Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Videojuegos / header desktop Home Expansión
Videojuegos / galería desktop Home Expansión
Publicidad

Nuestras Historias

Reseña: Death Stranding es un videojuego único para bien y para mal

Luego de tres años de enigmáticos trailers y mucho ruido, el primer juego del famoso desarrollador Hideo Kojima llega al PS4. Así fue jugarlo por más de 70 horas.
lun 11 noviembre 2019 12:38 PM
Death Stranding es un juego difícil de describir y jugar.
Hideo Kojimo colaboró con personalidades como Guillermo del Toro y Norman Reedus.

Explicar qué es y cómo es jugar Death Stranding es como tratar de explicar un meme: no tiene mucho sentido y al hacerlo se pierde gran parte del humor del mismo. Pero aquí va: Death Stranding es un juego en el que controlas a Norman Reedus, quien funge como Sam Bridges, un repartidor de Amazon del futuro, al que le pagan las entregas con likes y que tiene la misión de atravesar todo Estados Unidos a pie para conectarlo a internet de nuevo, después de que un evento apocalíptico casi acaba con la humanidad. Para lograrlo tiene un bebé prematuro dentro de una especie de jarra de cristal pegada al pecho, que funciona como radar para detectar la presencia de una especie de monstruos del más allá conocidos como BT (Cosas de Playa, en español).

Publicidad

Sí, nada en Death Stranding tiene mucho sentido. Incluso luego de horas y capítulos enteros, el jugador encontrará difícil entender la historia, el modo de juego o gran parte de lo que Hideo Kojima –el director y creador del título– quiso compartir en este videojuego; sin embargo, es una aventura que por más frustrante que sea muchos gamers no podrán dejar de jugar.

¿Qué es Death Stranding?

Más allá del enigma, Death Stranding es el primer juego de video del diseñador japonés Hideo Kojima –una de las personalidades más respetada en el mundo del gaming y creador de franquicias multimillonarias como Metal Gear Solid o Zone of Enders– como desarrollador independiente (luego de salir de Konami) y para su propio estudio Kojima Productions.

El juego fue presentado en 2016 y lo largo de los últimos tres años generó una enorme cantidad de ruido e interés, no solo por Kojima sino por el nivel gráfico, lo enigmático y poco comprensible del juego y la gran cantidad de celebridades que participaron “actuaron” para el título.

Desde Norman Reedus, quien actúa como Sam Bridges el personal principal que controla el jugador, hasta actores de la talla como Mads Mikkelsen, Léa Seydoux, Margaret Qualley e incluso el cineasta mexicano Guillermo del Toro forman parte activa del juego.

Para Sony, Death Stranding es mucho más que otro juego del PS4, se trata de una de las apuestas más importantes de la compañía, pues junto con Hideo Kojima la firma invirtió en el restablecimiento de Kojima Productions como estudio independiente.

Publicidad

Los gráficos más impresionantes

Sin lugar a dudas, Death Stranding en cuestión gráfica es uno de los juegos más impresionantes que la industria de juegos de video ha visto a la fecha. Kojima no sólo mapeo digitalmente cada aspecto y detalle físico de los actores que trabajaron en el juego sino que creó un universo visualmente impresionante. El jugador recorre un enorme Estados Unidos, que en efecto está completamente destruido y en gran parte desolado, pero que gráficamente es impactante ya sea a través de las planicies, ríos, montañas, bosques, ciudades o desiertos que tendrás que surcar. Todos ellos con un nivel de detalle y cuidado tan específico que impacta en la manera en la que juegas.

Kojima creó un mundo abierto tan basto, que si el objetivo fuera meramente recorrerlo, solo por el afán de hacerlo sin duda sería una travesía muy placentera.

Un aventura que vale conocer solo por sus escenarios

Repartir paquetes para salvar al mundo.

F94BFB57-EEBB-4D51-8292-8A2D78FD7829.jpeg

Death Stranding es un juego único en su categoría, lo cual puede resultar frustrante para algunos jugadores.
Cortesía: Sony
Repartir paquetes para salvar al mundo.

00A3A73B-D426-41A8-A98F-57A34B7D9EB5.jpeg

Death Stranding es un juego único en su categoría, lo cual puede resultar frustrante para algunos jugadores.
Cortesía: Sony
Repartir paquetes para salvar al mundo.

F8CDF7CA-0AF7-440D-A0FB-B697F7DBE9B0.jpeg

Death Stranding es un juego único en su categoría, lo cual puede resultar frustrante para algunos jugadores.
Cortesía: Sony
Repartir paquetes para salvar al mundo.

2B984B2D-FFB4-4F4F-8B8F-FED92F7AAB4E.jpeg

Death Stranding es un juego único en su categoría, lo cual puede resultar frustrante para algunos jugadores.
Cortesía: Sony
Repartir paquetes para salvar al mundo.

EA3476FE-6D05-4DAC-8AA6-65364A752040.jpeg

Death Stranding es un juego único en su categoría, lo cual puede resultar frustrante para algunos jugadores.
Cortesía: Sony

Lo mismo con el detalle de personajes, Kojima Productions no solo logró convencer a personalidades de la talla de Reedus, Mikkelsen o Guillermo del Toro, sino que los recreó hasta el más mínimo detalle. Similar a juegos como Detroit Became Human, Death Stranding empuja los límites de lo que gráficos humanos se refiere.

Publicidad

¿Cómo es jugar y por qué tanta polémica?

Si bien Kojima toma elementos de juegos pasados como Metal Gear sobre todo en cuanto momentos de combate o sigilo se refiere, Death Stranding en esencia podría ser una categoría de juego única. A grandes rasgos es un simulador de caminata, pues el jugador lo que tiene que hacer es caminar de un centro de distribución a otro para dejar paquetes, o en su defecto regresar entre un punto y otro para completar las misiones. Para lograrlo, el jugador tienen que tener consciencia no solo del cuidado de los paquetes, sino de la cantidad de mercancía que es capaz de trasladar para que Sam no pierda balance, tropiece y dañe los paquetes, pues mientras mejor entregues más likes obtienes (si como los likes de Facebook) que actúan como puntos para poder subir de nivel y tener mejor balance, más fuerza o más condición.

Pero dado que se trata de un Estados Unidos destruido, las carreteras, calles o avenidas son inexistentes por lo que deberás entregar los paquetes planeando a detalle los puntos que cruzaras y qué tipo de terreno son: rocosos, en zonas con desnivel o si hay bosques o ríos de por medio. Para lograrlo, al menos en un principio, contarás con escaleras y cuerdas, y conforme progreses en el juego podrás “imprimir” (en impresoras 3D porque es el futuro) una serie de vehículos o accesorios que estarán a tu disposición para poder cargar más mercancía, atravesar mejor ciertos terrenos o defenderte de agresores o las “Cosas de Playa”.

Sin embargo, uno de las mayores problemas que enfrentarán los jugadores con Death Stranding es que necesitarán mucha paciencia, pues recorrer el mundo puede volverse tedioso o frustrante, pues a momentos un sola piedra y un descuido pueden arruinar horas enteras de trayectoria. La ventaja es que la historia que Kojima escribió para Death Stranding por más rara o absurda que sea a momentos, es lo suficientemente buena y atractiva para mantener al gamer involucrado por lo menos las 50 horas que le tomará terminar los 15 episodios.

Pero quizá no sea suficiente para intentar completar el resto de las misiones secundarias del juego, pues en la mayoría de los casos la falta de contexto o incluso de contacto humano evitan que como jugador tengas empatía por todos los personajes que conoces en Death Stranding. Además de que más allá de entregar un paquete de un centro a otro, para abrir nuevos artículos para imprimir no hay mucho más recompensa.

El combate en el juego es escaso pero atractivo. Pues a momentos Sam se enfrentará a enemigos (pandilleros del fin del mundo) con los que podrás combatir a puño limpio, lanzando paquetes o eventualmente con armamentos. Estos momentos sin duda, son algunos de los más entretenidos que puede encontrar el jugador durante toda su travesía.

El otro tipo de combate es contra los BT, esos fantasmas extraños con los que tendrás que utilizar a tu bebé prematuro para detectar su presencia y poder evitarlos o en su momento combatirlos. Son secuencias que para nada son aburridas, pero en medio de una entrega pueden llegar a convertirse más que un reto en un fastidio para completar una misión.

Juego en línea buena onda

Death Stranding tiene un componente en línea, pero a diferencia de otros juegos en los cuales te conectas a internet para combatir o unirte a tus amigos para avanzar, en este universo la conectividad es mucho más social.

Aquí nunca encontrarás a otro jugador, al menos no de forma “física”, sino que verás sus mensajes o algunos de los elementos como escaleras, cuerdas, puentes o autos que ellos utilizaron o construyeron para avanzar en su juego.

Este elemento, es el factor más novedoso e interesante de Death Stranding. Un juego en línea en el que la colaboración en línea busca ser más humana, pues en muchas ocasiones esos elementos u objetos que estás contrayendo o dejando en el mundo no son necesariamente para ayudarte a ti a avanzar, sino para que el siguiente jugador que pase por esa zona tenga un trayecto más sencillo o una entrega menos complicada. Y lo más interesante es que esa ayuda es 100% optativa, depende de la empatía de cada uno de nosotros como jugadores si decidimos ayudar a completos desconocidos o incluso queremos hacerles la vida más difícil. A momentos pareciera que el elemento en línea es un gran experimento de Hideo Kojima para ver qué tan dispuesta está la humanidad en un momento de crisis.

Conclusión

Death Stranding es uno de esos videojuegos que como gamer tienes la obligación de jugar, eso no significa que todos podrán tolerar terminarlo. Sea por su premisa poco convencional y que a momentos suena como una crítica a la sociedad actual, su historia y personajes extraños, pocos racionales pero increíblemente envolventes, su gráficos visualmente impactantes y su modo en línea novedoso hacen de Death Stranding uno de los juegos más polémicos de la primera década del siglo XXI, pero una muestra perfecta de cómo la industria de los videojuegos ha pasado de ser un sector para entretener a menores de edad por algunas horas, a una industria donde talentos de muchas de las bellas artes (literatura, música, cine y pintura) convergen en una sola para crear una nueva forma de entretenimiento, crítica social y por qué no decirlo una nueva forma de arte.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad