTERS)

El presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, está a punto de unirse a una corta lista de altos ejecutivos de Silicon Valley que se han sentado en el banquillo en el Capitolio estadounidense, con un éxito mixto.

Está programado que Zuckerberg testifique ante el Congreso esta semana para abordar los problemas de privacidad de datos a raíz del escándalo de Cambridge Analytica.

Mientras Zuckerberg y Facebook se preparan para las audiencias, hay dos casos de estudio claros sobre cómo el Congreso trata a los CEO tecnológicos. En uno de ellos, el CEO es comido vivo; en el otro, deja indemne la guarida del león.

Tim Cook, presidente ejecutivo de Apple (y recientemente enemigo de Zuckerberg), enamoró a los Senadores en 2013 cuando lo llamaron para criticarlo sobre el uso de paraísos fiscales por parte de la compañía. Al final de la audiencia, John McCain alababa a Apple por su “increíble legado” y a Cook por ser “un tipo bastante rudo”.

nullJerry Yang no tuvo tanta suerte. En 2007, el entonces CEO de Yahoo fue criticado repetidamente por miembros del Congreso por el papel que jugó la compañía en proporcionar información al gobierno chino, la cual condujo al encarcelamiento de un periodista.

Cuando Yang admitió que Yahoo “podría ser mejor” en proporcionar asistencia a la familia del periodista, el entonces presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Tom Lantos, respondió: “No pueden hacer menos”. En otro momento, Lantos criticó a la compañía con un comentario que podría resonar en la audiencia de Facebook: “Gran parte de este testimonio revela que, aunque tecnológica y financieramente, ustedes son gigantes, moralmente son pigmeos”.

Publicidad

Lee: Zuckerberg calma a inversionistas y Facebook sube en Bolsa

El temor a ser vituperado públicamente parece estar muy extendido en la industria de la tecnología. Los presidentes ejecutivos de Google, Twitter y Facebook se resistieron a los llamados de los legisladores a testificar sobre los ciudadanos extranjeros que han usado las redes sociales para inmiscuirse en las elecciones de 2016 en Estados Unidos. Según los informes, Marissa Mayer, ex presidenta ejecutiva de Yahoo, tuvo que ser llamada mediante citatorio por un comité del Senado el año pasado para testificar sobre violaciones masivas de datos.

Los presidentes ejecutivos de Google y Twitter aún no han aceptado testificar junto con Zuckerberg, a pesar de la invitación del presidente del Comité Judicial del Senado.

“El hecho de que sea un fundador o un CEO exitoso, o ambos, no significa que no sea humano”, dice Bradley Tusk, un asesor normativo para compañías de tecnología. “Ser llamado para testificar ante el Congreso es aterrador. Es como ser llamado a la oficina del director, pero con todo el mundo mirando”.

El truco, dice Tusk, es ser lo más genuino posible. “No inventes excusas, no seas evasivo, no des sermones. Solo explica lo que sucedió como mejor te permitan tus habilidades”, dijo. “Al Congreso le gusta la autenticidad tanto como a los votantes”.

Es un nuevo desafío para Zuckerberg. Al igual que otros presidentes ejecutivos de tecnología, por lo general prefiere hablar a través de mensajes en la plataforma que construyó, así como en eventos de lanzamiento y reuniones de empleados. Es raro que lo entrevisten en un entorno que él no elija.

Lee: Sí, Facebook escanea tus conversaciones en Messenger

Después de la debacle de datos del mes pasado, Zuckerberg acordó hablar con medios de comunicación como CNN, Vox y The New York Times. También realizó una conferencia de prensa con reporteros por teléfono el miércoles. Pero Zuckerberg solo apareció una vez ante las cámaras, para la entrevista con CNN.

Más argumentos: al hablar con la prensa, Zuckerberg pudo elegir de cuáles medios aceptaría preguntas y el momento de las entrevistas. No funcionará de esa manera con el Congreso.

“Podría ser un momento de autodefinición”, dice Paul Argenti, profesor de Comunicación Corporativa de la Tuck School of Business en Dartmouth. “El peor de los casos es que entre y sea el viejo Mark Zuckerberg”.

El viejo Zuckerberg a menudo era señalado como torpe e inmaduro. Llevaba una sudadera con capucha para encontrarse con inversores de Wall Street antes de que Facebook se hiciera pública en 2012. También divagó y sudó profusamente durante una entrevista en 2010 sobre —entre todos los temas posibles— la privacidad del usuario.

Desde entonces, Zuckerberg ha cultivado cuidadosamente una imagen pública acorde con una figura política. Ha aparecido junto a líderes mundiales, se ha reunido con votantes en todo Estados Unidos, Se ha abierto a la filantropía y ha influido en los problemas sociales.

Ahora, su imagen pública está a punto de ser puesta a prueba por los políticos reales.

“En los últimos años ha tenido mucho entrenamiento en lidiar con los principales creadores de políticas, incluidos muchos clientes difíciles”, dice Dex Torricke-Barton, exredactor de discursos de Zuckerberg y ex gerente ejecutivo de comunicaciones de Facebook.

Recomendamos: Casi un millón de mexicanos afectados por Cambridge Analytica

“Puede que algunos miembros del Congreso se deleiten con la posibilidad de avergonzar Mark en público”, dijo, “pero es probable que queden decepcionados”.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad