Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Con nuevos impuestos, los gobiernos ganan y las tecnológicas pierden

La OCDE mostró cómo gravará a las tecnológicas en 2020, la estrategia se centra en que los gobiernos puedan retener más de ellas según sus ventas sin importar su ubicación física.
mié 09 octubre 2019 12:19 PM
Nuevos impuestos a la vista.
Las nuevas reglas fiscales de la OCDE se plantearán a inicios de 2020

PARÍS (Reuters) -
Los gobiernos obtendrán más poder para gravar a las grandes multinacionales como Google, Apple y Facebook que hacen negocios en sus países bajo una propuesta de reestructuración de leyes anticuadas.

Publicidad

Las grandes empresas de internet han llevado las reglas fiscales al límite, a la vez que pueden obtener ganancias y mantener sus activos como marcas registradas y patentes en países con bajos impuestos como Irlanda, sin importar dónde estén sus clientes.

El impulso de tener reglas con aplicación global ha recibido una nueva urgencia a medida que los países adoptan planes unilateralmente para establecer un impuesto a las compañías digitales en respuesta a la frustración con las reglas actuales.

Este año, más de 130 países y territorios acordaron que una reescritura de las normas tributarias que se remonta en gran parte a la década de 1920 era necesaria y le encomendó a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) con sede en París que presente propuestas.

"El sistema actual está bajo presión y no sobrevivirá si no eliminamos las tensiones", dijo a periodistas Pascal Saint-Amans, jefe de política fiscal de la OCDE.

Publicidad

La OCDE espera recibir la primera señal de si existe un amplio respaldo político detrás de sus propuestas la próxima semana cuando los ministros de finanzas del Grupo de los 20 las discutan en una reunión en Washington.

La revisión tendría un impacto de unos pocos puntos porcentuales del impuesto a las ganancias corporativas en muchos países sin grandes perdedores, aparte de los grandes centros de inversión internacional, dijo Saint-Amans.

Si bien eso significa que países como Irlanda o paraísos fiscales extraterritoriales podrían sufrir, los países con grandes mercados de consumo como Estados Unidos o Francia se beneficiarían de la reestructuración.

Francia adoptó su propio impuesto nacional sobre las compañías digitales este año, lo que provocó amenazas de aranceles estadounidenses al vino francés y aumentó las tensiones comerciales mundiales.

Mientras tanto, las empresas se enfrentan a una mayor incertidumbre sobre sus facturas de impuestos a medida que los países desafían los acuerdos para pagar impuestos en países como Irlanda en lugar de donde están sus mercados.

Apple está encerrado en una disputa fiscal de la UE sobre las ganancias reservadas en Irlanda que podría costarle al fabricante de iPhone 14 mil millones de dólares. Mientras tanto, Google acordó el mes pasado pagar más de mil millones de dólares para resolver un caso de impuestos en Francia.

Amazon, a quien la Unión Europea ha dicho que pague unos 250 millones de euros en impuestos atrasados a Luxemburgo, dijo que las propuestas de la OCDE representan un "importante paso adelante".

Publicidad

REVOLUCIÓN DE IMPUESTOS

Las propuestas de la OCDE determinan las empresas que estarían cubiertas por las nuevas reglas, definen la cantidad de negocios que deben hacer en un país para estar sujetos a impuestos allí así como la cantidad de ganancias que pueden gravarse allí.

El objetivo es dar al gobierno donde se encuentra el usuario o cliente del producto de una empresa el derecho de gravar una mayor parte de las ganancias obtenidas por una empresa extranjera allí.

Las empresas afectadas serían grandes empresas multinacionales que operan a través de las fronteras con la OCDE, lo que sugiere que deberían tener ingresos de más de 750 millones de euros ( 821 millones de dólares).

También tendrían que tener una interacción "sostenida y significativa" con los clientes en el mercado de un país, independientemente de si tienen presencia física allí o no.

Esto no solo cubre a las grandes empresas de Internet, sino también a las grandes empresas de consumo que venden productos minoristas en un mercado a través de una red de distribución, que pueden o no poseer.

Las empresas que cumplan con esas condiciones ahora serán responsables de los impuestos en un país determinado, de acuerdo con una fórmula basada en porcentajes establecidos de rentabilidad que quedan por negociar.

Un funcionario del Ministerio de Finanzas francés dijo que la reunión de Washington debería dar "la dirección política necesaria para lograr un acuerdo sobre impuestos internacionales en 2020".

Después de Washington, se iniciarán negociaciones más amplias con el objetivo de establecer un acuerdo general para los 134 países que se han inscrito para la reforma en enero.

Las propuestas emitidas el miércoles se llevan a cabo de manera paralela a una segunda vía de reforma también dirigida por la OCDE que tiene como objetivo llegar a una tasa impositiva corporativa mínima acordaba internacionalmente que las compañías no puedan evitar.

Reporte adicional de Foo Yun Chee; Edición de Christian Lowe y Alexander Smith

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad