Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Para que sea eficaz, la educación online debe ser tan simple como ver Netflix

El reto para masificar su impacto está en crear plataformas escolares sencillas y utilizar los datos para crear experiencias personalizadas.
vie 14 agosto 2020 06:00 AM
Innovación
Hoy, empresas en el sector de la educación tecnológica están llevando la innovación a distintos subgiros, como los libros electrónicos y programas en línea de capacitación.

El ciclo escolar 2020-2021 en México iniciará el próximo 24 de agosto con un formato de educación a distancia. La Secretaría de Educación Pública dio a conocer que el esquema en el que aprenderán 30 millones de estudiantes en el país será por medio de tele educación, y si bien estudios de universidades como Northwestern avalan que este tipo de aprendizaje tiene un impacto favorable, en su mayoría, otros expertos destacan que los retos para que aprender a distancia se masifique, y tenga mejores resultados, tienen que ver también con la creación de plataformas que aprendan del estudiante, y que sean tan fáciles de usar como una herramienta tecnológica de uso constante como Google, Facebook o Netflix.

“Tenemos que hacer que la plataforma no sea una barrera”, dijo Rodrigo Rodríguez, director general de Odilo, en entrevista.

Publicidad

Odilo es una empresa española de educación online que brinda una plataforma a escuelas, secretarías de educación, universidades y empresas, en formato de marketplace, de contenidos provistos por diferentes startups y editoriales, para que éstos puedan generar programas educativos a sus estudiantes. Rodríguez explicó que a diferencia de que cada institución arme sus propios contenidos online ellos lo pueden brindar pero con un formato de uso más amigable, tratando de emular la sencillez con la que un niño puede usar Google o Netflix.

“La tecnología educativa hoy es muy difícil, es el tema, que no está integrada. No hay una calidad estándar en las plataformas, hay muchas opciones dispares y los usuarios, los docentes y las familias tienen mucha dificultad para moverse entre estas opciones. En el día a día es muy complicado adaptarse a plataformas que no se hablan entre ellas mientras en el mundo del ocio están acostumbrados a que el contenido ahí está y la plataforma te conoce”, dijo.

Odilo actualmente cuenta con contenido de 5,000 empresas proveedoras y diferentes instituciones en 47 países la usan para armar sus currículas online, de las cuales actualmente ya suman 146 millones, según datos de la empresa. Si bien actualmente existen otras plataformas de educación online adaptables y sencillas al uso cotidiano, como Coursera o Khan Academy, Moodle o el mismo YouTube, éstas son más independientes y no están ligadas al plan académico general de un país, por ejemplo.

Publicidad

Rodríguez comentó que, en México, Odilo actualmente trabaja con las secretarías de educación pública estatales de Aguascalientes, Coahuila, Chihuahua, Jalisco y Durango. A través de la plataforma cada escuela que la use puede seleccionar contenidos para que los alumnos estudien o tomen clases, pueden crear clubes de estudio o lectura, y de acuerdo con el directivo, la plataforma va aprendiendo del usuario, por lo que puede sugerir al maestro materias o puntos del curso en donde el alumno necesita ayuda o bien si la persona puede tener más dificultad.

“Sí informamos, por ejemplo en lectura si se está entendiendo o no, informa al docente, para reforzar o subir complejidad, el trabajo de Odilo es dar estos datos para no esperar a llegar a la nota final si no que antes puedas hacer modificaciones de apoyo o añadir dificultad”, dijo Rodríguez.

PC v.s. TV

Hoy dada la pandemia y sus restricciones sanitarias la adopción de las herramientas de educación a distancia, en cualquier formato, está en un alza acelerada de adopción. Datos de la consultora Syngene esperan que este sector alcance un valor de 336,980 millones de dólares para 2026 y que crezca a ritmo de 9.6% anual hasta llegar esa fecha.

Sin embargo, de acuerdo con la Universidad Northwestern es preciso analizar el contexto de cada país para saber qué plataforma le conviene más en uso; sin embargo, la recomendación transversal indica que el impacto de este tipo de educación sí depende de qué tan amigables sean estas tecnologías en su uso y cómo los docentes pueden dar seguimiento a los procesos y evaluaciones de cada alumno, al igual que las familias.

Publicidad

En el caso de México, el alcance de la televisión abierta es mucho mayor al de los ciudadanos con acceso a banda ancha fija o móvil. Según datos del INEGI, la televisión abierta en el país llega a 92.5% de hogares mientras que la red fija cubre 56.4% y existen 112 millones de líneas móviles. En este sentido, Ernesto Piedras, director de la consultora Competitive Intelligence Unit, advierte que brindar el contenido a distancia en colaboración con televisoras como Televisa, TV Azteca, Imagen y Grupo Multimedios es acertado; sin embargo, para que el aprovechamiento de los contenidos digitales que quedarán online, bajo demanda, tenga impacto se requieren más esfuerzos.

Northwestern indicó que la tele educación puede sumar a 10 alumnos más a la siguiente fase educativa por cada 50 alumnos y esto puede incluso tener un impacto favorable en el nivel de ingresos per cápita; sin embargo, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) estimó que pese a la educación online, en México 1.4 millones de estudiantes dejarán sus estudios en el nivel medio y educación superior, a causa de la pandemia de COVID-19.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad